Laderas del Misti son invadidas por miles que arriesgan su vida
Laderas del Misti son invadidas por miles que arriesgan su vida
Redacción EC

El crecimiento desordenado de cinco distritos en las laderas del , asentados a menos de 12 km de su cráter, pone en riesgo la vida de 150 mil habitantes. Ello porque, según el más reciente estudio del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico del Perú () y el Instituto Geofísico de la Universidad Nacional de San Agustín, el Misti jamás estuvo dormido. Por el contrario, cada vez parece más dispuesto a pasar a la actividad.

El problema de la ocupación del Misti data de inicios de siglo cuando, arriesgando su propia seguridad, vecinos de Alto Selva Alegre, Miraflores, Mariano Melgar, Paucarpata y Chiguata llegaron al volcán. Aducían que no tenían dónde vivir. Su intento por lotizar el área fue advertida en el Mapa de Peligros Volcánicos del 2007, en el que se los exhortó a retirarse del terreno, pues el Misti emitía fumarolas dañinas para su salud.

“En el 2007 se estimaba que 100 mil personas estaban en riesgo. Hoy serían más de 150 mil, pues ahora ocupan terrenos cerca del cráter, que antes solo habían delimitado”, explica Luisa Macedo Franco, del Ingemmet. 

Para fines del año pasado, la actividad volcánica del Misti se traducía en fumarolas constantes y sismos, algunos percibidos por la población. Considerando que las últimas expulsiones de ceniza ocurrieron en el 2008 y el 2009, los cálculos más conservadores auguran un eventual remezón en los próximos años. 

Henry Pareja, secretario técnico de Defensa Civil de Alto Selva Alegre, informó a El Comercio que, pese a este riesgo, la ocupación del Misti creció en 2.000 lotes para vivienda durante el 2014. Siempre hacia arriba, en desafío al cráter.

Conoce más detalles en nuestra edición impresa.