Juan Sheput, quien hoy se incorpora a la campaña presidencial de César Acuña, antes lo tildó como una persona "con problemas éticos" (Foto: Archivo El Comercio)
Juan Sheput, quien hoy se incorpora a la campaña presidencial de César Acuña, antes lo tildó como una persona "con problemas éticos" (Foto: Archivo El Comercio)
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

-exministro del efímero gobierno de Manuel Merino, excongresista y exdirigente político- ha tenido un recorrido amplio a lo largo de su vida política y hoy -a menos de un mes de las elecciones generales- es el nuevo jale y de (), según lo anunció su líder .

Antes de ello, Sheput militó en Perú Posible, postuló por Peruanos Por el Kambio y actualmente aparece en la página Infogob del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) como afiliado del Partido Contigo. Algunos expresidentes como Alejandro Toledo y Pedro Pablo Kuczynski, recibieron su férrea defensa.

El político usó sus redes sociales para confirmar su respaldo a César Acuña, aseverando que “una circunstancia tan compleja como la que atraviesa el país exige que los políticos planteemos posición”.

MIRA: “Cuellos Blancos del Puerto”: fiscales del caso tienen 26 aspirantes a colaboración eficaz

Y agregó que, decidió apoyar a Acuña Peralta por considerar que “está entre las mejores opciones para la presidencia del país”.


(Infogob del JNE)
(Infogob del JNE)


Sin embargo, años atrás, no decía lo mismo sobre el político norteño, durante la campaña electoral del 2016, el flamante jale de César Acuña aseguraba en Canal N, que este era un “improvisado” y que su gestión en La Libertad “era un desastre”.

“Hay varios improvisados. Cesar Acuña, Julio Guzmán que hasta ahora no han mostrado equipos de gobierno”, exclamó el entonces candidato al Congreso por Peruanos por el Kambio (a partir del minuto 7 del video).

Cuando se le preguntó directamente por Acuña, respondió: “improvisado porque puedes tener mucha trayectoria, pero poca experiencia, porque si vemos el resultado de su gestión es calamitoso. El hecho que haya pasado por la administración pública no garantiza que haya calidad en su gestión, lo que ha garantizado es la evidencia que podemos ver que los índices de criminalidad se han disparado en La Libertad, que la pobreza sigue siendo un problema y que no hay desarrollo en la infraestructura (…) si lo vamos a juzgar por lo que ha hecho en la gestión pública evidentemente es un desastre”.


También espetó duras críticas contra César Acuña en medio de los cuestionamientos que se le hizo al líder de APP por el presunto plagio de la tesis que presentó ante la Universidad Complutense de Madrid (España).

En enero del 2016, por ejemplo, Sheput Moore sostuvo que Acuña, a percepción de la sociedad, no tenía capacidad moral.

“No tiene la capacidad moral para ser presidente y debería declinar a su candidatura”,

Su pensamiento también fue refrendado el mismo día en , donde aseguró que, “lamentablemente el señor César Acuña tiene problemas éticos”.

Tenemos que pensar en nuestro país, y uno de los problemas es que una persona que parte de algo endeble en lo ético, va tener poca legitimidad para sus actos de gobierno”, expresó Sheput.

Los meses siguientes, las críticas contra Acuña y sus cuestionamientos éticos, continuaron por parte de Sheput, que incluso usó su cuenta de Twitter para expresarlas.

También lo dijo en a Perú21, que “él (Acuña) insiste en su mentira. Eso no es ningún error, es plagio”.

Consultado por El Comercio sobre sus críticas a Acuña, Sheput respondió que ese es “un asunto cerrado”, y que en política las declaraciones “son del ámbito de la coyuntura, así que no tiene que ver absolutamente nada con el presente”.

Añadió que su posición se vió “alimentada por los comunicados que han venido por los propios interesados, en este caso las universidades españolas y locales de que no ha habido una situación de plagio como tal”.

VIDEO RECOMENDADO

Daniel Salaverry se defiende de denuncia constitucional
El candidato presidencial de Somos Perú, Daniel Salaverry, consideró que la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso es utilizada como “arma de venganza política”