Cuatro candidatos tienen más de 50% de antivoto. (Foto: GEC)
Cuatro candidatos tienen más de 50% de antivoto. (Foto: GEC)
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La reciente encuesta de revela que cuatro candidatos de las próximas tienen un alto antivoto: Ollanta Humala (73%), Keiko Fujimori (71%), César Acuña (62%) y Julio Guzmán (52%).

El rechazo al líder del Partido Morado es el que más ha subido desde diciembre del año pasado: siete puntos porcentuales, según el estudio.

MIRA: Elecciones 2021: ONPE publica diseño definitivo de la cédula de sufragio

Asimismo, el antivoto de George Forsyth, quien aspira la Presidencia con Victoria Nacional, también subió seis puntos, pero permanece en el primer lugar de las preferencias.

Encuesta El Comercio Ipsos
Encuesta El Comercio Ipsos


Las preferencias del electorado a 3 meses de la primera vuelta

Por otro lado, la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, pasó al segundo lugar al subir a 8%, en tanto que Guzmán bajó un punto, Verónika Mendoza (Juntos por el Perú) se mantiene, mientras que Yonhy Lescano (Acción Popular) y Hernando de Soto (Avanza País) ingresan a la disputa.


Encuesta El Comercio Ipsos
Encuesta El Comercio Ipsos

Para el politólogo Omar Awapara, el antivoto es un castigo al pasado de los postulantes y marca el límite de su crecimiento en las encuestas.

A continuación su análisis:

Las preferencias son sobre el futuro; el antivoto, sobre el pasado

Las preferencias del voto te dicen que nadie convence. Lo que te dice el antivoto es “de lo que ya vi, no, gracias”. El antivoto es sobre el pasado. Al final de cuentas, la gente evalúa y ha castigado duro a la gente que ha estado en el poder. Eso marca mucho el límite de lo que pueden crecer estos candidatos.

El antivoto genera sorpresa. El antivoto de Keiko Fujimori sube de 69% a 71%, pero también tiene un alza en el voto. Tiene espacio para crecer . Es una de las pocas figuras que quedan de campañas pasadas y es la única de la que se puede decir que tiene un voto duro. Su tendencia al alza puede ser reflejo de ese voto duro, pero tiene techo, que es el antivoto.

Ollanta Humala y Fujimori arrastran haber sido protagonistas de campañas anteriores, como presidente o protagonista del enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Legislativo. Son los embajadores, representan ese período marcado por la corrupción.

En el caso de Julio Guzmán, asumo que el antivoto crece 7 puntos porque la gente está viendo al Partido Morado como un partido de gobierno. También cae la intención de voto del Congreso. Probablemente tenga que ver con que el presidente Francisco Sagasti proviene del PM, y de repente la gente esperaba un cambio más significativo. O quizás sea una respuesta a las dificultades que tuvo el gobierno para articular una respuesta frente a los reclamos del sector agroexportador.

George Forsyth logra mantener pero no convencer, y su silencio no le ayuda a extender la diferencia con los que le siguen. Solo se pronuncia cuando está muy apremiado, pero tarde, y no logra sintonizar mucho. Que su antivoto crezca, en 6 puntos, muestra que no es una táctica sostenible.

En general, hay algunos candidatos que van desmarcándose del pelotón, van ganando fuerza en torno al 4%, 5%. Forsyth está arriba, hay un grupo de segundos y uno de terceros, por donde empiezan a aparecer De Soto, que asoma por el nivel socioeconómico A, y Lescano.

También es importante la marca partidaria. Eso queda claro cuando ves la intención de voto del Congreso, en la que Acción Popular está primero, pese a todo lo que pasó el año anterior. Probablemente la gente termine votando por una marca y eso favorezca a partidos con más recordación, como Acción Popular, PPC o Somos Perú.

La gente está esperando tener más información y ver los debates de los dos o tres candidatos por los que podría votar. La información que tenemos como electores es poquita; la campaña no termina de prender.

TE PUEDE INTERESAR: