Desde el año pasado, los congresistas están obligados a presentar una declaración jurada de intereses (DJI) donde transparenten las empresas en las que tienen participación. Un cruce de información entre sus declaraciones y la base pública de la Sunat permite conocer que las empresas de al menos 12 congresistas registran deudas coactivas a la fecha.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más