Cocaleros mantienen bloqueada la Vía Interoceánica.
Cocaleros mantienen bloqueada la Vía Interoceánica.

Dos presuntos agentes de inteligencia de la Policía Nacional fueron retenidos ayer por agricultores cocaleros del sector de Loromayo, del valle de San Gaban (), que tienen bloqueada la vía Interoceánica, en el límite entre Puno y Madre de Dios, desde el viernes pasado.

Un grupo de ronderos, que da seguridad a los cocaleros, detuvo a los supuestos agentes cuando estos estaban confundidos entre los manifestantes apostados en el puente Inambari. Después les confiscaron planos del lugar y algunas anotaciones en que tenían indicando los lugares de la concentración.

► 
► 

Los dos retenidos fueron consultados en público para que informen qué hacían en el lugar y si pertenecían a la Dirección Antidrogas (Dirandro) o al Centro de Erradicación de Cultivos de Hoja de Coca (Corah). El interrogatorio fue grabado en video. Uno de los presuntos policías dijo llamarse Wilson Salas Blas, pero en la Región Policial Madre de Dios informaron que no había ningún efectivo registrado con ese nombre.

Luego del interrogatorio, que duró unas dos horas, ambos hombres fueron liberados y se fueron con sus pertenencias. Los pobladores de San Gabán indicaron que no los habían maltratado “a diferencia de la policía que había dado muerte a dos cocaleros en las manifestaciones”.

Puno: cocaleros en huelga retuvieron a dos presuntos agentes de inteligencia

El puente Inambari está bloqueado por los cocaleros hace cinco días, luego de que dos de estos agricultores murieran baleados durante un enfrentamiento con la Policía. La gresca se inició cuando un contingente policial y personal del Corah intentaba instalar un campamento desde donde se iba a coordinar las operaciones de erradicación de hoja de coca en San Gabán (Puno).

Los huelguistas señalaron que incrementarán sus medidas de fuerza si el gobierno no accede al diálogo para atender su plataforma de lucha. En esta, los cocaleros han incluido: justicia para los fallecidos y afectados, el retiro inmediato del Corah y una alternativa técnica sustentable durante un plazo de tres años.