Bruce: "El Congreso está esperando gestos que nos convenzan"
Bruce: "El Congreso está esperando gestos que nos convenzan"
Redacción EC

MARIELLA BALBI 

— Se denegó la confianza al Gabinete René Cornejo el pasado viernes…
No. El reglamento del Congreso indica que cuando hay votos rojos y verdes, no importa cuántas abstenciones [ámbar] haya porque no se cuentan. Pero si solo hay votos rojos o verdes y si el voto ámbar [abstención] es mayor se considera que hay un entrampamiento y que no hay una decisión tomada. En la primera votación del viernes pasado solo hubo votos verdes, pero la mayoría era ámbar. Se aceptó que el Congreso no había tomado una decisión. Por eso se pasó a una segunda votación, muy apresurada…
 
— Los votos ámbares (las abstenciones) significan que no hay una posición tomada…
Así es. Lo lógico es que continuemos debatiendo para convencer o no. Pero el presidente del Congreso, en media hora, repitió la votación y seis congresistas del nacionalismo votaron en rojo. Era una triquiñuela para decir: hay votos rojos, entonces los ámbares no cuentan. El presidente del Congreso reconoció que el Legislativo no había tomado una decisión. Desestimó la triquiñuela impulsada por Daniel Abugattás. La exposición del primer ministro fue muy floja. Parecía que su intervención final la había preparado el día anterior porque no tomó en cuenta las observaciones hechas en 10 horas de debate.
 
— Cornejo dijo que no aceptaría un gobierno paralelo, ¿no es importante?
Sí, pero no basta ello. La presencia de Nadine Heredia es muy fuerte y obvió cosas importantes como el sueldo mínimo, el de los ministros, la presencia de una ministra con secundaria y cuestionada. Normalmente el primer ministro comenta lo dicho por las bancadas y responde algunas inquietudes. Tampoco se refirió a acusaciones de corrupción a su persona…
 
— ¿De qué tipo?
Cuestionamientos de que tiene una compañía a la cual sigue vinculado y que contrató con el Estado mientras fue ministro. Es una acusación seria que ni siquiera contestó. No te puedes zurrar así en el Congreso. Tienes que rendir cuentas si eres hombre público. Súmele que en la víspera el presidente acusó a los medios y a la oposición de realizar una campaña “asquerosa” contra su esposa, dándole a entender al país que no va a cambiar nada. Cuando el país entero, lo dicen las encuestas, rechaza la injerencia de su esposa en el gobierno, linda con lo anticonstitucional.
 
— Entonces el Congreso no le ha dado la confianza ni se la ha denegado, ¿qué pasará hoy?
El Congreso está esperando gestos del gobierno que nos convenzan. Por ejemplo reconocer que ha habido un exceso en el rol de la primera dama. No tener en el Gabinete a una ministra que usó el cargo para beneficiarse, incrementar el salario mínimo, reducir el sueldo de los ministros. Nadie espera que todo esto sea resuelto para hoy lunes. Pero el primer ministro no ha respondido a ninguna.
 
— ¿No es un chantaje al gobierno: o haces esto o te obstaculizo?
No. Es una lección que le da el Congreso al presidente de la República para que sepa que no estamos en una monarquía donde gobierna la familia, el rey y la reina, sino en una democracia donde el poder está compartido con el Congreso. Este, es elegido por el voto popular, le hace el contrapeso, lo frena. El presidente no puede hacer lo que le da la gana.
 
— ¿Es un rehén de la oposición?
No. La Constitución le ha puesto un pare y el Congreso actúa de acuerdo a esta. No se ha tirado abajo el Gabinete. Ha dicho: hay cosas que no aceptamos y preguntas no respondidas.
 
— ¿Esperan gestos del Ejecutivo antes de la votación de hoy?
Sí, uno por lo menos. Él ha declarado que estamos generando inestabilidad, entonces debió nombrar un Gabinete sin gente cuestionada. 
 
