(Foto: Archivo El Comercio)
(Foto: Archivo El Comercio)
Giovanna Castañeda Palomino

La última aparición pública de  fue el 26 de mayo. Después de meses de silencio, reapareció y lo hizo en el programa dominical "Rey con Barba y Tudela", en Willax TV. Aquella vez, la ex autoridad edil  de , la constructora brasileña que ganó la licitación de la Línea Amarilla durante su segunda gestión como alcalde de Lima Metropolitana. 

"En eso sí soy contundente: de mí nadie puede decir que me ha sobornado alguna vez", manifestó hace un mes, en el programa de televisión, aunque dijo que no podía poner las manos al fuego por sus ex funcionarios.

Desde entonces no lo hemos vuelto a ver. 

Cuando Luis Castañeda dio estas declaraciones, la Unidad de Investigación de El Comercio ya había publicado detalles de la declaración de José Adelmário Pinheiro, ex presidente de la constructora brasileña OAS, la que dio el 26 de abril pasado a los fiscales del equipo especial del Caso Lava Jato. 

El ex ejecutivo brasileño para la campaña de Luis Castañeda en la que fue elegido alcalde de Lima por tercera vez. "Puedo confirmar que se hizo el pago", le respondió a los fiscales peruanos. 

Poco tiempo después, la Unidad de Investigación de El Comercio reveló un dato más: que , según la declaración del colaborador 101 a los fiscales del equipo especial Lava Jato en el interrogatorio que le hicieron el 14 de marzo en Sao Paulo (Brasil).

Con estos hechos conocidos, la mayoría de la opinión pública cree que el ex alcalde de Lima sí ha recibido coimas de OAS. Así lo afirma un 84% de entrevistados en la última encuesta nacional urbano-rural de El Comercio Ipsos. Solo un 4% cree que no recibió sobornos.

El mismo sondeo revela que para el 82% el ex alcalde de Lima recibió aportes de OAS para su campaña municipal del 2014. El 5% cree que la constructora no financió la candidatura de Castañeda.

(Infografía: Pedro Vega/El Comercio)
(Infografía: Pedro Vega/El Comercio)

"No me extraña el resultado. Puede servir como soporte el hecho de que en varias otras campañas de otros políticos, también se ha hablado de aportes y se ha ido verificando que fue así. Eso podría haber ayudado a establecer esa percepción tan amplia", sostuvo el director ejecutivo de Proética, Samuel Rotta. 

Además, Rotta consideró que para la opinión pública "queda claro" que las empresas implicadas en el Caso Lava Jato operaban, primero, a través de los aportes de campaña.

"Que luego se iba concretando en la entrega de proyectos emblemáticos. La gente va teniendo más claro que así es como funcionaba. Como que ya te lo esperas, automáticamente cree que es cierto [el pago de coimas], remarcó a este Diario. 

Agregó que sería "interesante" corroborar con otro sondeo preguntando a la opinión pública qué sensación le ha dejado las últimas revelaciones sobre Castañeda. "Con él había mucha permisividad, mucha tolerancia. El roba, pero hace obras", concluyó.

(Foto: Archivo El Comercio)
(Foto: Archivo El Comercio)

Los fondos que la constructora habría entregado a Solidaridad Nacional provenían de la ‘controladoría’, un equivalente a la caja 2 de Odebrecht, un departamento para generar recursos para pagos con fines ilícitos.

El Comercio por el partido de Luis Castañeda Lossio en sus informes ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), aun cuando declararon que recibieron ingresos de otras empresas. En aquella campaña, Solidaridad Nacional rindió cuentas sobre el gasto de S/3’126.279,95. 

Solo hace algunas semanas, cinco supuestos aportantes a la campaña electoral de Luis Castañeda Lossio en el 2014 registrados a sus nombres en la ONPE. La suma de las contribuciones negadas asciende a S/119.000.

"Castañeda es una persona sumamente antipática para los ojos de la población. Eso se traslada a que sea declarado culpable por la encuesta popular. La gente es intuitiva: si recibiste aportes de campaña, también has recibido coimas", opinó el consultor en ética y anticorrupción Eduardo Herrera. 

El experto consideró que las personas asocian los aportes de las campañas de la empresa privada con pago de sobornos. "El asunto es nuevamente separar lo legal de lo ético. ¿Cómo deberían financiarse las campañas? ¿Con dinero público?, se preguntó. 

Herrera remarcó que recibir dinero de una empresa para una campaña es "éticamente cuestionable" pero no es ilegal. "El punto es cómo haces para que no genere conflicto de intereses", finalizó.

Este Diario intentó comunicarse con Eduardo Roy Gates, abogado de Castañeda Lossio, pero no atendió las llamadas ni el mensaje.