Lourdes Flores Nano, lideresa del PPC, afirma que el partido debe entrar en una renovación independientemente de los resultados del 2021. La agrupación viene de recientes reveces electorales en el 2016 y 2021, con cero escaños obtenidos. Postula con candidato presidencial propio después de casi 40 años, puesto que recurrió constantemente a las alianzas. (Foto: Alberto Valderrama / GEC)
Lourdes Flores Nano, lideresa del PPC, afirma que el partido debe entrar en una renovación independientemente de los resultados del 2021. La agrupación viene de recientes reveces electorales en el 2016 y 2021, con cero escaños obtenidos. Postula con candidato presidencial propio después de casi 40 años, puesto que recurrió constantemente a las alianzas. (Foto: Alberto Valderrama / GEC)
René Zubieta Pacco

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Aunque afirma que su ciclo electoral ha concluido, sigue ligada a la política y no es ajena a la campaña del rumbo a las elecciones generales del 2021. Dice mirar al 11 de abril con optimismo y sostiene que el candidato presidencial es una figura que representa la renovación.

PARA SUSCRIPTORES: APRA, PPC y AP: Cómo llegan los partidos históricos a las Elecciones 2021

Sin embargo, reconoce que independientemente de los resultados, el PPC debe hacer un esfuerzo para adecuarse a los nuevos tiempos. Ello implica, según señala, sincerar el padrón de afiliados, pensar en nuevas formas de organización y construir un proyecto a futuro, pero sobre las raíces ideológicas del partido.

PARA SUSCRIPTORES: Covid-19: Cuando los candidatos se acercan más de la cuenta y qué medidas tomar ante las campañas con riesgo viral

¿Cómo llega el PPC a las elecciones del 2021 y cuáles son los retos?

Lo inmediato es participar respaldando con la mayor fuerza a nuestro candidato, que es el actual presidente Alberto Beingolea, y al grupo de candidatos al Parlamento que lo integran. Pasadas las elecciones, entre primera y segunda vuelta hay un desafío para todos, partidos históricos y no. En torno a las dos opciones que lleguen a segunda vuelta, hay que brindar el máximo respaldo a aquella con la que haya más afinidad. Pero procurar construir las bases de un gobierno más convocante. Creo que la fragmentación va a ser muy grande. La tercera etapa, independientemente del resultado que tengamos, que espero sea el más auspicioso, es que el partido tiene que entrar a un proceso de clara renovación y relanzamiento. Ha llegado la hora de, aprovechando la nueva ley de partidos, de ir a un partido más pequeño en su número real de militantes, pero militantes comprometidos. Cuarto tema, se tendrá que proyectar un nuevo liderazgo refrescante para los años venideros. El reto es que el liderazgo siga renovándose, eso hace una institución duradera.

¿Qué implica esa adecuación en cuanto a lo ideológico y el alcance del partido?

El pensamiento social humanista es cristiano, la concepción cristiana del hombre, y la economía social del mercado, que son los dos pilares de nuestro pensamiento, tienen plena vigencia en este tiempo. Tienen que adecuarse a un mundo que ha cambiado tanto, por supuesto. La última encíclica papal que trae una reflexión sobre el capitalismo y la globalización, sin negarlas, por tanto afirmándolas, piensa y reflexiona para este nuevo tiempo. Esa es la misión de un partido histórico también. El partido tiene que tener un debate muy profundo y valedero de cómo esas raíces se van adecuando a este nuevo tiempo, y de esa manera le damos una frescura al pensamiento.

El PPC intentó conformar una coalición con APP, pero no funcionó...

No solo con APP, fue una opción. Hubo varios intentos, dialogamos con mucha gente. En el caso de APP son públicas las circunstancias. Pero hemos intentado varias y creo que ha primado la percepción legítima de quienes aspiraban a la presidencia de poder concretar un proyecto más distante de los partidos tradicionales. Ha primado la idea de querer mostrarse como algo nuevo, distinto y no tender puentes con otros. Hay una búsqueda de una renovación, me parece válida, pero es lo que primó.

¿Cómo lograr una adhesión ciudadana a nivel nacional?

Se está haciendo el esfuerzo con una figura que representa una renovación. Nuestro candidato interpreta el sentimiento de renovación que hay en la política. Es una figura que nunca ha postulado a la presidencia de la República, ha sido parlamentario, tiene experiencia, es un hombre de comunicaciones. Estamos interpretando ese sentimiento de renovación con nuestras listas y fórmula presidencial. Este año ha sido de oportunidades perdidas, esperamos poder brindarle a la ciudadanía la certeza de que el PPC representa una oportunidad de retomar la vida nacional en todos los campos, el económico para comenzar, pero también el político, social, el liderazgo.

