La universidad se ubica en Huancayo. (Foto: Sunedu)
La universidad se ubica en Huancayo. (Foto: Sunedu)
Redacción EC

El Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria () resolvió denegar el a la Universidad Peruana Santo Tomás de Aquino de Ciencia e Integración (UST), cuya única sede está ubicada en la ciudad de Huancayo, en la región Junín.

Luego de la evaluación hecha por la Sunedu se determinó que la UST no cumple con las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) establecidas por la Ley Universitaria. Debido a esto, la universidad deberá iniciar un proceso ordenado de cese de actividades, con un plazo máximo de dos años, que se empezarán a contabilizar a partir del próximo semestre académico. De forma inmediata, la UST ha quedado impedida de admitir nuevos estudiantes bajo cualquier modalidad.

La UST es una universidad privada de tipo societario. Ofrece cinco programas académicos de pregrado: Administración y gestión de empresas, Ingeniería Civil, Ingeniería y Gestión Ambiental, Contabilidad y Derecho. En total, la universidad suma 512 estudiantes y a la fecha no registra egresados.

Durante el proceso su evaluación, la Sunedu formuló observaciones a la UST, las mismas que debían ser resueltas a través de un Plan de Adecuación (PDA). Sin embargo, el plan presentado por la universidad no contaba con propuestas pertinentes ni adecuadas para superar las observaciones, por lo que la Sunedu desaprobó el plan remitido y denegó, a su vez, la solicitud de licenciamiento institucional.

Las observaciones

Entre las deficiencias encontradas por la Sunedu durante el proceso de evaluación de la UST se resaltan:

● La universidad no cuenta con una planificación que permita alcanzar sus objetivos institucionales y estratégicos. Tampoco presentó evidencia de haber ejecutado acciones orientadas a la mejora de calidad.

● No presentó evidencia de la existencia de un órgano específico a cargo de la emisión de grados y títulos.

● Sus laboratorios y ambientes no reúnen los estándares de seguridad para su acceso y uso. Tampoco cuenta con un mecanismo y protocolo de seguridad para la gestión de residuos peligrosos, ni con un plan consistente de mantenimiento de su local.

● No evidenció implementación de políticas o planes vinculados a la investigación. Si bien existe un órgano responsable del rubro, no evidenció que este cuente con personal para desarrollar sus funciones. Tampoco presentó evidencias de que haya financiamiento para grupos de investigación ni proyectos vinculados a sus líneas de investigación.

● No cuenta con docentes vinculados a la investigación, un comité de ética ni con medidas para proteger la propiedad intelectual. Además, su repositorio institucional no se encuentra integrado al repositorio nacional ALICIA.

● No presentó evidencias de cumplimiento de su plan de capacitación docente. La evaluación de desempeño realizada en el 2019-1 no se ejecutó de acuerdo con el plan trazado. Así, la UST no demostró contar con mecanismos adecuados para promover la mejora del desempeño de sus profesoras y profesores de manera permanente.

● No demostró contar con personal que preste los servicios complementarios (culturales, deportivos, psicopedagógicos, entre otros) de manera permanente. Además, no existe un presupuesto suficiente para cubrir las necesidades de estos servicios. Tampoco demostró ejecutar las actividades relacionadas a esos rubros en base a una planificación consistente. Por todo esto, no se puede asegurar que la universidad ofrezca servicios que contribuyan al bienestar de sus estudiantes y su formación profesional.

● No cuenta con un área encargada de hacer seguimiento al egresado e inserción laboral para sus estudiantes. La universidad tampoco demostró la ejecución de las actividades propuestas en el Plan de Seguimiento al Egresado. Finalmente, la Bolsa de Trabajo no proporciona ofertas laborales acordes al perfil de sus programas académicos, y los convenios realizados por la universidad no benefician a toda la comunidad universitaria.

Síguenos en Twitter como