Elena Conterno señala que en este CADE no se vieron temores relacionados a las elecciones congresales. (Foto: Hugo Pérez/GEC)
Elena Conterno señala que en este CADE no se vieron temores relacionados a las elecciones congresales. (Foto: Hugo Pérez/GEC)
Juan José Garrido

Director periodístico de El Comercio

juan.garrido@comercio.com.pe

Protagonista del discurso inaugural de 2019, , presidenta del Instituto Peruano de Administración de Empresas (IPAE), utilizó el espacio para enviar un mensaje contra la corrupción. Para ella, la inclusión es necesaria para el crecimiento del país.

—¿Cuáles son tus impresiones generales del evento?

Siento que era un contexto complejo, tanto a nivel económico como político, y a la vez con grandes retos para el país. Nos propusimos que se diera énfasis en CADE [al lema] “para todos”, para marcar que el país no va a lograr un desarrollo si sus beneficios no están llegando a todos. Si bien hay avances importantes en la reducción de la pobreza, hay serios problemas de calidad, de salubridad. El otro tema fue el descrédito de la clase empresarial [por] este tema lamentable de financiamiento opaco de los partidos políticos. Creo que existe una tensión entre aquellos que están pensando en el capitalismo consciente, en las empresas que generan valor para la sociedad, y otro grupo que siente que no, que eso le corresponde al Estado, que hay que hacer empresas competitivas, rentables, pagar impuestos y eso es suficiente. Creo que eso se ha marcado aquí y saludo que se hayan dado mensajes importantes en el tema de que tenemos que recuperar la integridad.

—Sin duda, algunos aportes, de manera tan informal, han dejado una sensación fea en el empresariado, más aún en un país tan informal; ahora, si los empresarios no aportan a las campañas, ¿cómo hacemos?

Yo creo que ha habido cambios importantes. Ya hace como dos o tres años que el financiamiento público no está solo en una norma. Más o menos se dan entre 12 y 14 millones de soles anuales a los partidos. Además, se ha prohibido la propaganda electoral en radio y televisión, salvo la franja electoral, lo cual sin duda va a tener un efecto en los costos de la campaña. De repente tiene que ser mayor el financiamiento [público], porque creo que los partidos políticos son necesarios.

—¿Pero está mal que los empresarios intervengan financiando? Es una manera de tercerizar la actividad política, ¿no?

Creo que es mejor que se contribuya a nivel de personas. ¿Por qué? Porque la empresa no solamente son los accionistas, tienes a tus colaboradores.

—En Estados Unidos (las empresas) pueden financiar campañas.

Puedes financiar, pero hay un tema del Business Roundtable. La empresa no solamente son los accionistas, sino se debe pensar en todos sus stakeholders, los trabajadores, los clientes, siento que compromete a todos. Creo que el voto es más personal que empresarial. Me parece más sano que quien contribuya sea la persona más que a nivel de la empresa. En todo caso, creo que sería bueno un mayor financiamiento público y que se puedan revisar las restricciones.

— ¿Qué opinión le merece el allanamiento de la fiscalía a la Confiep? ¿Es una muestra de trabajo contra la corrupción o desconfianza en los empresarios?

Como ha mostrado claramente la encuesta de Ipsos, el 66% de los asistentes a CADE respalda la actuación de jueces y fiscales en el combate a la corrupción. Todos debemos colaborar en las investigaciones del Ministerio Público. Sin embargo, es importante que en el combate a la corrupción, jueces y fiscales respeten la presunción de inocencia y el debido proceso, que son elementos fundamentales –y no accesorios– de Estados democráticos.

En la región hay convulsión. En Chile y Colombia se pone en disputa el modelo. ¿Cuál es la sensación de los empresarios respecto a ese ambiente?

Creo que hay tensión. Quedó evidenciada en la sesión de Chile y Ecuador. Por un lado, el expositor ecuatoriano resaltaba los riesgos de retroceder y, en buena cuenta, no crecer. Por el lado del expositor chileno, señalaba que sus temas eran los riesgos de no progresar, que es cuando tú estás avanzando, y si no estás pensando en cómo todos los ciudadanos se están beneficiando y tienen mejores oportunidades, se frena el desarrollo. Sin duda, me siento más en sintonía con lo presentado por el chileno. Tenemos retos enormes de transformar a la sociedad, de incorporar la integridad, de ser más inclusivos.

