La ley peruana no considera el maltrato animal como un delito
La ley peruana no considera el maltrato animal como un delito
Redacción EC

Ayer, cinco pingüinos de Humboldt fueron hallados muertos en un centro de reproducción y rescate de Puerto Eten, Chiclayo, donde desconocidos los golpearon brutalmente contra el suelo.

La agresión a manos de varios desconocidos se habría producido durante la madrugada, pero aún no se deslindan responsabilidades.

Según detalló a El Comercio el abogado penalista Eduardo Herrera, en el Perú no existe una ley que sancione el maltrato de animales como un delito dentro del Código Procesal Penal. 

“Solo existe un dispositivo que castiga esto como una falta, es decir, como una infracción penal menor. A esto únicamente corresponde una jornada laboral”, afirmó el letrado.

En tanto, Vladimir Padilla, también abogado penalista, explicó que la denuncia a quienes atentan contra los animales solo pueden ser por daños contra el patrimonio.

“Por ejemplo en caso consideremos que los pues tienen un valor para el país. Pero eso no salvaguarda la vida del animal, sino su valor. En el caso de otras especies, como perros, los dueños tienen que demostrar que los daños superan el mínimo vital de S/.750 soles”, afirmó.

Ambos abogados coincidieron en que el asunto también pasa por educar y sensibilizar a las personas en torno al cuidado de los animales.

LEY HABLA DE SANCIONES

La ley N° 27265, que protege a los animales domésticos y a los nacidos en cautiverio, contempla solo sanciones con "días multa" para quienes cometan actos crueles contra un animal e incluso le causen la muerte. Dicha norma data de mayo del año 2000 y aún no ha sido reglamentada.

De otro lado, en marzo de este año, el congresista Carlos Bruce presentó el proyecto de ley N° 1454/2012-IC referido al maltrato animal. Para ello el legislador acogió la iniciativa de la ONG Alco que recolectó 60.150 firmas con ese fin.

El proyecto busca la protección de animales y evitar que la sociedad quede expuesta a espectáculos violentos y de tortura sin otro motivo que la diversión.

Además, establece una pena de dos años de cárcel en caso las agresiones no causen la muerte del animal. De lo contrario, la sentencia propuesta es de cuatro años. Hasta el momento, el proyecto de ley todavía no ha sido debatido.