Carlos Fernández

colaborador de El Comercio

Dcarlosfb@gmail.com

Rebosantes de patriotismo y amor por el Perú, un grupo de habitantes de las , en , realizaron un paseo de la bandera nacional por las aguas del , como saludo por Fiestas Patrias. La actividad contó únicamente con la participación de mujeres organizadas en una asociación que busca promover la venta de su artesanía para generar ingresos y afrontar la emergencia creada por el coronavirus.

Muy a pesar de la pandemia, las mujeres de los uros hemos decidido organizar este paseo de la bandera nacional y saludar el aniversario de nuestro país”, manifestó Rita Suaña Coila, presidenta de la Asociación de Mujeres Emprendedoras Qota Tika (Flor del Lago).

Sin embargo, según ellas, la actividad también busca llamar la atención de las autoridades nacionales, asegurando que parecen haberse olvidado de esos sectores sociales, que hoy atraviesan una dura crisis socioeconómica.

Queremos que nuestro presidente Martín Vizcarra de una mirada a nuestra realidad, sepa de nuestra existencia, ya que la mayoría de nosotras no recibe ningún tipo de bono o apoyo social y el turismo del cual vivíamos ahora es nulo”, dijo a El Comercio Suaña Coila.

A bordo de dos gigantescas balsas de totora, conocidas como catamarán, el grupo de mujeres llevaron una enorme bandera vivando por el aniversario patrio durante el recorrido, cumplido únicamente por los islotes uros a lo largo del río Willy.

La dirigente de la organización también dijo que el objetivo de ese paseo era visibilizar y promocionar sus productos artesanales, especialmente los barbijos con flores bordadas que confeccionan en dicha asociación.

Otro objetivo es llamar la atención de algún empresario, para que les proporcione material para la confección de sus productos y al mismo tiempo algún canal de comercializació que asegure su venta e ingreso económico seguro para ellas.

Actualmente, gracias al apoyo de diversos medios, Rita Suaña indicó que ya tienen pedidos de barbijos, logrando generar algunos ingresos que alivian su economía.

Gracias a Dios y la mamaccota (madre lago) tenemos los primeros pedidos, por eso estamos muy contentas, esperamos que sigan creciendo esas demandas”, expresó Suaña Coila.

La asociación que originalmente estaba conformada por unas 50 mujeres, actualmente es integrada por unas 80, todas dedicadas a la tarea del bordado cuyos productos ellas llaman las Flores del Titicaca.

VIDEO RECOMENDADO

Callao: vecinos en alerta por pozo abandonado

MÁS NOTICIAS SOBRE CORONAVIRUS EN PERÚ