Desazón y optimismo son las expectativas ante nuevas gestiones regionales
Desazón y optimismo son las expectativas ante nuevas gestiones regionales
Jorge Falen

A menos de una semana del cambio de autoridades regionales y municipales en todo el país, existe un marcado contraste en el balance y las expectativas que tienen los peruanos sobre la gestión de sus gobiernos regionales, según da cuenta la última encuesta de El Comercio-Ipsos.

En conjunto, resaltan los altos niveles de desaprobación para las administraciones salientes. Solo el 14% de los encuestados evalúa a su gobierno regional como “mejor” o “mucho mejor” respecto de hace cuatro años, cuando se inició la gestión que culmina este 31 de diciembre. Para el 43% su desempeño permanece “igual” y para el 38% ha sido “peor” o “mucho peor”.

Pese a esto, las expectativas respecto a las nuevas autoridades subnacionales –que asumen el 1 de enero del 2019– aún se mantienen altas. El 43% afirma que en los próximos cuatro años la situación en su región será “mejor” o “mucho mejor”, 10 puntos porcentuales por encima de quienes creen que será igual. Solo un 13% afirma que empeorará.

Diferencias por zonas

El escenario está diferenciado según el ámbito geográfico. La reprobación de las gestiones salientes alcanza sus mayores niveles en el sur (48%), el centro (43%) y el norte del país (37%), zona que fue devastada el año pasado por El Niño costero, y cuya reconstrucción avanza a paso lento, según diversos informes, incluyendo uno reciente de la contraloría.

En contraste, las regiones del oriente del país muestran un balance más positivo: para el 26%, la gestión de su gobierno regional ha sido “mejor” o “mucho mejor”.

Este patrón es similar en cuanto a las previsiones para el futuro. El 46% de la población norteña y de la selva espera que su situación mejore en los próximos cuatro años, cifra superior en más de 15 puntos porcentuales respecto a lo que piensan al respecto los habitantes del centro (31%) o el sur (29%).

De otro lado, la encuesta muestra que la mayor expectativa está concentrada en los sectores económicos y sociales medios de la población. El 54% del NSE B y el 46% del NSE C afirman que su situación será mejor en este período. Los niveles más bajos se observan en el NSE A y E, donde alcanzan el 39% y 33%, respectivamente.

Desazón y optimismo son las expectativas ante nuevas gestiones regionales
Desazón y optimismo son las expectativas ante nuevas gestiones regionales

Los factores detrás

Iván Lanegra, profesor de Ciencia Política de la Universidad Católica, opina que las expectativas que tiene la población sobre sus gobiernos regionales siempre suele empezar en niveles altos. Sin embargo, estas se ven afectadas a lo largo del tiempo por niveles bajos de inversión pública o escándalos de corrupción, sumado al creciente malestar con la clase política en general, especialmente en el último año de gestión.

“Los gobiernos regionales son básicamente oficinas especializadas en ejecución de proyectos de inversión, que derivan en obras que la gente espera. Cuando esto no ocurre, la situación de evaluación es negativa”, explica Lanegra.

Esto último se habría visto afectado por la inestabilidad política observada a inicios de año, que generó un cambio de gobierno y de ministros en los sectores que más trabajan con las regiones y municipios.

“El cambio de presidente no ha sido el tema, sino el de ministros, que ha tenido un efecto más fuerte en lo que ellos [los gobernadores] hacen”, comenta.

Síguenos en Twitter como

TAGS RELACIONADOS