Pese a la cuarentena por el coronavirus- el Congreso realizó más de una sesión plenaria. (Foto: Congreso de la República)
Pese a la cuarentena por el coronavirus- el Congreso realizó más de una sesión plenaria. (Foto: Congreso de la República)
Martin Hidalgo Bustamante

Jefe de la Unidad de Periodismo de Datos

martin.hidalgo@comercio.com.pe

Los congresistas del se resistieron, durante sus tres semanas iniciales, a suspender actividades y las primeras consecuencias son tres de sus miembros con resultados positivos en las pruebas de

dio a conocer su resultado positivo -sin especificar si fue a través de prueba rápida o molecular- el lunes 7, mientras que hizo lo propio el jueves 9, y Felipe Castillo (Podemos, Lima), el viernes 10.

Movilización sin límites

Los tres legisladores contagiados realizaron sus actividades con total regularidad, pese al estado de emergencia dictado por el gobierno. Gracias a su prerrogativa de congresistas, no hicieron caso a la cuarentena y no solo realizaron actividades dentro de la sede parlamentaria, sino también fuera de ella.

Leslye Lazo explicó que no asistía al Congreso desde el 26 de marzo y que presentó síntomas desde el 2 de abril.

“En ese sentido, no creo que haya sido en el Congreso de la República, más bien creo que me he podido infectar en alguna de las actividades que he venido haciendo como congresista”, refirió en RPP Noticias. La parlamentaria estuvo repartiendo víveres en varios distritos de Lima, incluido San Martin de Porres, donde su esposo Julio Chávez (Acción Popular) es alcalde.

A diferencia de Lazo, Fernando Meléndez sí asistió a la última sesión plenaria del viernes 3 de abril. El legislador loretano estuvo presente durante la jornada que duró poco más de 10 horas con la aprobación de tres normas, entre ellas la autógrafa que permite el retiro del 25% de los fondos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Además, participó en las tres Juntas de Portavoces realizadas la semana pasada, en su calidad de vocero de APP.

Meléndez no solo estuvo en el recinto parlamentario. En su Facebook posteó imágenes de un viaje a su región Loreto, a finales de marzo. “La medida dispone realizar compras directas de equipos de protección personal y la activación de un puente aéreo para el traslado de la cadena logística de los materiales de bioseguridad, a los 2 centros [hospitales] de referencia”, escribió en su publicación.

Los 21 colegas de Meléndez en la bancada de Alianza para el Progreso ahora están a la espera de poder realizarse una prueba molecular para descartar que también hayan sido contagiados.

Felipe Castillo también participó de actividades, junto a Leslye Lazo, en San Martin de Porres. Según documentos obtenidos por este Diario, Castillo participó como veedor de la adquisición de las canastas básicas familiares por parte del alcalde Julio Chávez, esposo de la parlamentaria Lazo quien también ha dado positivo en la prueba de Covid-19. Esta actividad se llevó a cabo el pasado 31 de marzo.

Tres días después, Castillo asistió a la sesión plenaria “desconcentrado”. Según su propio testimonio, empezó a sentir síntomas recién el lunes 6, día en el que se hizo la prueba y arrojó positivo. Recién desde entonces, el legislador de Podemos ha decidido respetar la cuarentena.

Los congresistas no son los únicos contagiados. Hasta la fecha, tres trabajadores del Parlamento 2020-2021 han dado positivo en la prueba rápida para COVID-19. Según publicaciones del propio personal legislativo, el primer caso -cuyo nombre se mantiene en reserva- se encuentra internado.

Tras conocerse este caso, a inicios de esta semana, el Congreso suspendió la instalación de las comisiones que empezaría desde el martes con el grupo especial de seguimiento al accionar del gobierno frente al coronavirus. Ese mismo martes, el presidente del Congreso, Manuel Merino (Acción Popular, Tumbes), ordenó la segunda fumigación en lo que va de su mandato.

Tanto Merino como sus tres vicepresidentes se realizaron la prueba rápida y dieron negativo. La instalación de las comisiones, según explicó el segundo vicepresidente Guillermo Aliaga, están en stand by debido a que la mayoría se legisladores -principalmente, los presidentes de comisión- se resisten a que la votación y su ceremonia de juramentación se realicen de manera virtual.

Tanto Manuel Merino como sus tres vicepresidentes se realizaron la prueba rápida y dieron negativo (Foto: Congreso)
Tanto Manuel Merino como sus tres vicepresidentes se realizaron la prueba rápida y dieron negativo (Foto: Congreso)

Hasta la fecha, solo los cuatro miembros de la Mesa Directiva y los nueve portavoces han culminado el curso de inducción para sesionar virtualmente a través de la plataforma de Microsoft Teams. Lo que se evaluaba, hasta esta semana, es realizar un pleno virtual solo con portavoces que lleven el voto nominal de cada miembro de su bancada para los temas a discutir.

La gran pregunta es: ¿por qué no se aplicó esto la semana del viernes 3 donde el Congreso sesionó de manera presencial por tercera vez? A nivel regional, solo México y Perú

PaísModificación normativaTipo¿Ya lo aplicó?Instancia en la que se aplicó
PerúSesiones virtualesNoNinguna
BrasilDeliberación remotaPleno y comisiones
ChileMedios telemáticosPleno y comisiones
ArgentinaNoSesiones virtualesComisiones
ColombiaSesiones virtualesComisiones
EcuadorSesiones virtualesPleno y comisiones
ParaguaySesiones virtualesPleno y comisiones
MéxicoNoMantienen sesiones presenciales--

¿Y las sesiones virtuales?

