Carlos Zanabria

Al santuario de Chapi llegaron este año aproximadamente 230 mil personas, según estimaciones del Arzobispado de . Muchos de los fieles se reconfortan contemplando la imagen de la Madre de Dios y rezando durante algunos minutos o por varias horas delante de ella. Otros, en cambio, buscan la protección de su manto.

En la explanada del santuario, colgados de los postes están colocados 3 mantos de la Virgen de Chapi, son capas bordadas con hilos dorados, cubiertas completamente por placas de metal llamadas milagros. Estas son colocadas por los peregrinos en señal de agradecimiento por alguna gracia recibida.

Los fieles forman largas filas para acercarse a besar el manto, cubrirse la cabeza con él o pasarlo sobre alguna parte del cuerpo en busca de una cura. Es común que las madres coloquen a sus hijos bajo el manto pidiendo la protección de la “Mamita”.

Lee también:

: peregrinos dejaron 30 toneladas de basura en el Santuario de Chapi [] — Sociedad El Comercio (@sociedad_ECpe)

TAGS RELACIONADOS