"Es una figura que nunca ha postulado a la presidencia de la República, ha sido parlamentario, tiene experiencia, es un hombre de comunicaciones", dice Lourdes Flores Nano sobre Alberto Beingolea, candidato presidencial del PPC. (Foto: David Vexelman / GEC)
"Es una figura que nunca ha postulado a la presidencia de la República, ha sido parlamentario, tiene experiencia, es un hombre de comunicaciones", dice Lourdes Flores Nano sobre Alberto Beingolea, candidato presidencial del PPC. (Foto: David Vexelman / GEC)

¿Qué ha pasado para que el PPC postule en los procesos generales de las últimas décadas siempre con alianzas?

El 2001 y 2006 yo encabecé alianzas, fue alguien del partido; en el 2011 y 2016, las cosas variaron y pensamos que en ese momento era mejor respaldar otra candidatura. Las alianzas no son algo que se valore suficientemente en el Perú. La decisión responde siempre a la coyuntura electoral. Yo sí creo que una democracia madura necesita que hayan algunos entendimientos un poco más duraderos. Pero ya reinventaremos nuestra propia vida política a la luz de los resultados del 2021.

¿No ha mermado al partido el estar constantemente en alianzas y no tener un liderazgo pleno?

Eso depende del cristal con que se mire. Por supuesto, hay gente al interior del partido que es muy crítica con las alianzas y, en general, considera que no es una buena decisión. No es mi punto de vista, creo que salvo si eres un partido que domina el espacio político, entonces no tiene sentido buscar. Creo que en el Perú lo que hay es espacios políticos y hay que buscar puentes entre quienes son afines. Esta elección es una demostración de que no siempre eso es querido. He aprendido también del 2016 la lección, creo que la alianza con el Apra no gustó internamente ni a nuestro electorado. Aunque yo estaba convencida de ella, reconozco que no fue una decisión correcta, porque a nuestro electorado no le pareció razonable tender puentes hacia una fuerza que no era afín.

En el 2021 vamos a ver también qué partidos sobreviven. En el caso del PPC, ¿se considera un escenario en donde se pierda la inscripción?

Cuando uno comienza una batalla electoral no puede pensar en negativo, mi mente es muy positiva. Puedo asegurar que el Partido Popular Cristiano es una institución duradera. Creo firmemente que, independientemente del resultado electoral por el que soy optimista, el partido tendrá un compromiso para con el país permanente. Y ese es el deber de las generaciones que seguimos respecto de la generación fundadora. Hay PPC para rato.

"He aprendido también del 2016 la lección, creo que la alianza con el Apra no gustó internamente ni a nuestro electorado", sostiene Lourdes Flores sobre la Alianza Popular conformada con el Apra y Vamos Perú para los anteriores comicios generales. Los partidos pasaron raspando la valla y solo resultaron electos 5 legisladores apristas. En la imagen aparece con el fallecido expresidente Alan García, su otrora rival. (Foto: Percy Ramírez / GEC)
"He aprendido también del 2016 la lección, creo que la alianza con el Apra no gustó internamente ni a nuestro electorado", sostiene Lourdes Flores sobre la Alianza Popular conformada con el Apra y Vamos Perú para los anteriores comicios generales. Los partidos pasaron raspando la valla y solo resultaron electos 5 legisladores apristas. En la imagen aparece con el fallecido expresidente Alan García, su otrora rival. (Foto: Percy Ramírez / GEC)

¿Cuál va a ser su rol en la campaña?

Mi tarea desde hace algún tiempo ya en el partido es apoyar en todo aquello en lo que pueda ser útil. Soy consciente de que la vida política tiene ciclos. Cuando el resultado del 2016 fue tan adverso, al día siguiente le entregué una carta al doctor Luis Bedoya Reyes [fundador del partido] en la que le hice saber que en mi concepto mi ciclo electoral había concluido. He cumplido un ciclo muy feliz y muy orgullosa de lo que he hecho. Reconozco que hay figuras que representan esa renovación que la ciudadanía está esperando y es a ellas a quien apoyaré hoy, ayudaré después y procuraré que surjan nuevos liderazgos. Mi tarea es procurar transmitir mi experiencia y apoyar con el mayor desinterés a las figuras jóvenes que son las que representan el cambio en el partido.

No la veremos en eventos públicos, pero sí internamente será una consultora de los candidatos, habrá reuniones internas…

Como una militante y activista permanentemente. El rol protagónico en una campaña lo tienen los candidatos, yo no soy candidata a nada. Mi tarea es apoyar en todo lo que se me necesite, estar siempre al pie del cañón y con mayor razón cuando las circunstancias sean difíciles, si es que lo llegaran a ser. Son tres etapas. La inmediata, competir con entusiasmo; la de abril a junio, que seamos capaces de tener entendimientos y la construcción de un gobierno más convocante para sacar al país adelante; y tres, internamente a partir de abril o junio, la tarea de proyectar un partido renovado para el siglo XXI en militancia real y organización. Las bases y las raíces siguen siendo las mismas, el PPC tiene que reafirmarse en su posición del humanismo cristiano y la economía social del mercado. Pero que hay que pensar la nueva realidad, cómo no.

VIDEO RECOMENDADO:

Jim Mamani y César Combina discuten en el pleno del Congreso

Jim Mamani y César Combina discuten en el pleno
Congreso