El presidente Castillo no ha utilizado hasta el momento el llamado "avión presidencial". Se trasladó a Bolivia en el Boing 737-200, de placa 352-FAP. (Fotocomposición: El Comercio)
El presidente Castillo no ha utilizado hasta el momento el llamado "avión presidencial". Se trasladó a Bolivia en el Boing 737-200, de placa 352-FAP. (Fotocomposición: El Comercio)

Como parte del balance de sus 100 primeros días en el poder, el presidente hizo una serie de promesas y de anuncios, entre ellos , el Boing 737-528 con matrícula FAP-356 que fue adquirido por US$25 millones en 1995 en la segunda administración de Alberto Fujimori. Sin embargo, su traspaso no sería sencillo y tampoco beneficioso para la Fuerza Aérea del Perú (FAP).

PARA SUSCRIPTORES: Minedu suma nuevos vínculos con la Fenate: los riesgos que implica su flamante viceministro

Para el excomandante general de la FAP Javier Ramírez Guillén, la propuesta de Castillo Terrones es “populista” y recordó que el fallecido exmandatario Alan García intentó vender en dos oportunidades la referida aeronave, durante su segundo mandato (2006-2011), sin mayor éxito, a pesar de que ProInversión rebajó el precio a US$15 millones en la última subasta [Ver cronología].

Ramírez Guillén explicó que administrativamente la venta “es inviable”, porque el avión “no es del presidente de la República, sino del Estado” y está en el inventario de la FAP.

¿Cómo es el 'avión presidencial' y es viable su venta? - LPD
Durante el balance que ofreció desde Ayacucho por los 100 primeros días de su mandato, el presidente Pedro Castillo anunció la venta el llamado “avión presidencial”. Su traspaso no sería sencillo y tampoco beneficioso para la Fuerza Aérea del Perú (FAP), que lo utiliza también para acciones cívicas, en casos de emergencia.
LEE TAMBIÉN | Walter Ayala, el cuestionado ministro de Defensa que también se resiste a renunciar | PERFIL

Por norma, primero la FAP tendría que decir que no lo necesita, o que está viejo, o que tiene un deterioro técnico. Pero ninguna de estas causales se cumple para darle de baja. Se le dice avión presidencial, pero pertenece a las Fuerza Aérea, no solo brinda servicios al presidente, sino también realiza acciones cívicas”, manifestó a El Comercio.

El también exviceministro de Recursos para la Defensa del Ministerio de Defensa (MINDEF) dijo que, en el 2017, cuando ocurrió el fenómeno de El Niño costero, él estuvo al frente de la FAP. Y en ese tiempo, gracias al Boing 737-528 con matrícula FAP-356, lograron trasladar a más de 10 mil pasajeros afectados por el desastre natural, así como medicinas.

“También hemos llevado a las autoridades a las zonas de emergencia, el avión es rápido y eficaz, y la FAP lo necesita. Ahora en el tiempo de pandemia, entiendo, que ha llevado a médicos, enfermeras, medicinas, oxígeno y hasta vacunas”, subrayó el teniente general FAP (r).

(Infografía: El Comercio)
(Infografía: El Comercio)

Escasez y una decisión por revancha

El excomandante general de la FAP Rodolfo García Esquerre detalló que, a través de la Directiva General N°026-2010/MINDEF/VDR, se estableció un procedimiento para la baja y la disposición de los bienes muebles y materiales de uso militar. “Por ejemplo, si existe un estado de excedencia, pero en esta situación no se cumple, porque no tenemos aviones en exceso; o si se encuentra en calidad de chatarra, tampoco se cumple; que el costo de mantenimiento no sea mayor al de reparación y que no esté siniestrado. No hay causal para darle de baja”, mencionó.

En comunicación con este Diario, el teniente general FAP (r) indicó que, en el segundo gobierno aprista, el Ejecutivo tuvo que emitir un dispositivo legal especial para poner en venta el “avión presidencial”.

García Esquerre remarcó que el avión no es de uso exclusivo del presidente, sino que tiene un fin social. “Yo he sido comandante general de la FAP en la primera etapa de la pandemia, hicimos las primeras evacuaciones médicas de pacientes COVID-19 desde Iquitos a Lima, cuando la situación era dramática”, manifestó.

El excomandante general de la FAP contó que en la actualidad el país cuenta con dos aviones tipo Boing.

“Las Fuerzas Armadas en un país como el nuestro, con una geografía tan complicada no puede darse el lujo de no tener aeronaves, qué clase de respuesta podríamos dar en caso de desastres. Yo he tenido que atender requerimientos del Ministerio de Defensa para trasladar en poco tiempo a policías. Se hizo en el Boeing 737-200. El avión presidencial también podría ser usado para casos como este cuando resulte necesario atender una emergencia”, expresó.

Agregó que la FAP recientemente ha comprado, con presupuesto institucional, un avión Boing 737 de segundo uso, de la serie 300, aprovechando la reducción de precios en este sector por la pandemia, pero se estima que llegue a inicios de diciembre.

