Oropeza y las veces que el Apra fue vinculado al narcotráfico
Sebastian Ortiz Martínez

Cuatro días después del de , el Tribunal de Ética del Partido Aprista lo expulsó de sus filas, a las que el ahora investigado por la fiscalía por sus presuntos nexos con el narcotráfico pertenecía desde hace siete años. La cúpula de Alfonso Ugarte ha minimizado esta vinculación con el hijo del asesinado dirigente aprista Américo Oropeza.

Primero fue el ex presidente Alan García, quien el domingo en “Panorama”, afirmó que Oropeza López que tiene el Apra e indicó que nunca tuvo una militancia activa. “Fuera del partido un tipo que tiene un auto Porsche que no sabe explicar, que se hace de una casa que no sabe cómo se la hizo de otros delincuentes, fuera del partido, para mí es claro”, añadió, visiblemente fastidiado.

Siguieron los congresistas Javier Velásquez Quesquén y Luciana León. Ambos señalaron que en el Apra desconocían de las actividades del apodado ‘Cara Cortada”.

Y hoy, el secretario institucional del Partido Aprista, Omar Quesada, ha adelantado que Gerald Oropeza no sería el único en salir por la puerta falsa de la Casa del Pueblo, sino también su madre, Pilar Consuelo López, y su hermana Araceli. Las dos le vendieron acciones de una empresa al encarcelado ex titular de la Comisión de Gracias Presidenciales Miguel Facundo Chinguel.

No es la primera vez que el Partido Aprista es vinculado con un investigado por narcotráfico. En los últimos 35 años, la agrupación de Haya de la Torre ha sido acusada de recibir financiamiento de presuntos ‘narcos’ e, incluso, uno de sus diputados fue sentenciado a prisión por sus vínculos con , en lo que constituye uno de los capítulos más oscuros de su historia. A continuación cada caso:

1. EL CASO LANGBERG
A inicios de la década de 1980, el empresario Carlos Langberg Meléndez fue señalado como el financista de la campaña presidencial del entonces líder aprista Armando Villanueva del Campo. Meses antes, había sido sindicado como el responsable de un cargamento de 475 kilos de pasta básica de cocaína (PCB), interceptado por agentes de la Policía Nacional en una carretera de Pucallpa.

Las imputaciones a Langberg se probaron en 1984, cuando el Poder Judicial lo condenó a 14 años de prisión por el delito de narcotráfico. Su pena de redujo a la mitad después.

A pocos días de que jurara como presidente de la República en 1985, el laboratorio de PBC ‘Villa Coca’ explotó. Este local le pertenecía al narco Reynaldo Rodríguez ‘El Padrino’, socio de Lamgberg. Durante el primer gobierno aprista, el fiscal del caso fue reemplazado y luego el caso se archivó.

2. EL ‘NARCODIPUTADO’
Un golpe contundente contra el primer gobierno de Alan García fue la detención de uno de los diputados de su partido. El 27 de setiembre del 1988, el aprista Manuel Ángel del Pomar fue capturado por la Interpol al intentar cobrar un cheque por 18 mil marco alemanes de una cuenta del CommerzBank, en Berlín. La cuenta estaba vinculada al narcotraficante Manuel García Montes.

Posteriormente, Del Pomar huyó del país, y tras estar prófugo durante 4 años y cinco meses, se entregó a la justicia peruana el 10 de noviembre de 1993. Es condenado a 4 años de prisión con libertad condicional el 21 de diciembre de ese mismo año.

3. EL CLAN SÁNCHEZ PAREDES
Si bien se especulaba desde hace años la presencia de Pericles Sánchez Paredes, hermano del narcotraficante Simón, como financista de varios candidatos apristas para la Asamblea Constituyente de 1978, otros hechos han vinculado a esta cuestionada familia con el partido de Alfonso Ugarte.

Alan García tuvo que dar explicaciones sobre cómo Alfredo Sánchez Miranda, hijo del empresario procesado por lavado de activos provenientes del  narcotráfico Orlando Sánchez Paredes, terminó donando  5 mil dólares para la campaña del 2006 del líder aprista, por medio del abogado Humberto Abanto. El Apra se vio obligado a devolver el dinero y García dijo que “no tuvo conocimiento” de este aporte.


4. LOS ‘NARCOINDULTOS’
En abril del 2013, el programa de TV “Cuarto Poder” reveló que durante el segundo gobierno de Alan García indultó 5.500 presos, entre ellos a 400 sentenciados por narcotráfico. La denuncia periodística, incluso, reveló la participación activa del ex ministro de Justicia Aurelio Pastor en el ofrecimiento de las gracias presidenciales a los internos.

Según la investigación de la megacomisión, durante el quinquenio anterior, el encarcelado ex titular de la Comisión de Gracias Presidencial y otros funcionarios habrían formado parte de una organización ilícita que dejó en libertad a presos por narcotráfico y otros graves delitos a cambio del pago de dinero. 

La fiscalía ha pedido que el ex funcionario aprista Miguel Facundo Chinguel por el caso 'narcoindultos'.  

Colaboración: Archivo El Comercio. 

LEE TAMBIÉN...