En abril la policía intervino un camión que arrojó alrededor de una tonelada de desechos hospitalarios en el botadero de Reque. La fiscalía ambiental investiga una decena de casos por deficiencia en el tratamiento de residuos peligrosos. (Foto referencial: Gobierno Regional de Lambayeque).
En abril la policía intervino un camión que arrojó alrededor de una tonelada de desechos hospitalarios en el botadero de Reque. La fiscalía ambiental investiga una decena de casos por deficiencia en el tratamiento de residuos peligrosos. (Foto referencial: Gobierno Regional de Lambayeque).
Francesca García Delgado

El 25 de abril de este año un camión compactador de basura de la (), con tres personas a bordo, viajó unos 40 minutos desde la ciudad hasta el botadero informal en Pampas de . El vehículo avanzó por una trocha entre montículos de desperdicios y se detuvo para que tres trabajadores arrojaran aproximadamente una tonelada de desechos. El botadero de Reque, con un promedio de 400 hectáreas de extensión, es el mayor foco de de la región.

MIRA: Una familia diezmada por el COVID-19

Un equipo de Inteligencia de la Dirección de Protección de Medio Ambiente de la inició el seguimiento del vehículo horas antes. El camión de placa EGV133 se estacionó en la avenida Eufemio Lora y Lora, frente a la puerta de recojo de residuos sólidos del Hospital Regional Docente Las Mercedes en Chiclayo. Ahí, los agentes registraron en video cuando los tres trabajadores sacaban los residuos hospitalarios en bolsas negras.

Aproximadamente a las 4 de la tarde y en medio del botadero, la PNP confirmó que en las bolsas habían guantes quirúrgicos, jeringas, mascarillas, batas y otros instrumentos usados que son considerados altamente peligrosos, y provienen de un hospital con pacientes con. Hallaron también desperdigadas bolsas rojas al interior de las negras, color distintivo para alertar sobre residuos biocontaminados por el virus. Incluso, detectaron sangre coagulada en el camión.

VIDEO RECOMENDADO

Piura: médico atiende a su propio padre con COVID-19 en sala de UCI 08/06/2020


Los tres intervenidos actualmente son investigados por la fiscalía por el delito de contaminación en la modalidad de vertimiento de residuos sólidos hospitalarios. También están investigados funcionarios de la Municipalidad Provincial de Chiclayo y del hospital Las Mercedes. De acuerdo a ley, la sanción podría llegar hasta los cuatro años de prisión suspendida.

José Félix Tejada Ramos, fiscal ambiental de Lambayeque, declaró a El Comercio que no es la primera vez que la policía reporta este vehículo por la misma infracción. Tejada recordó además, que el año pasado encontraron unas 20 toneladas de residuos hospitalarios acumulados en el Hospital Regional, al lado de emergencias. En ese momento, dijo, las autoridades del hospital adujeron que la basura no se trató ni se trasladó porque el único incinerador que tienen estaba malogrado.

"Además del mal manejo de residuos peligrosos, en Lambayeque no tenemos un lugar para la disposición final de los desechos contaminados de hospitales y estos tienen que trasladarse hasta Trujillo. El tema de la salud en la región es agobiante, sobre todo, si tomamos en cuenta el tratamiento que le están dando en sus casas las personas enfermas con COVID-19. Chiclayo es una ciudad comercial importante que conecta costa, sierra y selva, pero no existe un manejo adecuado de residuos”, expresó el fiscal Tejada.

El 25 de abril de este año un camión compactador de basura de la Municipalidad Provincial de Chiclayo (Lambayeque) arrojó aproximadamente una tonelada de desechos en el botadero informal en Pampas de Reque. La PNP confirmó que habían guantes, jeringas, batas y otros instrumentos médicos que habrían salido del hospital Las Mercedes de Chiclayo. (Foto: PNP).
El 25 de abril de este año un camión compactador de basura de la Municipalidad Provincial de Chiclayo (Lambayeque) arrojó aproximadamente una tonelada de desechos en el botadero informal en Pampas de Reque. La PNP confirmó que habían guantes, jeringas, batas y otros instrumentos médicos que habrían salido del hospital Las Mercedes de Chiclayo. (Foto: PNP).
Los tres intervenidos actualmente son investigados por la fiscalía por el delito de contaminación en la modalidad de vertimiento de residuos sólidos hospitalarios. También están investigados funcionarios de la Municipalidad Provincial de Chiclayo y del hospital Las Mercedes. De acuerdo a ley, la sanción podría llegar hasta los cuatro años de prisión suspendida. (Foto: PNP).
Los tres intervenidos actualmente son investigados por la fiscalía por el delito de contaminación en la modalidad de vertimiento de residuos sólidos hospitalarios. También están investigados funcionarios de la Municipalidad Provincial de Chiclayo y del hospital Las Mercedes. De acuerdo a ley, la sanción podría llegar hasta los cuatro años de prisión suspendida. (Foto: PNP).