Desde el jueves 26 de marzo, los congresistas estaban habilitados para realizar un pleno virtual. Hasta ese momento, la excusa para sesionar presencialmente era que no tenían un marco legal que le permitiera al pleno tomar decisiones de manera virtual. Sin embargo, una vez que aprobaron una modificación a su reglamento, volvieron a reunirse presencialmente ocho días después.

“No se entiende bien la razón de la última sesión presencial [la del viernes 3 de abril]. La sesión donde aprobaron la modificación [jueves 26 de marzo] para poder sesionar virtualmente sí tenia sentido, pero después de ella ya no era necesaria”, sostuvo Percy Medina, jefe de IDEA Internacional en Perú.

Para Medina, todas las sesiones que tenga el Congreso de acá en adelante deberían ser virtuales, tanto en el pleno como en comisiones.

“El Congreso peruano debe establecer mecanismos para labores como la de control político. Si deben citar a un ministro para que explique una norma, van a tener que buscar la forma de que esta sea virtual. Van a tener que encontrar mecanismos para sesionar virtualmente si no quieren estar paralizados o tener a la mitad de congresistas enfermos”, apuntó el especialista en temas parlamentarios.

La sesión presencial del viernes 3 se realizó pese a que ya tenían marco normativo para reunirse virtualmente y pese a que ya varios congresistas habían demostrado que no cumplían con las medidas básicas de prevención como el distanciamiento o el uso de mascarillas y guantes de protección.

En el bloque de Acción Popular, sus 17 miembros estaban sentados codo a codo en sus curules, solo protegidos por las mascarillas. (Foto. Congreso)
En el bloque de Acción Popular, sus 17 miembros estaban sentados codo a codo en sus curules, solo protegidos por las mascarillas. (Foto. Congreso)

En la víspera de la sesión del 26 de marzo, la Junta de Portavoces acordó que solo asista la mitad de los miembros de cada bancada. Esto con el objetivo de solo contar con 70 miembros en el hemiciclo y así guardar las medidas de distancia recomendadas por el Ministerio de Salud. Pese al acuerdo, a la sesión asistieron 77 parlamentarios y las bancadas tuvieron un .

Si tomamos en cuenta que el Frente Amplio no asistió a la sesión y el Partido Morado solo llevó a 2 de sus 5 integrantes, el pleno debió contar con la presencia de solo 61 parlamentarios. Es decir, 16 legisladores asistieron pese a que no debían hacerlo.

A la sesión del viernes 3 de abril se le llamó el “pleno desconcentrado”, debido a que los 130 parlamentarios no estarían juntos en el hemiciclo, sino que cada bancada tendría una sala especial de espera. Al debate solo entrarían los legisladores que se inscribieran como oradores.

Solo en el debate de la norma que permite el retiro del 25% de los fondos de las AFP fueron en total 47 los oradores que tomaron la palabra y, según pudo identificar este Diario en las grabaciones, solo tres legisladores cumplieron con portar mascarillas y guantes mientras daban sus intervenciones en el hemiciclo del Congreso. La gran mayoría portaba solo las mascarillas, pero la gran parte del tiempo la tenían colgada del cuello como un simple accesorio. El mismo presidente Manuel Merino, al inicio de la sesión, no contaba, ni con mascarilla ni con guantes, y al final de la sesión se dio un abrazo con su colega Martha Chávez (Fuerza Popular, Lima) tras un cruce de palabras que tuvieron durante la sesión. En tanto, el viernes 10, Merino decidió viajar a Tumbes para sumarse a las actividades realizadas por el Poder Ejecutivo en su región.

El instante donde el presidente del Congreso, Manuel Merino, deja a un costado el papel donde uno de sus vicepresidentes había escrito, unos minutos antes, la propuesta para donar el 50% de sus salarios.
El instante donde el presidente del Congreso, Manuel Merino, deja a un costado el papel donde uno de sus vicepresidentes había escrito, unos minutos antes, la propuesta para donar el 50% de sus salarios.

La resistencia de los congresistas del periodo 2020-2021 para cumplir las medidas de prevención se notó desde su primera sesión plenaria del lunes 16 de abril, durante el primer día del estado de emergencia. Pese a que miembros del Ministerio de Salud dieron indicaciones, los parlamentarios se saludaba y abrazaban normalmente. “Lo primero que debe hacer el presidente Merino ahora es hacer funcionar el reglamento ya aprobado. Los contagios pueden aumentar y no solo está en juego la salud de los congresistas, sino también de los trabajadores”, refirió el especialista parlamentario Alejandro Rospigliosi.

Para Rospigliosi, es urgente que el Parlamento pueda empezar su trabajo en comisiones, de manera virtual, para que no se continúe aprobando normas sin el debido estudio técnico.

¿Cómo se contagia el coronavirus?

Covid-19 se contagia por el contacto de una persona sana con otra que esté infectada. Esta enfermedad se propaga de persona a persona mediante las gotículas procedentes de la nariz o boca cuando el que se encuentra enfermo tose o exhala.

En muchos casos, estas gotículas caen sobre objetos o superficies, que después tocan otros individuos y se llevan a la nariz, ojos o boca cuando pasan sus manos por la cara.

¿Cómo prevenir la propagación del coronavirus?

  • Para reducir la probabilidad de contagio existen varias maneras. Las principales son:
  • Lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos y usar alcohol o gel desinfectante.
  • Mantenerse a una distancia mínima de 1 metro de cualquier persona.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, debido a que las manos al palpar muchos objetos y superficies pueden recoger el virus.
  • Mantener una buena higiene respiratoria: si tose o estornuda deberá cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel, que deberá desecharse de inmediato.
  • Permanecer en casa si no se encuentra bien. En caso tenga fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención médica y siga las instrucciones que le de personal de salud.

TE PUEDE INTERESAR