También relató que se había adquirido un avión carguero, pero lamentablemente esta compra se ha caído, porque el tipo de cambio aumentó. “Teníamos una cantidad en soles y con el incremento del dólar ha sido imposible comprar este otro avión”, mencionó.

Ramírez Guillén y García Esquerre coincidieron en sostener que la decisión de Castillo Terrones de vender el llamado “avión presidencial” va en contra del plan Quiñones, que es una propuesta a largo plazo de la institución para dotar al país de un número determinados de aeronaves que le permitan cubrir diferentes tipos de demanda.

Ambos excomandantes generales de la FAP, además, estimaron que el precio de venta del Boing 737-528 con matrícula FAP-356 sería de entre US$2 millones y US$3 millones, debido a la crisis generada por la pandemia de COVID-19. “Se estaría malbaratando un avión que es patrimonio del Estado, sería un absurdo venderlo cuando necesitamos más aviones de ese tipo”, acotaron.

(Infografía: Archivo Histórico de El Comercio)
(Infografía: Archivo Histórico de El Comercio)

Fuentes cercanas a la Fuerza Área indican que la propuesta del presidente Castillo se da por “revanchismo”, porque en las últimas semanas solicitó ser trasladado en el “avión presidencial”, pero este se encontraba en mantenimiento.

Las mismas fuentes señalaron que Boing 737-528 con matrícula FAP-356 estuvo desde abril en inspección “Check C”. Es decir, fue desmantelado en el Seman Perú para observar si tenía daños ocultos. “Hubo gastos adicionales que se tuvieron que hacer, no estaban en el presupuesto, se le solicitó al Ministerio de Economía y Finanzas en el gobierno anterior y no nos dieron una partida adicional. Recién en agosto, con esta administración, nos dieron el dinero. Pero los trámites, la buena pro son engorrosos y demoró, pero el avión ya está volando”, agregaron.

El llamado “avión presidencial” realizó el último miércoles su primer vuelo de prueba, tras las reparaciones pertinentes.

El presidente Castillo, por ejemplo, se trasladó a Bolivia en el Boing 737-200, de placa 352-FAP.

(Infografía: Archivo Histórico de El Comercio)
(Infografía: Archivo Histórico de El Comercio)

“No creo que ningún postor lo quiera”

El ex jefe de Gabinete Ministerial y ex titular de Defensa consideró que será muy “difícil” que el gobierno pueda vender el llamado “avión presidencial”, sobre todo porque tiene 26 años de servicio.

“No creo que ningún postor lo quiera, nuestra FAP, en este momento, carece de aviones de transporte. Ellos hacen un esfuerzo denodado para mantener operativos los aviones. Durante la [primera etapa de] la pandemia nos faltaba aviones para trasladar a médicos, enfermeras, tanques de oxígeno y equipos médicos. Este avión fue utilizado para ir a Arequipa y también a Iquitos”, remarcó.

Martos afirmó que, si el presidente Castillo no desea usar esta aeronave o no la necesita, la FAP puede reacondicionarla para que sirva para carga o el transporte de pasajeros.

“El monto que se obtendría no es importante. Que el presidente diga que lo va a dirigir para la educación y salud, es un acto populista y una falta de conocimiento de su parte sobre la operatividad de la FAP. Y estoy seguro que él no va a utilizar vuelos comerciales, sino otros aviones de la FAP, el Ejército o la Marina”, acotó.

La exministra de Defensa Nuria Esparch, a través de su cuenta de Twitter, señaló que si Castillo no quiere usar el “avión presidencial”, se le puede retirar la cabina VIP y se le ponen filas de asiento.

“Es súper fácil y de hecho se hace todo el tiempo en los aviones de la FAP. Lo que no puede ocurrir es que le quiten capacidad operativa a la FAP: el Perú es un país con muchos desafíos logísticos y contar con los Boeing facilita el trabajo”, finalizó.


Los otros intentos de venta en América Latina

En diciembre de 2018, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció la venta del avión presidencial “José María Morelos y Pavón”, así como de otras aeronaves y helicópteros “que usaron políticos corruptos”. Sin embargo, dos años después no ha sido traspasado (e incluso hubo un intento de rifarlo).

En julio de este año, López Obrador declaró que les ofreció la aeronave a las empresas Aeroméxico y Delta para que la administren y la utilicen “para viajes ejecutivos o fiestas”.

En agosto último, el gobierno de Guillermo Lasso, en Ecuador, autorizó la venta directa del avión presidencial Legacy EMB-135 BJ. El avión fue adquirido en la gestión de Rafael Correa. En 2019, cuando Lenin Moreno era presidente, también se puso a la venta la aeronave.

En Argentina en el 2000, el entonces mandatario Fernando de la Rúa buscó vender, sin éxito, el avión Tango 01 adquirido en el gobierno de Carlos Menem.

Video recomendado

C08-castillo
Pedro Castillo responde a María del Carmen Alva: “El que queremos que apruebe es el pueblo”

Te puede interesar

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más