Bertini se encuentra a espera de que culmine su proceso de calificación de penal. Tras esto, podrá declarar ante la fiscalía.
Bertini se encuentra a espera de que culmine su proceso de calificación de penal. Tras esto, podrá declarar ante la fiscalía.
Graciela Villasís Rojas

Unidad de Investigación

El empresario se encuentra en el país para declarar ante el equipo especial Lava Jato sobre su participación en los falsos aportantes a , ex Fuerza 2011, para la campaña presidencial de en el 2011.

Este Diario conversó con el abogado José Allemant, defensa legal de Bertini, quien aclaró que su llegada se dio de forma voluntaria luego de haber estado más de tres años prófugo de la justicia.

“Es un testimonio importante […] Él acepta que es parte de la trama por los lazos con Jorge Yoshiyama, a partir de los aportantes que él busca o identifica”, sostuvo.

MIRA: Fiscal de la Nación inicia investigación preliminar a congresista Edgar Tello por presunto tráfico de influencias

Sobre Bertini Vivanco recae una orden de captura, aprobada por el magistrado Víctor Zúñiga. El fiscal José Domingo Pérez, a cargo del caso, presentó la acusación en contra del empresario por el delito de lavado de activos y solicitó una pena de 23 años de cárcel.

“Hay varios verbos rectores en lavado. Algunos, tienen posesión o transfieren. [Bertini] cae en uno de esos verbos rectores de lavado de activos; él ha sido un vehículo de esta trama con su amigo Yoshiyama”, dijo el abogado Allemant a El Comercio.

El rol de Bertini

El vínculo de Bertini con los aportes de Fuerza Popular es Jorge Yoshiyama, amigo cercano quien, a modo de favor, le solicitó “colocar” dinero en la cuenta bancaria de la entonces agrupación política Fuerza 2011. Fuentes de este Diario confirmaron que Yoshiyama había ayudado previamente a Bertini a cancelar una deuda importante. Tras esto, le solicitó al empresario conseguir falsos aportantes para distribuir el dinero a favor del partido. Esta operación bancaria, según le dijo, se daba por “encargo de su tío”, es decir, el exsecretario de Fuerza Popular, Jaime Yoshiyama.

“A él le dan el dinero en efectivo y él se encarga de llamar a diferentes personas para que depositen el dinero. Él da la cuenta a Jorge Yoshiyama”, confirma su abogado.

Ante el Ministerio Público, Yoshiyama ya había reconocido que su tío le entregó dinero proveniente de la constructora brasileña Odebrecht. Aseguró también que Keiko Fujimori estaba al tanto de la procedencia de ese dinero.

“Tanto Jaime Yoshiyama como Keiko Fujimori sabían que sí había dinero donado por la empresa Odebrecht a Fuerza 2011 para la campaña electoral. Y es que en una visita familiar que hice a la casa de Jaime Yoshiyama, él me informa que ha hablado con Keiko Fujimori y que ella le dijo: ‘Jaime, por si acaso, debemos afirmar que no hemos recibido ningún aporte de Odebrecht, hay que negar todo en relación a esta campaña y su relación con nosotros”, se lee en el acta de declaración de Jorge Yoshiyama.

De acuerdo con la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Bertini aportó S/171.575 en el 2011, pero no fue su único rol. El empresario también se encargaba de reclutar falsos aportantes para que estos, a su vez, depositen dinero “a modo de pitufeo” en la cuentas bancaria de Fuerza 2011.

El fiscal José Domingo Pérez reunió, desde el 2018, la confesión de 14 implicados que dieron detalles sobre la red de los falsos aportes al partido fujimorista. Para la fiscalía, Bertini fue parte importante de la presunta organización criminal por ser uno de los encargados de convocar a las personas para el denominado “pitufeo”, modalidad que habría servido para lavar dinero.

Entre las declaraciones que recogió el fiscal del equipo especial Lava Jato se encuentra la del exmensajero de Bertini, Daniel Mellado, quien señaló que su exjefe le entregó $477.730 para depositarlo en partes y en diferentes entidades bancarias. A fin de cumplir con este encargo, hizo 91 depósitos a la cuenta del partido.

MIRA: Fiscalía rechazó pedido para revelar identidad de dos testigos protegidos por caso ‘Mamanivideos’

Prófugo

Bertini Vivanco se mantuvo prófugo desde el 2019. Entre enero y febrero de ese año, el empresario fue encarcelado por la policía italiana durante 19 días. Esto, debido a la orden de extradición peruana. Luego, se dispuso el arresto domiciliario en su contra, condición en la que estuvo por dos meses y medio. Sin embargo, la justicia italiana lo liberó al no recibir el cuadernillo de extradición luego de tres meses de espera

Tras este periodo, Bertini decidió entregarse a la justicia peruana. Sin embargo, su abogado confirmó que, al llegar al país, el procesado pudo ingresar de manera regular, pese a existir una orden de captura en su contra.

“Como no es capturado en el aeropuerto porque dijeron que había una falla en el sistema, no lo pueden detener y él se va a requisitorias de la avenida Canadá, donde le ratifican eso”, señaló el abogado Allemant.

En requisitorias ocurre lo mismo. Le informaron que no había pedido de captura en su contra. Ante esto, al día siguiente, tanto la defensa como el acusado se presentaron ante el Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria, a cargo del magistrado Víctor Zúñiga, en donde fue recibido y enviado a la carceleta.

Actualmente está recluido en el penal Ancón II a la espera de que la comisión especial califique su condición de reo y decida si se queda en ese penal o lo trasladan a otro. Culminado este proceso recién su abogado y la fiscalía se pondrán de acuerdo para que el empresario pueda revelar la parte que él conoce de los aportes de Fuerza 2011.

Te puede interesar

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más