Luego de que este Diario pidió los descargos de George Forsyth, desde el gimnasio empezaron a contactar a algunos denunciantes para una supuesta devolución del dinero. (Foto: Randy Reyes)
Luego de que este Diario pidió los descargos de George Forsyth, desde el gimnasio empezaron a contactar a algunos denunciantes para una supuesta devolución del dinero. (Foto: Randy Reyes)
Delsy Loyola Jorge

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Abandonado y sin gente. Así luce hoy el gimnasio VO2, un centro de entrenamiento ubicado en el Jockey Club que el actual candidato presidencial de , , fundó y empezó a dirigir en el 2012. El Comercio ha podido documentar nueve casos de personas que se inscribieron en este local poco antes de que se ordene la primera inmovilización obligatoria por el COVID-19, en marzo del 2020, pero que hasta ahora no han recuperado el dinero invertido por un servicio que no usaron. Hay al menos ocho denunciantes más que prefieren mantenerse en reserva.

El gimnasio, o “Inversiones F.B.G” como figura en su razón social, ha declarado ante Sunat la suspensión de sus actividades. La compañía todavía figura a nombre de como accionista mayoritario; de Ricardo Bernales, quien fue designado como apoderado; y del empresario Marco Gómez. En Sunarp no hay registro de ningún cambio desde su creación. El candidato también ha declarado en su hoja de vida ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) que fue gerente general hasta el 2020.

En esta empresa también participó Renzo Navarro, quien fue su “gerente general adjunto” y, como reveló este Diario, en la Municipalidad de La Victoria. Según contaron los socios inscritos, Navarro se encargaba de algunos temas logísticos y, en ocasiones, él coordinaba las matrículas de los miembros.

George Forsyth y Renzo Navarro en las instalaciones del gimnasio VO2. (Foto: Facebook)
George Forsyth y Renzo Navarro en las instalaciones del gimnasio VO2. (Foto: Facebook)
Conversación de VO2 con una de las denunciantes de diciembre del 2019. Le indican que 'Renzo' coordinará con ella para la inscripción. (Foto: Captura)
Conversación de VO2 con una de las denunciantes de diciembre del 2019. Le indican que 'Renzo' coordinará con ella para la inscripción. (Foto: Captura)

Sin solución

Cuando VO2 comenzó sus actividades, el exarquero publicitaba constantemente la creación de su nueva empresa a través de sus redes sociales. Esos tiempos quedaron en olvido. Pese a los varios intentos de comunicación, Almendra Villazana no tiene respuesta alguna sobre los S/699 que pagó por tres meses. Era la primera vez que se inscribía. Lo hizo una semana antes de decretarse la primera cuarentena y asistió un día de su plan.

MIRA: George Forsyth dice que con “mano dura” le pondrá “fin a la corrupción”

Los administradores solo enviaron un correo para informar que cerrarían sus puertas mientras dure la disposición del Gobierno. “Se realizará la modificación de membresías otorgándoles los 15 días de congelamiento, de esta manera podrán recuperar las clases al levantarse el estado de emergencia”, indicaron en un comunicado en Instagram. Sin embargo, no volvieron a anunciar ninguna medida. El 15 de abril dejaron de realizar publicaciones y de responder sus teléfonos y mensajes de Whatsapp.

Ocho meses después, en diciembre, le respondieron a Villazana. Le preguntaron sus datos, pero en ningún caso le brindaron una solución sobre la devolución de su dinero.

Intento de comunicación de una de las denunciantes con representantes del gimnasio desde abril del 2020. (Foto: Captura)
Intento de comunicación de una de las denunciantes con representantes del gimnasio desde abril del 2020. (Foto: Captura)
El centro no le brindó ninguna solución a la denunciante. (Foto: Captura)
El centro no le brindó ninguna solución a la denunciante. (Foto: Captura)

A diferencia de ella, Jackeline Pastor acudía al gimnasio desde el 2016. Tampoco se han comunicado con ella. “Está todo abandonado. No nos han mandado un correo pidiendo disculpas o diciéndonos que verán la manera de solucionarlo [...] A mí me parece una falta total de seriedad del mismo dueño”, sostuvo. El Comercio visitó el lugar y pudo confirmar el estado en el que se encuentra.