Elena Conterno. (Foto: Hugo Pérez)
Elena Conterno. (Foto: Hugo Pérez)

— En este conflicto de visiones entre quienes creen que el progreso debe estar más enmarcado en las reglas de libre mercado y los que piensan que el crecimiento tiene que convertirse en desarrollo en base a sostenes sociales, también tienes otro conflicto como lo demuestra Andrés Oppenheimer en su presentación sobre la robótica, la automatización. Nuestra regulación ni siquiera está pensada para el siglo XX. ¿Cómo hacemos con eso?

No tengo las respuestas. Sin duda, creo que los retos son grandes como tú dices. Sin duda, el crecimiento te reduce la pobreza, te genera empleo, te aumenta el presupuesto. Tenemos que incluir, no solo mejorar servicios, sino también de un cambio en las personas, en cómo nos miramos unos a otros. Encima está este tema como tú dices de la automatización, que puede afectar la competitividad hasta de las empresas peruanas. Empleos que hoy en día damos por sentado, pero que de repente en 10 años ya no van a estar, porque se volvieron obsoletos.



Es importante que en el combate a la corrupción, jueces y fiscales respeten la presunción de inocencia y el debido proceso, que son elementos fundamentales –y no accesorios– de Estados democráticos.

—Hace diez años crecíamos al 9%. Este año vamos a cerrar en 2,5%. ¿Dónde identifican el problema? ¿Son los factores externos como dice el gobierno?

Bueno, lo que señalan los especialistas es el tema de la productividad. Yo creo que nos hemos rezagado en hacer reformas y si no las hacemos, no avanzamos.

— Las reformas de segundo piso, ¿no?

Así es. Creo que sin duda es complejo hacer reformas, pero hay que hacerlas. El involucramiento ciudadano y la exigencia por mayores servicios pueden ayudar a empujarlas.

—No encontré eso en el mensaje del presidente . ¿Fue un mensaje atípico para CADE?

Más bien a mí me gustó el discurso del presidente. Lo sentí en sintonía con lo que se venía discutiendo. De hecho, creo que los temas de crecimiento han estado presentes, pero también los otros. La integridad, los servicios, la inversión, la infraestructura, la salud para todos. Sin duda el tema de hacer reformas y mejorar la productividad también es fundamental. Es un primer piso que necesitamos sí o sí.

—Pero no se espera en este año que viene, ¿no?

Creo que también parte de lo que ha señalado es el tema de la inversión pública que esperamos. Acaba de publicarse el decreto de urgencia sobre los proyectos. Vamos a escuchar también las medidas de la ministra de Economía. Pero ojalá que mañana de sorpresa salga publicada la norma sobre el tema de la agroindustria [no ocurrió].

—En el 2020 hay elecciones legislativas y en el 2021 hay elecciones generales. Da la sensación de que va a ser como una elección continua. ¿Avizoran riesgos?

El tema del que se está reflexionando es sobre las que vienen ahorita, que son las congresales. Pero creo que ante todo, el sentimiento presente es esta reflexión sobre la integridad. Los temores asociados al proceso electoral no es un tema que ha estado presente. Probablemente, estén mucho más presentes en el siguiente CADE, que es el típicamente electoral.



Creo que sin duda es complejo hacer reformas, pero hay que hacerlas. El involucramiento ciudadano y la exigencia por mayores servicios pueden ayudar a empujarlas.

—¿Pero los empresarios tienen la sensación de que hay un retorno al populismo?

Digamos, creo que en todos los países hay ese riesgo porque el crecimiento no es tan fuerte. Si no se dan los cambios, creo que esa desazón es aprovechada por candidatos populistas que justamente ofrecen todo y, lamentablemente, en la práctica terminan probablemente excediendo el gasto, desequilibrando las finanzas y dando medidas en función de la popularidad que lo que realmente beneficia al ciudadano. [Pero] insisto el gran tema en esta sesión de CADE ha sido la integridad, cómo debemos cambiar y creo que el gran reto es que la defensa del modelo se hace logrando que funcione.