Los productos exigidos por los colegios deben estar relacionados con el servicio educativo que brindan. (Foto: Archivo El Comercio)
Los productos exigidos por los colegios deben estar relacionados con el servicio educativo que brindan. (Foto: Archivo El Comercio)
Hernán Medrano Marin

Luego de que se confirmara dos casos nuevos de en el Perú, el presidente Martín Vizcarra anunció la suspensión del inicio del Año Escolar 2020 en las instituciones educativas públicas, que estaba programado para el próximo 16 de marzo. La medida también aplica para los colegios particulares que ya ha habían comenzado las clases.

Esta disposición forma parte de un paquete de medidas con las que el Gobierno central busca reducir la propagación del virus en el territorio nacional. La nueva fecha de inicio del es el lunes 30 de marzo, indicó el jefe de Estado.

Sin embargo, los padres de familia aún se muestran preocupados en comprar a tiempo la , que puede convertirse en un ‘dolor de cabeza’ en algunos casos.

Librerías, ferias y hasta las calles del Centro de Lima vienen ofreciendo desde hace varias semanas los libros, útiles, mochilas y loncheras de distintos modelos, precios y calidades. La pregunta que surge es qué pueden y qué no pueden exigir los colegios a los padres de familia en las listas de útiles escolares.

El Comercio consultó a Rocío Llanos, especialista de la Comisión de Protección al Consumidor N° 2 del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (), al respecto. Llanos explicó que los artículos incluidos en la lista de útiles tienen que estar relacionados con el servicio educativo que el colegio le brinda a los estudiantes.

“Los productos tiene que estar vinculados con el desarrollo educativo del escolar, por eso no se pueden exigir otros artículos. Nosotros hemos recibido varias denuncias de padres de familia que se quejan porque se les está pidiendo productos relacionados a la limpieza del plantel”, dijo.

Llanos mencionó que algunos de estos productos son jabones, detergentes, lejía, papel higiénico, entre otros, que forman parte de los gastos que tienen que efectuar el centro educativo. Incluso, indicó que algunos colegios hacen direccionamiento de compras, al exigir que los cuadernos, lapiceros, u otros artículos sean de determinada marca.

“(...) Es más, señalan que si los productos no son de esas marcas no los van a recibir. Esa es una práctica que está prohibida y que atenta contra el derecho del consumidor, quien tiene la libertad de poder evaluar los precios de los productos y en base a eso optar por el que desee. Este tipo de conductas están prohibidas y son sancionadas por el Indecopi”, aseveró la especialista.

-Fecha de entrega de útiles-

De acuerdo al Decreto de Urgencia N°002-2020, publicado en el diario oficial El Peruano el pasado 8 de enero, la entrega de los útiles no se debe realizar dentro del primer mes de iniciado el año escolar, sino que tiene que ser calendarizado por cada colegio en su reglamento interno.

“Después de los 30 días y de manera progresiva se puede ir entregando los útiles escolares conforme al desarrollo académico de los chicos, a lo que vayan a a utilizar en cada trimestre o bimestre”, explicó Llanos.

-Textos escolares-

En el caso de los libros, la especialista del Indecopi detalló que según la “Ley de selección de textos escolares”, los padres de familia de colegios privados tienen que participar de la selección de los textos que van a utilizar los niños. Para eso, los centros educativos presentan una terna de libros, y a partir de eso los padres escogen.

“Lo que sucede es que los colegios, sin hacer ese proceso que ya está regulado, simplemente señalan a su libre elección libros de determinada marca. Lo que debe pasar es que si no se llega a un consenso junto con los padres de familia los planteles no deberían exigir la compra del texto”, señaló.

-Uniformes-

Otra cosa que ocurre también es que las instituciones educativas podrían estar exigiendo la compra de uniformes en un establecimiento determinado, por lo que colocan la dirección del local en la lista de útiles. Este requisito también está prohibido.

Los padres de familia deben saber que pueden adquirir los uniformes en los establecimientos que ellos consideran convenientes o mandarlo a confeccionar por su cuenta. Lo que sí es necesario es que el uniforme cumpla con las características que señala el colegio, por ejemplo, el color.

-¿Cómo presentar un reclamo?-

Los padres de familia que sientan que son víctimas de malas prácticas por parte de los centros educativos donde han matriculado a sus hijos pueden presentar su reclamo ante el Indecopi. Para esto, pueden enviar un correo electrónico a colegios2020@indecopi.gob.pe, o llamar a las líneas 224-7777 (Lima) o 0-800-44040 (provincias).

Llanos explicó que tras recibir los reclamos el Indecopi realiza supervisiones a los colegios para comprobar que efectivamente se realizan estas malas prácticas. “El año pasado se ejecutó más de 1.200 supervisiones. Al final del año, el total de multas impuestas superaron las 100 mil UIT”, puntualizó la funcionaria a El Comercio.