Actualmente el centro deportivo se encuentra abandonado y sin mantenimiento. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)
Actualmente el centro deportivo se encuentra abandonado y sin mantenimiento. (Foto: Anthony Niño de Guzmán/El Comercio)

Milagros Ocas, otra de las nueve denunciantes, pagó una membresía de S/499 una semana antes del inicio del confinamiento. Ella, así como Selma Aguilera y su hija Nicole Alcázar, quienes pagaron S/599 cada una por tres meses, denunciaron el caso ante Indecopi. “Me siento estafada tanto económica como emocionalmente. Lo que hicieron los dueños fue una burla”, dijo. Acotó que incluso hacer la denuncia ante Indecopi “no fue muy accesible”.

¿Un fin anunciado?

En el Instagram de VO2, todavía figura el mensaje “el centro de alto rendimiento y entrenamiento funcional más grande del Perú”. La denunciante Pastor señaló que hace años estaba muy equipado. Sin embargo, tras la elección de Forsyth como alcalde de La Victoria, “descendió” su nivel.

En efecto, conforme declararon ante Sunat, el número de personal y prestadores de servicio fue disminuyendo con los meses. Para el inicio de la cuarentena, el gimnasio ya solo contaba con 9 trabajadores. Algunos de ellos también tuvieron complicaciones con sus pagos tras la pandemia, como contó un extrabajador a El Comercio.

“Yo renuncio los primeros días de marzo y me dicen que mi liquidación se va a abonar en esa semana, pero demoraron un poco y llegó el estado de emergencia. No se pudo en marzo, tampoco en abril ni en mayo”, reveló, y prefirió mantener su nombre en reserva.

Según narró, recibió la llamada de Patricia Silva, una de las personas a cargo de la administración del centro, quien le indicó que le pagarían con materiales deportivos. “Me dio esa opción o que, de lo contrario, esperara hasta que se solucione esta situación [la pandemia]. En pocas palabras me dijeron ‘o lo tomas o lo dejas’”, contó.

El Comercio buscó con insistencia el descargo del candidato por Victoria Nacional, pero su asesora de prensa señaló que Silva era la persona encargada de declarar al respecto. Según Infogob, ella se inscribió en septiembre pasado en el partido por el que postula Forsyth a la presidencia. “Él presentó su carta de renuncia a gerente general con fecha 30 de agosto del 2019. Ahí muestra su desvinculación total”, afirmó. Aseguró que ante el JNE, Forsyth declaró que estuvo en la empresa hasta el 2020 porque el registro de la renuncia se hizo -según dijo- el 2 de enero del 2020, cinco meses después.

Silva declaró a El Comercio que fue administradora de esta empresa hasta julio pasado.

Este es el documento que fue entregado a este Diario sobre la aceptación de la renuncia de Forsyth en enero.
Este es el documento que fue entregado a este Diario sobre la aceptación de la renuncia de Forsyth en enero.


Pese a que según los documentos entregados por Silva, el nuevo gerente es Marco Gómez, en Sunarp no hay registro alguno de esta inscripción. En Sunat, Forsyth aún figura como gerente general. La compañía siguió declarando hasta enero de este año sobre sus trabajadores.

Tras realizar la consulta con un experto, indicaron que en este caso existe una “incompatibilidad” debido a que la empresa continuó declarando en la plantilla electrónica hasta enero del 2021, con el candidato presidencial como gerente general.

En Sunat, Forsyth figura hasta ahora como gerente general de la empresa. (Foto: Captura)
En Sunat, Forsyth figura hasta ahora como gerente general de la empresa. (Foto: Captura)

Luego de que El Comercio buscó los descargos de Forsyth, los denunciantes indicaron que, desde el gimnasio, les están enviando un “acta de devolución” para rellenar. Más de un año después.

Te puede interesar: