Un chofer en Lima puede gastar hasta S/2.000 al año en . Pero los ciudadanos esperan que donde haya uno de estos, exista también una vía alterna que les permita ahorrarse el pago de más de S/6. Esta ruta alterna tendría que estar en buenas condiciones. Sin embargo, la realidad no es así.

Durante una semana, El Comercio se dedicó a usar las vías alternas a los peajes de Lima, en una experiencia que fue transmitida en un reportaje en video para el .

LEE TAMBIÉN: La trampa de los peajes: vías alternas obligan tomar la ruta concesionada y pagar S/2 mil al año

La primera misión fue tratar de evitar el pago del peaje que lleva desde la Panamericana Sur hacia Prolongación Defensores del Morro (antes Huaylas), como si se retornara a Lima, en Chorrillos. Metros antes del peaje hay un acceso sin asfaltar donde uno tiene que doblar para no pagar los S/6,50.

A pesar de ser usada por ambulancias y bomberos, la vía alterna en Chorrillos está en pésimo estado. Esto obliga a muchos choferes a tomar la vía con peaje.
A pesar de ser usada por ambulancias y bomberos, la vía alterna en Chorrillos está en pésimo estado. Esto obliga a muchos choferes a tomar la vía con peaje.
/ SOMOS > ELIAS ALFAGEME

Esta trocha es un botadero clandestino de basura, desmonte y excremento, donde cualquier auto sin doble tracción podría quedarse atorado. El siguiente paso fue ir por la vía con peaje: la diferencia es evidente. Aquí, el que no puede pagar debe pensar cómo atravesar el basural.

Esta vía alterna, además, es un campo minado altamente peligroso por las noches, ya que individuos clausuran el acceso a la mitad de la vía, obligando al chofer a detener el auto para dar la vuelta.

El segundo destino es la vía Evitamiento rumbo a la Av. Javier Prado, que lleva a la Panamericana Sur, a la altura de Puente Nuevo, en el límite entre San Juan de Lurigancho y El Agustino.

Además de los baches y la basura, los municipios en esta ruta han ejecutado obras en medio de las vías alternas que obstruyen y hacen que el tiempo de viaje se duplique.

La trampa de los peajes: vías alternas obligan tomar la ruta concesionada y pagar S/2 mil al año #VideosEC #Pasaenlacalle
Un chofer puede gastar 2 mil soles al año en peajes. Pero donde hay un peaje, debería haber una vía alterna que los conductores tienen derecho a utilizar... y toda vía alterna debe tener buenas condiciones para que los ciudadanos no nos veamos inducidos a pagar el peaje. Por eso El Comercio se dedicó a usar las vías alternas a los peajes de Lima para producir el episodio 14 del microprograma #pasaenlacalle, conducido por e

En Acho vemos una situación similar. La Av. 9 de Octubre, que antes tenía un acceso directo para bajar a la vía Evitamiento, hoy tiene una vereda y rejas que, otra vez, obligan a los conductores a dar una larga vuelta.

Las calles de Lima parecen estar configuradas para obligar a los choferes a pagar el peaje, a pesar de que la Constitución plantea como derecho fundamental el libre tránsito.

Otro ejemplo de esto último es lo que sucede en el Parque de los Anillos. Aquí, ir por la vía alterna toma casi 20 minutos por la cantidad de vueltas que el conductor tiene que dar entre las calles, mientras que por la vía concesionada uno puede tardar nueve minutos.
Otro ejemplo de esto último es lo que sucede en el Parque de los Anillos. Aquí, ir por la vía alterna toma casi 20 minutos por la cantidad de vueltas que el conductor tiene que dar entre las calles, mientras que por la vía concesionada uno puede tardar nueve minutos.

Esta problemática también se observa en la autopista Ramiro Prialé, en el retorno a Lima. El conductor tiene dos opciones: seguir por Prialé, pagar el peaje y llegar hasta Javier Prado o hasta San Juan de Lurigancho, o tomar la vía alterna y conducir por la Av. Principal (también llamada Malecón Checa).

El problema es que esta última es vía exclusiva de camiones de hasta seis ejes, pese a ser una zona residencial. Esto genera un intenso tráfico que termina duplicando el tiempo de viaje.

“Aquí han colocado hasta 10 rompemuelles sin justificación, donde no hay pasos peatonales ni colegios ni intersecciones”, dijo un ciudadano que decidió ir por la vía alterna.

“En los contratos de concesión no se les ha obligado a las concesionarias a mantener esas vías alternas. Esas vías alternas están en manos de los distritos, que no tienen el menor interés en conservarlas. Pero, además, una parte del dinero recaudado del peaje va a las manos de la Municipalidad de Lima, y eso debería usarse para mantener operativas la vías alternas”, sostuvo Lino de la Barrera, especialista en políticas y regulación de transporte.