El presidente Pedro Castillo en su salida de la casa en pasaje Sarratea, en Breña, donde vivía y despachaba. Fotos: Diana Marcelo/@photo.gec
El presidente Pedro Castillo en su salida de la casa en pasaje Sarratea, en Breña, donde vivía y despachaba. Fotos: Diana Marcelo/@photo.gec
Óscar Libón

Ante evidencias de presunta irregularidad en relación a las actividades no registradas del presidente en un inmueble en el distrito de Breña, la Contraloría ha iniciado un “servicio de control específico”, una nueva etapa en sus acciones en la que intervendrán dos auditores especializados para detectar posibles infracciones administrativas e incluso delitos, según información a la que accedió El Comercio.

Con ese fin, la jefa del Órgano de Control Institucional (OCI) del Despacho Presidencial, Aida Celiz, envió un oficio al secretario general de Palacio de Gobierno, Carlos Jaico, el viernes último. “Agradeceré brindar las facilidades del caso, para la realización del servicio mencionado”, se indica en el documento.

MIRA: Pedro Castillo: cinco normas sobre transparencia que vulneraría con reuniones en Breña

Cabe anotar que la medida incluye las actividades del entonces secretario general Bruno Pacheco “no registradas en la agenda oficial del Despacho Presidencial”.

En tal sentido, la Contraloría designó al supervisor y al jefe de la Comisión de Control, Víctor Huamaní y Julio Zapata, respectivamente, para hacer la referida auditoría en la sede de la Presidencia de la República.

La acción de “control específico a hechos con evidencia de presunta irregularidad” es una modalidad de control posterior que se inicia cuando hay evidencias de supuestos actos indebidos, que fueron advertidas durante un servicio de control o por otras fuentes de información, explicaron las fuentes a este Diario.

Documento enviado por la Contraloría al actual secretario general de Palacio de Gobierno, Carlos Jaico, quien reemplazó a Bruno Pacheco, ahora investigado por la Fiscalía.
Documento enviado por la Contraloría al actual secretario general de Palacio de Gobierno, Carlos Jaico, quien reemplazó a Bruno Pacheco, ahora investigado por la Fiscalía.

En este caso, fue a partir de dos “orientaciones de oficio”, emitidas por la Contraloría el y . En , se reveló el incumplimiento del registro de visitas y agenda oficial del presidente Castillo y de su secretario general, quienes ejercían funciones fuera de Palacio de Gobierno.

Y en el , se volvió a alertar que el mandatario ejercería funciones fuera del domicilio legal, situación que “afecta la transparencia del ejercicio de la gestión pública”.

MIRA: Coronel del Ejército recomendado del presidente Castillo es asesor informal en Palacio de Gobierno

Los hechos advertidos vía orientación de oficio señalan el reiterado incumplimiento de las normas que comprometen a toda autoridad, funcionario y servidor público a registrar y publicar el detalle de las reuniones y gestiones que sostengan en el ejercicio de su función”, anotaron las fuentes.

Se añadió que la finalidad de estas acciones de control es “garantizar el respeto y la transparencia del ejercicio de la función pública”.


TE PUEDE INTERESAR:


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más