Historias de japoneses que cambiaron su destino en el Perú
José Miguel Silva

Son muchas las historias sobre inmigrantes japoneses que arribaron al Perú entre 1899 y la primera mitad del siglo XX. Sin embargo, no todas han sido escritas. Por lo mismo, cobra importante valor la aparición de “Memorias de la inmigración japonesa”, colección que acaba de lanzar la (APJ).

Los dos primeros tomos de esta serie son “Hacienda patria, la novia de K’osñipata” de Rubén Iwaki Ordóñez y “Memorias de la Amazonía” de Luis Takanobu Shimabukuro. Ambos textos fueron presentados el último viernes en el marco del 4to Festival Cultural Nikkei realizado en Lima.

Los autores de estas crónicas ganadoras son hijos de inmigrantes japoneses que arribaron a nuestro país en busca de la ansiada tierra prometida, aún a pesar de que desconocían casi por completo este territorio y las costumbres de sus habitantes.

EL FUNDADOR DE LA HACIENDA PATRIA
Rubén Iwaki Ordóñez (Cusco, 1944), uno de los triunfadores de esta primera convocatoria se valió de poco más de 90 páginas para contar la historia de su padre, Antonio Yoshimori Iwaki, un inmigrante japonés que llegó al Perú proveniente de Kagoshima en el año 1908.

Once días le bastaron a este autor para escribir las peripecias que vivió su progenitor desde su arribo a Mollendo, su trabajo en los fundos algodoneros y posteriormente en los cañaverales del norte del país.

La persecución contra los inmigrantes japoneses en Perú ejecutada durante la Segunda Guerra Mundial hizo que Antonio Yoshimori Iwaki termine casi huyendo hacia la selva, un ambiente que le pareció tan húmedo como familiar.

“Mi padre, un socio y su fiel peón se internaron en el Manu, a convivir con los nativos. Estuvieron casi un año y medio en una tribu que en vez de matarlos los acogió e incluso terminaron uniéndose a su estrato mayor. Eso fue hasta que un emisario salió a decirles ‘ya terminó la guerra’. Soltaron la bomba en Hiroshima y terminó todo”, señala Iwaki Ordóñez a “El Comercio”.

A partir de ese momento histórico, “Hacienda patria, la novia de K’osñipata” se torna un libro mucho más digerible y cálido, con múltiples reminiscencias familiares descritas de forma coloquial.

La facilidad que tuvo Rubén para escribir este libro en un periodo de tiempo tan corto se explica por dos factores: la ingente cantidad de recuerdos que tiene el autor sobre su padre, el fundador de la hacienda Patria, y su particular vínculo con la narrativa.

“Tengo en la literatura casi medio siglo, que es desde cuando publiqué por primera vez ‘Operación Paititi’ en 1975, un libro que me dio muchas satisfacciones, no necesariamente económicas, pero el hecho de que ese texto le haya gustado al público fue un acicate para que pueda seguir adelante. Yo me lancé a la piscina literaria sin saber nada del tema. Solo sabía lo que era un papel y un lapicero. Pero publicar ni en sueños me imaginé”, confiesa.

Leer “Hacienda patria, la novia de K’osñipata” es una oportunidad para conocer no solo a un empeñoso autor cusqueño, sino también una chance de profundizar en los orígenes de una comunidad cuya trascendencia en Perú se mantiene a lo largo de los años: los nikkei.

“Es importante que los peruanos lean estas historias para que nos conozcan más profundamente. La idea es que no nos vean como simples ‘chinitos’. Es más, yo no tengo rasgos orientales porque mi madre era descendiente Ordoñez y Toledo, dos apellidos españoles. Sin embargo, si bien tengo la fisionomía de mi madre, llevo el alma de mi padre”, concluye Iwaki Ordóñez.

SOBRE  “MEMORIAS DE LA AMAZONÍA”
Memorias de la Amazonía” es el título del otro libro de crónicas ganador de la primera convocatoria de proyectos editoriales organizada por la APJ.

Su autor, Luis Takanobu Shimabukuro (Callao, 1946), cuenta en poco más de 160 páginas la historia de su padre, don Seitoku Shimabukuro, un okinawense que desembarcó en Primer Puerto peruano en 1920, fundó la Escuela Minato Gakuen, y, tiempo después, no descansaría hasta hallar la ansiada paz interior en nuestra Amazonía.

Cabe indicar que, tras la presentación de ambos libros, fue lanzada la segunda convocatoria de proyectos editoriales que, como ocurrió en la primera ocasión, estará dedicada a las series “Memorias de la imigració japonesa” y “Aportes e identidad nikkei”.