— El presidente afirma que su esposa no tiene nada que ver, que se vea el interés nacional y que el trasfondo es una lucha electoral.
Ilustrativas sus declaraciones. O no ve, o no entiende que el problema de fondo es que la oposición no acepta que una persona no elegida por el voto popular realice funciones que le corresponden al presidente.
 
— ¿Ayuda a encontrar una solución?
No. Le mete más presión a la situación. El Partido Nacionalista dice que se debe dialogar pero no sobre temas que vayan en contra del interés nacional. Quién decide qué va en contra. La injerencia de la primera dama no ayuda a ese interés.

— Humala ha pedido también que la votación se aclare, no quiere ambigüedades.
El mensaje del Congreso ha sido: lo que hemos escuchado no nos ha convencido. Eso da tiempo para que el primer ministro vaya hoy a la sesión del Congreso. No es obligación, pero ampliaría su discurso y a ver si incluye las cosas que omitió en su intervención final.
 
— El Gabinete ha presentado su renuncia.
Me parece bien, por dignidad. Pero mientras tanto siguen siendo ministros. El primer ministro puede ir a debatir, señalar qué cosas nuevas ha visto este fin de semana, a ver si el Gobierno se explica mejor. Cuáles son los límites del accionar de la primera dama. Es inmoral duplicarse el sueldo y no tocar el sueldo mínimo.

— Cada partido tiene su reclamo, cómo satisfacerlos…
Hay puntos en común: el tema de la primera dama es el fundamental y el más preocupante. Ya tuvimos una persona que ejerció funciones fuera de la Constitución, terminó mal. No digo que ella sea Montesinos, pero mire en lo que podríamos acabar si no paramos a tiempo.
 
— ¿El gesto sería reglamentar el papel de la primera dama?
Por lo menos una declaración de que ha habido un exceso y que van a tratar de enmendar. Un cambio de discurso. No es solo un tema de la oposición, lean las encuestas. La democracia es conversar, si no te gusta, no postules a un cargo público.

— Heredia es presidenta del partido…
Entonces que despache en la avenida Arequipa, en su local, no en Palacio. Hace un mes que es presidenta del partido y esto viene de antes. Nunca ha dicho: en mi condición de presidenta del partido opino esto, aunque todos sabemos que el partido no existe (ríe). Sí declaró: el sueldo mínimo no es prioridad. Y el ministro Castilla sostiene que es el principal puntal dentro del Gabinete. Castilla pide voto de confianza y ni siquiera entiende el ordenamiento constitucional.
 
— ¿Hoy lunes pueden votar y continuar la abstención (ámbar)?
Depende de los gestos que haga el Ejecutivo en convencer a la oposición de que este Gabinete merece el beneficio de la duda. Ninguna bancada fue contactada para este voto de investidura. Y hay bancadas que son muy ‘abiertas’ en apoyar al Gobierno, se las acusa de satélites. Recién conversaron a las 4 p.m. cuando vieron que no tenían los votos. No tienen operadores políticos.
 
— ¿Por qué no votaron rojo?
Porque se cree que hay algunos ministros que merecen el beneficio de la duda.
 
— Si hoy se repite la misma votación…
Se tendría que votar el martes, suponemos que el Gobierno ha trabajado el fin de semana. Habrá conversado con las bancadas, cedido en algo. Hay plazo hasta el 24 de marzo.
 
— El presidente está pidiendo rapidez, hay inestabilidad.
Está en su decisión obtenerla, tiene que hacer gestos y dejar campañas caprichosas. El presidente crea la inestabilidad. En democracia se tiene que ceder. Si es así conseguirá los votos. Requieren 11 votos verdes más.
 
— Es consciente de la fragilidad de la situación, el Gabinete ha renunciado…
Totalmente, esto tiene que resolverlo rápidamente. La bola está en la cancha del Ejecutivo.

Lee la entrevista completa en la edición impresa de hoy