El hombre que protege la herencia cultural de Lambayeque
El hombre que protege la herencia cultural de Lambayeque
Redacción EC

WILFREDO SANDOVAL

Una buena parte de los vestigios culturales de la región ha sido salvada gracias a la inquebrantable labor de Francisco Díaz Núñez, líder del grupo denominado Círculo Cultural Reconstruyendo Nuestro Pasado. Gracias a su trabajo de difusión, desde el año 2003, unas 4.500 personas han visitado el Señorío de Cinto en .

Francisco cuenta que le gusta leer y hablar de las bondades de los vestigios históricos en colegios y universidades.

— ¿En qué año y cómo nació su interés por proteger los vestigios culturales?

Fue en 1986 cuando me contrataron para un proyecto de investigación dirigido por el doctor .

— Usted trabaja en la . ¿Cómo hace para realizar sus recorridos por sitios a los que incluso no han llegado los arqueólogos?

Soy obrero de Pucalá desde el año 1999. Aprovecho los fines de semana para caminar grandes distancias, especialmente por los 45 kilómetros de lo que fue el Señorío de Cinto, donde vivieron mis antepasados.

— ¿Recibe algún tipo de apoyo por proteger el ?

Solo mi querida esposa comprende este tipo de trabajo por el que no recibo ninguna ayuda. Me basta con descubrir algo nuevo y defender la gran riqueza cultural de Cinto.

— ¿Qué problemas tuvo para difundir los restos arqueológicos que descubrió?

Toqué muchas puertas, pero nadie me quería ayudar. Fue muy difícil publicar en los diarios de . De a pocos y con cosas novedosas fui convenciendo a algunos medios nacionales.

— ¿Cuál es el descubrimiento más significativo?

Hace una década, y tras una caminata de 12 horas, Martín Montenegro y yo ubicamos la laguna del inca. Ese lugar es muy misterioso. Se trata de una poza de unos diez metros de profundidad y está cerca del camino incaico.

— ¿Se considera un arqueólogo aficionado?

Parece que sí. He podido encontrar varios petroglifos con arte rupestre. Algunos de ellos se ubican en el cerro Garraspiña, en Desaguadero, El Progreso. Muchos han sido investigados por famosos científicos. Los ubico y difundo la parte turística.

— ¿Es cierto que lo denunciaron por huaquero?

En el 2010, 50 policías con cuatro fiscales incursionaron en mi casa y me denunciaron como traficante porque compré algunas piezas de cerámica. Después de diez meses, fui absuelto.

— ¿Ha recibido amenazas de los verdaderos saqueadores de tumbas?

Sí. He recibido muchas amenazas. Desde hace 14 años, me encuentro en un mundo del que no puedo salir. Seguiré impidiendo que los huaqueros dañen el patrimonio.

— ¿Tiene en mente algún proyecto cultural?

Sueño con construir un museo de sitio para mostrar las riquezas que tiene el Señorío de Cinto del cerro Pátapo. Espero que esto se haga realidad p porque merece tener mejores condiciones de vida.