Carlos Neuhaus iba a ir en la plancha con César Acuña. Su declinación provocó la ruptura de la alianza entre APP y el PPC.  (Foto: Piko Tamashiro/ GEC)
Carlos Neuhaus iba a ir en la plancha con César Acuña. Su declinación provocó la ruptura de la alianza entre APP y el PPC. (Foto: Piko Tamashiro/ GEC)
Fernando Vivas

Columnistas, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La Alianza Para el Progreso del Perú, que así se llamó el pacto electoral entre y el PPC consagrado el 12 de octubre, y un detonante que, según fuentes ligadas a APP, tiene nombre y apellido, Carlos Neuhaus Tudela. Fuentes del PPC también me confirman el peso gravitante de Neuhaus .

¿Qué tuvo que ver el abogado pepecista que cobró fama al dirigir los celebrados Juegos Pananamericanos del año pasado en Lima? Pues que se había comprometido en ser segundo vicepresidente en la plancha que encabezará . era la carta de su partido para reforzar el pacto. A quienes se sorprendan de verlo ligado al , a quien hoy encabeza el Comando Vacuna, les recuerdo que en 1993 fue su candidato a la alcaldía de Lima, obteniendo un magro 2% de votos. Hoy, dueño de otra fama y del capital político logrado en la gestión de un evento que fue el pico de identidad nacional el año pasado, su nombre pesa.

El otro aporte del PPC a la alianza iba a ser su electorado limeño. Recordemos que el PPC viene de una mala racha. En la Alianza Popular que hizo con el APRA en el 2016, logró saltar la valla pero no obtuvo ni una sola curul. En las últimas elecciones al congreso complementario corrió solo y ni siquiera saltó la valla. Sin embargo, , actual presidente del partido, fue el cuarto candidato más votado en Lima (detrás de Daniel Urresti, Alberto de Belaunde y Martha Chávez pero muy por delante de Omar Chehade y Carmen Omonte de APP).

Esta matemática revela que la alianza rota tenía, en la teoría, más sentido que la Alianza Popular forjada con el APRA en el 2016. Si esa vez se puso en duda el impacto que tendría la confluencia de dos viejos partidos tradicionales de mayor arraigo limeño que nacional; esta vez el PPC iba a sumar ese arraigo que es precisamente el que le falta a APP, partido de muy amplia y proporcional representatividad nacional, aunque modesto en la capital. Solo 2 de sus 22 congresistas (Chehade y Omonte, como ya vimos), ganaron por Lima. Por cierto, Carmen Omonte, por ser cuadro estimado por Acuña y por la obligatoria alternancia de género en las planchas, sería la candidata a la primera vicepresidencia.

La alianza se cocinaba desde hace meses, y ya había trascendido que un sector del PPC prefería correr solo; pero el 12 de octubre, el día que se vencía el plazo para la inscripción de la alianza, ambos partidos lanzaron un comunicado conjunto. Hagamos notar que en esta oportunidad solo se ha inscrito una alianza a nivel nacional porque, a diferencia de elecciones anteriores donde estas eran una suma alegre y especulativa, ahora rige la norma que eleva la valla a 1% adicional por cada partido que se sume. O sea, la valla para ambos no iba a ser de 5% sino de 6%. Sin embargo, la apuesta era que ese 1% podría ser compensado con más puntos, por el mencionado combo de arraigo limeño con representatividad nacional.

Mira: Los documentos de la alianza entre APP y el PPC

Las puyas que matan

La primera reacción pública contra la alianza se conoció antes de que naciera, en setiembre. Para entenderla vayamos más atrás aún, al 14 de marzo cuando el partido decide confirmar un grupo que busque una alianza para el 2021 bajo el nombre de Unidad Nacional (el mismo que tuvo la alianza que lanzó a Lourdes Flores en el 2001 y 2006). El grupo lo formaban, entre otros, Beingolea, Pérez Tello, Bedoya de Vivanco y Neuhaus.

Liderado por Beingolea, hubo un acercamiento a APP que provocó, el 9 de setiembre, un comunicado de militantes que se oponían al pacto. Fuentes del PPC me cuentan que el presidente del partido les dijo a los apepistas que lamentaba la falta de consenso para lanzarse a la alianza y abandonó las conversaciones. Sin embargo, las mismas fuentes me cuentan que, a medida que se acercaba el plazo de cierre de alianzas, APP insistió y un grupo de dirigentes regionales del PPC pidieron a la cúpula reconsiderar el pacto. Así se hizo, y el viernes 9, la Comisión Nacional de Política Ampliada del PPC acordó la alianza que se inscribió el día 12.

