(Foto: Manuel Calloquispe)
(Foto: Manuel Calloquispe)
Natalia Molina

Un horrendo crimen ocurrido en Madre de Dios ha conmocionado al país. Un menor de tan solo 7 años murió a causa de una violación sexual que habría sido perpetrada en su propia vivienda. 

Los sospechosos del crimen son su padrastro y el propietario de la casa que ocupaba la familia. Ambos sujetos fueron detenidos, así como la madre del niño, que es acusada de encubrir el crimen y de no haber gestionado atención médica al pequeño inmediatamente. 

¿Cuáles serían las sanciones para los responsables del condenable crimen? El abogado penalista Mario Amoretti dijo que la sanción que enfrentaría el violador sería la de cárcel de por vida.

Explicó que "basta con que la víctima sea menor de 10 años para que merezca cadena perpetua" y que no hay otra sanción mayor a esta en el Código Penal.

Asimismo, indicó que si la víctima de violación tuviera de 10 a 14 años y se produjera su muerte también correspondería la cadena perpetua.

Por su parte Julio Rodríguez Delgado, también abogado penalista, indicó que, efectivamente, al responsable del ultraje corresponde cadena perpetua. "La muerte es irrelevante a efectos de la pena. Igual se trata de un delito de agresión sexual a menor. Si no hubiese fallecido también sería cadena perpetua, eso es lo absurdo", subrayó. 

El abogado Roberto Miranda explicó a El Comercio que en el caso de violaciones de menores hasta los 14 años la ley protege la "indemnidad sexual", motivo por el cual corresponden este tipo de penas severas. Se aplicaría el Artículo 173 A del Código Penal, que consigna la Cadena Perpetua. 

En el caso de la madre, Rodríguez Delgado manifestó que si la mujer es acusada de encubrimiento real, entonces podría ser condenada hasta a 8 años de cárcel. "Si ella quería tapar a algún involucrado en el delito esa sería la pena que le correspondería", dijo el especialista. 

Estas tres personas, identificadas como Anselmo Dueñas Quispetupa (padrastro del menor), Constantino Piñarreal Marca (dueño del inmueble), así como a Esther Paredes Salas (madre del niño), permanecen detenidos. Todavía no se ha ordenado prisión preventiva.