Lambayeque es la cuarta región del país con mayor cantidad de casos positivos de COVID-19, y una de las que tiene la tasa más alta de letalidad, con 635 fallecidos hasta ayer 8 de junio.

Jorge Ordemar, gerente regional de Salud de Lambayeque, comentó a este Diario que desde el inicio de su gestión en febrero, han tercerizado el traslado de los residuos hospitalarios con seis empresas operadores para los establecimientos de Essalud y el Minsa. El funcionario aseguró que esas empresas están reguladas por la normativa vigente. De otro lado, Ordemar detalló que los hospitales que tratan pacientes con COVID-19 son el Hospital Regional y el Hospital Luis Heysen.

“Todos los hospitales manejan sus residuos biocontaminados. Ahora con la pandemia, se están produciendo más desechos. En el caso del hospital regional el incinerador no se da abasto para el volumen que se genera. Nuestro sistema hospitalario ha sido dejado de lado por más de 30 años y ahora estamos llenos de deficiencias”, dijo Ordemar.

El funcionario quien ha sido director del hospital regional mencionó que el incinerador con el que cuenta el establecimiento tuvo que ser renovado en el quinto año y va por el noveno. Finalmente, dijo que presentarán un proyecto de inversión para plantas incineradoras.

-No se cumple protocolo de seguridad-

Según establece la ley, el manejo de residuos hospitalarios debería seguir un estricto protocolo de seguridad para evitar contagios, sobre todo en el marco de la pandemia por el COVID-19. La incineración es una de las modalidades en el Perú para el tratamiento de residuos biocontaminados junto a la esterilización por autoclave (con sistema de trituración interna o externa), la desinfección por microondas o el tratamiento químico.

El tratamiento de los biocontaminados es el paso más seguro antes de colocarlos en un relleno de seguridad o en rellenos mixtos que tienen celdas de seguridad, según manda la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos. Pero la situación en nuestro país es precaria, solo hay seis rellenos de seguridad a nivel nacional: uno en Lima, uno en Ica y cuatro en Piura. En tanto, de los 52 rellenos sanitarios existentes, solo siete son mixtos y cuentan con celdas de seguridad. Uno de ellos está en la ciudad de Trujillo, en La Libertad.

Lambayeque junto a Tumbes, Ucayali, Madre de Dios, Arequipa, Moquegua y Tacna son las regiones que no cuentan ni con relleno sanitario, ni relleno de seguridad.

Giuliana Becerra Celis, exdirectora general de Calidad Ambiental del Ministerio del Ambiente, señaló que si bien las recomendaciones internacionales indican que los desechos hospitalarios deben ser tratados para quitarles peligrosidad antes de depositarlos en rellenos de seguridad o rellenos sanitarios, en el Perú hay déficit en infraestructuras que permitan cumplir con eso.

“En muchos casos a nivel nacional estos residuos terminan en botaderos o son trasladados hacia otras ciudades. El gran problema es que tampoco tenemos toda la información sobre la supervisión a las empresas o a los lugares donde terminan los residuos. Es importante recordar que el generador de los residuos es responsable de verificiar su disposición final”, opinó Becerra.

Un dato no menor es que el actual gobernador regional de Lambayeque, Anselmo Lozano, está procesado por incumplir las normas del manejo de residuos sólidos cuando fue alcalde del distrito chiclayano de La Victoria. La fiscalía solicitó para él tres años de cárcel. Lozano está acusado de contaminación ambiental por arrojar desperdicios al botadero de Reque e invadir terrenos que le pertenecen a la Fuerza Aérea.

MIRA: “Esto es muy demandante, estamos bastante cansados”: la difícil vida de los médicos intensivistas en plena pandemia

-La frustrada planta de tratamiento-

En el año 2013 se anunció que Chiclayo se convertiría en la primera ciudad del país en tener una moderna planta de transferencia de residuos sólidos ubicada en el distrito de San José, a menos de 10 minutos de Chiclayo. La construcción se valorizó en S/62 millones y estaría financiada por la Cooperación Suiza (SECO) a través del proyecto ChiclaYO Limpio y la Municipalidad Provincial de Chiclayo.

Sin embargo en marzo del 2019, la Cooperación Suiza anunció el retiro de financiamiento debido a los supuestos hechos de corrupción relacionados con la planta de transferencia de residuos sólidos que retrasaron y comprometieron el desarrollo del proyeto.

“Ante la gravedad de los hechos que se investigan y nuestra posición de tolerancia cero a la corrupción, se ha tomado la decisión de preparar la salida definitiva de la Cooperación Suiza – SECO del proyecto”, indicó la SECO en un comunicado.

