deforestación
deforestación
Redacción EC

De acuerdo a un informe de la Defensoría del Pueblo, entre los años 2010 y 2014 se reemplazaron 30.773 hectáreas de bosques amazónicos por cultivos de palma aceitera y cacao en las regiones de Loreto, Huánuco, Ucayali y San Martín, lo cual provocó una deforestación equivalente a 23 veces el área del Estadio Nacional por día. La institución advierte que esto se debe a la deficiencia del Estado para evitar esta actividad ilegal.

Según los cálculos del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), solo la deforestación de 6.542 hectáreas de bosques amazónicos provocó al Estado una pérdida del patrimonio forestal valorizado en S/242’589.760, cuya restauración tendría un costo adicional de S/134’229.956.

De otro lado, la Defensoría señala que la expansión de los cultivos de palma aceitera y cacao generó también conflictividad social en torno a la posesión y propiedad de predios privados y tierras reclamadas por los pueblos indígenas.

La supervisión determinó que en áreas adyacentes o cercanas a los proyectos de palma aceitera o cacao, los Gobiernos Regionales de Loreto y Ucayali han otorgado constancias de posesión y títulos de propiedad sin contar con la clasificación de tierras por su capacidad de uso mayor. Es decir, sin que el Ministerio de Agricultura (Minagri) haya determinado las características naturales de la tierra. Según el organismo, luego estas propiedades son vendidas a las empresas titulares de los referidos proyectos, ampliando la deforestación hacia estas áreas.

Otra irregularidad identificada es que el Gobierno Regional de Ucayali transfirió tierras de dominio público a favor de algunas empresas, sin contar con la clasificación de tierras por su capacidad de uso mayor.

La Defensoría del Pueblo identificó vacíos y deficiencias en la legislación que se aplica en materia agraria, lo que origina que las empresas dedicadas a estas actividades actúen fuera de la ley. Situación que consideran, responde a la falta de adecuación del reglamento de clasificación de tierras por su capacidad de uso mayor a la Ley Forestal y de Fauna Silvestre.

En el informe “Deforestación por cultivos agroindustriales de palma aceitera y cacao: entre la ilegalidad y la ineficacia del Estado”, la Defensoría del Pueblo exhorta al Poder Ejecutivo corregir estas deficiencias e iniciar los procedimientos administrativos sancionadores correspondientes.