El PPC ocupó el puesto 11 en las elecciones al Congreso de enero último. Obtuvo el 3,99%. No pasó la valla. (Foto: Anthony Niño de Guzmán | GEC)
El PPC ocupó el puesto 11 en las elecciones al Congreso de enero último. Obtuvo el 3,99%. No pasó la valla. (Foto: Anthony Niño de Guzmán | GEC)

Al día siguiente, Luis Bedoya Denegri, nieto de Luis Bedoya Reyes e hijo de Javier Bedoya de Vivanco, escribió una carta dirigida a su abuelo fundador del PPC, pidiendo licencia y deplorando la alianza. Se pregunta, en la carta, si “¿realmente hemos caído tan bajo?”, y califica a Acuña como un “caudillo con dinero”, no interesado en sumar de acuerdo a “valores y principios” sino al mero “clientelismo”. Además, celebraba que el acuerdo se firmó a pesar de los votos en contra de su padre Bedoya de Vivanco y de Lourdes Flores.

Mira: Javier Bedoya Denegri pide licencia al PPC por alianza electoral con APP: “Hubiera preferido perder la inscripción de manera honrosa”

Mis fuentes de APP me cuentan que decidieron pasar por alto al nieto de Bedoya que no es dirigente nacional del PPC y ni siquiera había dirigido su carta a Beingolea, el presidente del partido que fue quien llevó la voz cantante en la negociación. El jueves 15, El Comercio de la reunión de una de las reuniones del PPC en las que acordaron la alianza. En uno de ellos, Marisol Pérez Tello, secretaria general del partido, dice: “no votaría por él [César Acuña], no me pregunten por qué, no es un tema de discriminación, eso viniendo de mi es imposible (…), yo soy profesora universitaria, desprecio el plagio.”

En otro audio Beingolea dice: “Yo prefiero aliarme con una persona que haga de payasa que con un ladrón”. La referencia última era a la alianza hecha con el partido de Alan García en el 2016 que fue gestionada por Lourdes Flores, quien se opuso a esta nueva alianza. Fueron pugnas y decires en una reunión íntima del PPC, que no debieron salir de allí sino hubieran sido grabadas por un dirigente traidor. De esa forma pragmática lo vieron, según mis fuentes, en el partido de César Acuña quien, añaden, hizo un gesto comentando el racismo de sus aliados renuentes. Tal comentario no sería nada forzado, si tenemos en cuenta que la propia Pérez Tello lo menciona como un fantasma que rondaba en el debate, para aclarar a continuación que lo descarta en su caso.

Mira: Marisol Pérez Tello en reunión del PPC: “Yo no votaría por César Acuña”

Una vez más, APP se tragó el sapo. ¿Por qué entonces el sábado lanzaron un comunicado declarando rota la alianza? Sucede que APP estaba muy entusiasmada con la presencia de Neuhaus en la plancha. En este punto, mis fuentes del PPC y APP difieren en matices pero son conciliables: del PPC me dicen que ellos nunca aseguraron que Neuhaus figurara, pero les consta que ese era el interés de APP y saben que el pepecista tuvo una conversación en privado con César Acuña donde, presumen que se comprometió a estar en la plancha. Mis fuentes de APP me dicen que para ellos era tácito que Neuhaus iría a la segunda vicepresidencia como un asunto esencial de la alianza y que incluso, Neuhaus les planteó ciertas condiciones –no me contaron cuáles- que APP las iba a cumplir.

Hasta que Neuhaus desapareció. Desde el viernes no le contestaba a los apepistas. Incluso me cuentan que Acuña llamó a Beingolea y este le dijo que Neuhaus tampoco le contestaba a él. Es más, me contaron que incluso se ha retirado de los chats grupales del partido. Tampoco me contesta, por cierto, cuando lo llamo. Las fuentes de APP dicen que Beingolea trató de salvar la alianza ofreciendo otras alternativas para la plancha, pero Acuña estaba muy molesto por la evidente declinación de Neuhaus, sin que lo hubiera llamado para explicarle porqué se echaba atrás.

Ahora, APP correrá sola buscando cuadros limeños para tapar el hueco del PPC. Luis Iberico era un cuadro natural para encabezar la lista por Lima, pero el breve tiempo que tuvo en el Congreso pasado como accesitario del defenestrado Edwin Donayre, lo hace inelegible. El PPC por su lado, también correrá solo, aunque no saben si Neuhaus evadirá una candidatura presidencial con su partido como evadió la de ser candidato a vicepresidente al lado de Acuña. La única alianza para el 2021 se rompió a la semana de estar inscrita.

Último minuto. Cuando estaba a punto de cerrar, Neuhaus envió este mensaje: “Mis decisiones corresponden a temas netamente personales y profesionales. Lamento mucho lo sucedido, no soy miembro de la Comisión Política del PPC y prefiero abstenerme de cualquier comentario que signifique profundizar más los problemas”.

Te puede interesar