Al momento, la planta que pudo ser la solución para el problema de basura en la región está completamente abandonada. Hasta el lugar llegó el periodista Sandro Chambergo de Correo Lambayeque y conversó con Javier Jaime Guerrero Binges, el guardián que permanece en la zona y quien dice que la empresa constructora le debe el sueldo desde abril del año pasado.

“Me trajeron para trabajar aquí porque yo soy de Trujillo y luego empezaron a irse y hasta la fecha sigo aquí a la espera”, dijo Guerrero.

MIRA: #ÚltimoAdiós: El Comercio rinde un sentido homenaje a los fallecidos por el COVID-19
Javier Jaime Guerrero Binges, el guardián que permanece en el lugar donde se construiría la planta de tratamiento de residuos sólidos de Lambayeque señala la infraestructura abandonada. (Foto: Sandro Chambergo).
Javier Jaime Guerrero Binges, el guardián que permanece en el lugar donde se construiría la planta de tratamiento de residuos sólidos de Lambayeque señala la infraestructura abandonada. (Foto: Sandro Chambergo).

-Fiscalía ambiental investiga más casos-

Además de Lambayeque, la fiscalía especializada en delito ambiental investiga otros nueve casos donde se han incumplido con el manejo adecuados de residuos hospitalarios con COVID-19, considerados altamente peligrosos.

En el Cusco, detectaron la inadecauda disposición de los residuos biocontaminados de hoteles y hostales que albergan a pacientes contaminados con COVID-19. En otro punto de la ciudad, en un inmueble de la prolongación Av. Manco Cápac N-8 del distrito de San Jerónimo, los fiscales reportaron dos camiones furgones que se presume recolectaban desechos hospitalarios.

También en el Cusco, la fiscalía verificó que se han incumplido los protocolos de disposición de los desechos en aislamiento con sospechas o diagnóstico positivo de COVID-19 del Instituto Tecnológico Túpac Amaru. De otro lado, en el Hospital San Juan de Kimbiri, en la provincia de La Convención, los fiscales exhortaron al director y personal de salud tratar correctamente de los residuos hospitalarios.

En Cajamarca, el equipo de la fiscalía ambiental constató que en el Hospital II Simón Bolívar existe una inadecuada señalización del lugar donde se disponen los desechos de pacientes del nuevo coronavirus. En Lima, detectaron una ineficaz recojo de residuos sólidos de los pacientes en el Hospital Carlos Lanfranco La Hoz del Minsa en Puente Piedra.

En el Hospital Regional Virgen de Fátima de Chachapoyas (Amazonas), los fiscales verificaron que en la parte posterior del recinto se acopian residuos hospitalarios de COVID-19 que quedan expuestos al aire. Estos restos colindan con la puerta posterior del hospital. Mientras en Tingo María (Huánuco) se reportó la presencia de residuos peligrosos biocontaminados en las inmediaciones de la Clínica Vásquez.

MIRA: Lambayeque: Confiep dona 30 mil mascarillas KN95 al Obispado de Chiclayo

-PUNTO DE VISTA-

Fabiola Muñoz, ministra del Ambiente: “Queremos ver como podemos apoyar al Ministerio de Salud”.

“Cada hospital a nivel nacional está viendo las cosas que pueden hacer rápidamente para mejorar la atención de la salud, como es el tema del oxígeno, de los laboratorios y también el manejo de residuos. En el caso de los residuos biocontamiandos hemos estado coordinando y queremos ver como podemos apoyar al Ministerio de Salud, por ejemplo, con la adquisición de autoclaves.

Hace meses hicimos un recorrido por los hospitales para ver la situación. En los hospitales de EsSalud la mayoría tenía autoclaves (para el tratamiento de los residuos). En el caso del Minsa unos tienen, otros no pero tercerizan la disposición de sus residuos. Lamentablemente la pandemia ha paralizado la importación desde muchos países que son proveedores de insumos para la construcción de autoclaves. Cosas que antes podías recibir entre 3 y 6 meses pueden demorar ahora de 9 meses a un año. Yo creo que igual se deberían hacer las adquisiciones porque la demanda de salud es permanente y esos son instrumentos necesarios”.

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido esencial sobre el coronavirus.

¿Quiénes son las personas que corren más riesgo por el coronavirus?

Debido a que el COVID-19 es un nuevo coronavirus, de acuerdo con los reportes que se tienen a nivel mundial, las personas mayores y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes son las que desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

¿Debo usar mascarilla para protegerme del coronavirus?

Si no tiene síntomas respiratorios característicos del COVID-19 (tos) ni debe cuidar de alguien que esté infectado, no es necesario llevar una mascarilla. La OMS recomienda evitar su uso, debido a que en esta pandemia, estos implementos puede escasear. Ahora, recuerde que si usa uno, este es desechable; es decir, solo se puede utilizar una vez.