Natalia Molina

La provincia de Andahuaylas, en la región Apurímac, cumplió ayer el octavo día consecutivo de un paro indefinido. La medida de fuerza coincidió con el aniversario 192 de creación política de la provincia (se fundó el 21 de junio de 1825).

Debido al paro, las actividades programadas por la municipalidad provincial para el aniversario fueron suspendidas. Según Edward Palacios, presidente de la Cámara de Comercio de Apurímac, la medida de fuerza ha causado un gran perjuicio económico en la región. “Han saboteado las fiestas de Andahuaylas”, dijo.

Además, desde el 14 de junio, el comercio y el transporte se paralizaron por completo. Las clases escolares están suspendidas, así como las labores institucionales.

Una de las principales actividades económicas de la provincia, la feria dominical, tampoco se llevó a cabo debido a la protesta. Palacios calculó que las pérdidas económicas por el paro ascienden a S/1 millón por día.

–Las demandas–
Según el Frente de Defensa de los Intereses de Andahuaylas (Fredipa), el paro fue convocado para protestar contra presuntos actos de corrupción cometidos en entidades como la Municipalidad Provincial de Andahuaylas y contra la labor del Poder Judicial, el Ministerio Público y la Contraloría General de la República frente a las actividades ilícitas que se habrían cometido en la ejecución de obras públicas.

En noviembre del 2016, se acató una paralización por estos mismos motivos, y la medida de fuerza concluyó tras una semana con la llegada de representantes del Poder Ejecutivo, que firmaron un compromiso.

Javier Fernández-Concha, viceministro de Gobernanza Territorial, dijo a El Comercio que las demandas presentadas en aquella ocasión están siendo atendidas. “Un representante del área de Gestión de Conflictos Sociales acudirá por tercera vez, y continuaremos con las conversaciones, que se realizan desde antes de que empezara esta medida”, dijo. Según el funcionario, el año pasado se cumplió con declarar en emergencia al agro en la provincia, tal como habían exigido los dirigentes de la protesta. Aclaró, finalmente, que en el actual pliego de reclamos hay pedidos sobre instituciones en las que este viceministerio no tiene injerencia, pero indicó que se han solicitado informes correspondientes al Poder Judicial, el Ministerio Público y la Contraloría General de la República.

Por otro lado, una de las principales quejas de la población se centra en la presunta mala ejecución de obras de agua y saneamiento en la provincia. En el pliego de demandas, se menciona la necesidad de declarar en emergencia el saneamiento básico. Al respecto, Fernández-Concha dijo que se ha pedido a la contraloría que dé cuenta de la situación. “Hemos enviado oficios para que nos informen sobre los avances en las obras de agua y saneamiento, realizadas por la Municipalidad Provincial de Andahuaylas”, comentó.

El presidente del Fredipa, Milciades Rivas Viguria, dijo que no está conforme con el diálogo entablado por la PCM y aseguró que el sostenido en noviembre pasado “quedó solo como compromiso”. 

–Contaminación por aguas servidas–
Una de las entidades que se han plegado al paro es el Colegio de Ingenieros de Andahuaylas y Chincheros. El presidente del comité en estas provincias, Francisco Carrión Escalante, explicó que Andahuaylas enfrenta la escasez de agua en varias zonas y que las aguas servidas se arrojan al río Chumbao, lo que causa contaminación y amenaza la salud de los vecinos del distrito.


TAGS RELACIONADOS