A partir de este 20 de diciembre quedará prohibida la fabricación para el consumo interno, importación, distribución, entrega, comercialización y consumo de sorbetes de plástico (comúnmente llamadas “cañitas”) y bolsas de plástico pequeñas. Esto en cumplimiento de lo establecido en la reglamentación publicada en agosto de la Ley de Plásticos (Ley N°30884).  (Foto: Piko Tamashiro / GEC).
A partir de este 20 de diciembre quedará prohibida la fabricación para el consumo interno, importación, distribución, entrega, comercialización y consumo de sorbetes de plástico (comúnmente llamadas “cañitas”) y bolsas de plástico pequeñas. Esto en cumplimiento de lo establecido en la reglamentación publicada en agosto de la Ley de Plásticos (Ley N°30884). (Foto: Piko Tamashiro / GEC).
Francesca García Delgado

A partir de hoy quedará prohibida la fabricación para el consumo interno, importación, distribución, entrega, comercialización y consumo de de plástico (comúnmente llamadas ‘) y . Esto en cumplimiento de lo establecido en la reglamentación publicada en agosto de la (Ley N°30884).

Según explicó a El Comercio, Giuliana Becerra, directora general de Calidad Ambiental del , la prohibición de y es parte de la segunda fase de la implementación de la ley. Aunque la funcionaria resaltó como un dato importante, que muchos establecimientos y centros comerciales ya habían interrumpido la distribución de sorbetes de plásticos, incluso antes del inicio de la prohibición.

“El tercer ítem importante es prohibir la fabricación, distribución y uso de aquellas bolsas que no sean biodegradables y que incluyen aditivos que aceleran la fragmentación. Hay muchos fabricantes no solo en el Perú sino en el mundo que utilizan aditivos que los llaman biodegradables pero que no llevan a una biodegradación completa. Lo que hacen estos aditivos es que la bolsa se fragmente en pedacitos, que van a terminar en los cuerpos de agua, que los peces comen y que finalmente, las personas terminan consumiendo”, manifestó Becerra.

Según explicó la funcionaria el primer hito de este año fue en abril cuando empezó a regir la prohibición para entregar bolsas o envoltorios de plástico en publicidad impresa, tales como diarios, revistas u otros formatos de prensa escrita. Además de recibos por cobro de servicios. Resaltó que algunos diarios como El Comercio, cambió su forma de distribución entre sus suscriptores de bolsas de plástico a bolsas de papel.

Además, mencionó que desde el 1 de agosto entró en vigencia el impuesto al consumo de bolsas plásticas (para desincentivar su uso y contribuir a la conservación del medio ambiente) que durante este año fue de S/0.10 pero que aumentará a S/0.20 el próximo año y así progresivamente.

Hace unos días, el Ministerio de Ambiente destacó que durante el primer año de vigencia de la norma se redujo la producción de 1.000 millones de bolsas plásticas en el país, equivalente a 420 toneladas plástico que se dejaron de producir al mes en el Perú.  (Foto: EFE).
Hace unos días, el Ministerio de Ambiente destacó que durante el primer año de vigencia de la norma se redujo la producción de 1.000 millones de bolsas plásticas en el país, equivalente a 420 toneladas plástico que se dejaron de producir al mes en el Perú. (Foto: EFE).

—El Perú dejó de producir 420 toneladas de plástico—

Hace unos días, eldestacó que durante el primer año de vigencia de la norma se redujo la producción de 1.000 millones de en el país, equivalente a 420 toneladas plástico que se dejaron de producir al mes. Estos datos, según explica Giuliana Becerra, son cálculos que obtuvieron de las estimaciones preliminares de las principales empresas fabricantes de plástico en el país.

“La ley contempla un registro de fabricantes y distribuidores y esto se pondrá en línea los primeros días de enero. Según lo que dicta la ley, van a tener que inscribirse e ingresar su información hasta el mes de marzo", manifestó la funcionaria quien añadió que esto podría resultar en un ligero incremento de la cifra.

Becerra detalló que las 1.000 millones de representan una reducción del 30% del plástico respecto al 2018, año en que se registró que se entregaron 3.000 millones de bolsas al año. Según indicó el Minam, la meta coincide con la proyección que tenían el año pasado.

Según la Ley de Plásticos, se aplicará la prohibición de fabricación para el consumo interno, importación, distribución, entrega, comercialización y consumo de cañitas y bolsas de plástico con las siguientes características: que tengan un área menor a 900 cm2 (30 x 30 cm), que tengan un espesor menor a 50 micras y tres aditivos que hagan posible la fabricación de dichos materiales en microfragmentos o microplástico (este último, solo para el caso de las bolsas no biodegradables).

Becerra dijo que aún están afinando las cifras de cuánto ha bajado el consumo per cápita de plástico.

—Advierten sobre reglamentos técnicos pendientes—

Carmen Heck, directora de Políticas en Oceana Perú y abogada especializada en derecho pesquero, ambiental y de recursos naturales, saludó los impactos positivos de la ley pero subrayó que desde el Gobierno se puede hacer mucho más para que la norma logre toda la eficacia que se esperaba cuando fue aprobada. Dijo, que por ejemplo, aún están pendiente algunos reglamentos técnicos para que todas las obligaciones establecidas en la ley tengan efecto.

“Uno de ellos es el certificado de biodegradabilidad. Lo mismo sucede con algunas disposiciones vinculadas con las obligaciones y las prohibiciones que requieren la aprobación de reglamentos técnicos. Además, la ley dispuso que se establecerían mecanismos para promover la formalización de los actores de la cadena de valor del plástico y se estableció un plazo para que se establezcan estos mecanismos completos pero todavía no contamos con estos”, declaró Heck a este Diario.

La fue aprobada el 5 de diciembre del 2018 en el Congreso por una amplia mayoría. El 19 de diciembre de ese mismo año el Gobierno publicó la norma en el diario oficial El Peruano.

La Ley N° 30884 o también denominada “Ley de Plástico de un solo uso” no busca prohibir todo el plástico, sino que solo prohíbe aquellos productos de plásticos que son innecesarios, que no se pueden reciclar o que representan un riesgo para la salud pública y el ambiente.