(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)
Redacción EC

, a través del Fondo MiVivienda, destinó más de 66 millones de soles para atender a las víctimas del terrorismo con bonos habitacionales. Con ello las víctimas o familiares podrán adquirir una propia a un costo mínimo.

Fuentes del sector indicaron que, desde hace cuatro años, se han desembolsado 2,031 Bonos Familiares Habitaciones (BFH) que se ubican en las regiones de Áncash, Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Callao, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Ica, Junín, La Libertad, Lambayeque, Lima, Pasco, Piura, Puno, San Martín y Ucayali.



En los Reglamentos Operativos del BFH, se indica que el valor de este bono 51% adicional del valor habitual. Esto esta destinado a los beneficiarios del Programa de Promoción y Facilitación al Acceso Familiar (PRAH) en sus distintas modalidades.

A la fecha, el Fondo MiVivienda desembolsó 641 bonos en la modalidad de Adquisición de Vivienda Nueva (AVN), 1,333 bonos para Construcción en Sitio Propio (CSP), 49 bonos para Mejoramiento de Vivienda (MV) y 8 incluidos en reconstrucción.

Ley que crea el Plan Integral de Reparaciones
Esta Ley es avalada desde el 2006 con el Decreto Supremo Nº 015-2006-JUS, Reglamento de la Ley Nº 28592, la cual hace referencia en su Artículo 33° a que el PRAH tiene como objetivo otorgar facilidades para el acceso a la vivienda a las víctimas y/o a sus familiares que como producto del proceso de violencia perdieron sus viviendas o fueron desplazadas del lugar donde habitaban.

Para poder acceder a estos beneficios los beneficiarios del PRAH deben estar inscritos en el Registro Único de Víctimas (RUV) a cargo del consejo de reparaciones.

En este caso para acceder a BFH se establece dos tipos de beneficiarios: los de Atención Ordinaria, que son aquellas familias, que carecen de recursos suficientes para obtener o mejorar una única solución habitacional.

Además, están los de Atención Extraordinaria, que son los que se encuentren comprendidos en los siguientes supuestos: población ubicada en zonas de muy alto riesgo no mitigable y población damnificada con viviendas colapsadas o inhabitables, por emergencias o desastres.