La vivienda de Pablo Salazar Torres también fue allanada y él fue detenido, al igual que Yehude Simon. (Foto: Jessica Vicente / GEC)
La vivienda de Pablo Salazar Torres también fue allanada y él fue detenido, al igual que Yehude Simon. (Foto: Jessica Vicente / GEC)
René Zubieta Pacco

Periodista. Coordinador digital de Zona General de El Comercio.

rene.zubieta@comercio.com.pe

La mañana del último miércoles, el equipo fiscal Lava Jato recibió la declaración de Pablo Salazar Torres, quien el lunes fue detenido preliminarmente al igual que . El exgerente del Proyecto Especial Olmos-Tinajones confesó haber recibido dinero directamente de , exsuperintendente de en el Perú, para la campaña de reelección del exgobernador regional de Lambayeque en el 2006.

A diferencia de una anterior oportunidad, en la que aún con libertad prefirió guardar silencio, Salazar dio esta vez, voluntariamente, detalles de la cercanía y confianza que tuvo con Simon y su papel en la campaña. Esto se desprende de acta de declaración del imputado a la que accedió El Comercio.

Como se ha informado, a Simon se le imputan los delitos de colusión y lavado de activos (transferencia, conversión y ocultamiento) con el agravante de ser presuntamente cabeza de una organización criminal que operó en dicha región entre el 2006 y 2007. Se le atribuye haber recibido dinero ilícito de Odebrecht y la fiscalía vincula este hecho a un presunto favorecimiento a la constructora con el proyecto Trasvase Olmos, adjudicado en el 2004.

Estos son los puntos claves sobre el rol de Salazar Torres, hombre de confianza de Simon, en el contexto de la campaña, según él mismo ha relatado. Contra él también están las imputaciones por colusión y lavado de activos.

1. Su cercanía con Yehude Simon

Pablo Salazar contó que conoce al también excongresista y ex primer ministro desde 1968, cuando ambos tenían 18 y 20 años, respectivamente, porque “en Chiclayo, todo el mundo se conoce”.

“…yo trabajaba en el Proyecto Olmos desde setiembre del dos mil dos, fue en julio del año dos mi tres cuando el Proyecto se transfiere al Gobierno Regional que me reencontré con Yehude Simon Munaro y empezamos a frecuentarnos más e hicimos amistad”, narró y acotó que incluso conoció a la esposa de su coimputado.

Salazar, un ingeniero agrónomo jubilado de 69 años de edad, reconoció que fue el nexo para la recepción de dinero de Barata para la campaña de Simon por la amistad que lo unía a este último. “…No recibí ni tampoco recibiría nada a cambio. Para los chiclayanos era muy importante la ejecución integral del proyecto Olmos, por eso queríamos reelegirlo porque confiábamos que con él se terminaría el proyecto en todas sus fases”, aseveró.

Otro hecho que da cuenta de su cercanía con Simon es el siguiente, narrado por el propio Salazar: "Sí lo apoyé en la inscripción de su partido (esto fue entre el año 2004 o 2005, no recuerdo exactamente), en la recolección de firmas básicamente organizando grupos de jóvenes para recolección de firmas. En el año 2002, cuando Yehude Simon Munaro postulaba por primera vez al gobierno regional, no lo apoyé ya que yo pertenecía el partido de Toledo”.

En tanto, dijo que conoció al fallecido Javier Málaga Cocchella —sindicado por Barata como otro receptor de dinero para Simon— por temas laborales, ya que aquel hizo la reestructuración para que la Dirección Ejecutiva Olmos Tinajones (Depolti) se transforme en el Proyecto Especial Olmos-Tinajones (PEOT). Asimismo, consideró que Málaga sí tuvo amistad con Simon, porque fue nombrado por este jefe del Gabinete de Asesores durante su función como primer ministro del segundo gobierno de Alan García.

Yehude Simon y Pablo Salazar tienen una amistad que data de muchos años atrás, según ha declarado este último a la fiscalía. (El Comercio)
Yehude Simon y Pablo Salazar tienen una amistad que data de muchos años atrás, según ha declarado este último a la fiscalía. (El Comercio)

2. El inicio del vínculo con Jorge Barata

De acuerdo a la versión de Salazar, fue en mayo del 2006 cuando supo que Simon quería tentar la reelección como gobernador regional de Lambayeque, lo que logró en noviembre de ese año. “…Me llamó y me dijo ‘Enrique, ven para conversar’. Ante ello, fui a su oficina ubicada en la sede del Gobierno Regional de Lambayeque, él me pido si podía contactarme con el señor Jorge Barata para pedirle si nos podía apoyar en su campaña electoral, yo le respondí ‘que lo haría así’”, afirmó.

Salazar indicó no recordar si fue ese mismo día o al siguiente cuando se reunió con Barata en la oficina de este y le transmitió el pedido de Simon. “Jorge Barata me dijo que sí lo apoyaría sin especificar el monto dinerario, lo apoyaría con dinero y además con traer a una empresa encuestadora de Brasil para que haga un sondeo de intención de voto en toda la Región Lambayeque”, refirió.

Consultado por si tenía conocimiento de los motivos de Barata para dar el aporte económico, dijo imaginar que era “por la simpatía con el gobierno regional, porque nunca se me condiciono la entrega del dinero y mi persona tampoco preguntó los motivos por los que se me hacía dicha entrega destinada para gastos de la campaña de reelección”.

Pablo Salazar afirma que pidió dinero a Jorge Barata por encargo de Yehude Simon. (Foto: GEC)
Pablo Salazar afirma que pidió dinero a Jorge Barata por encargo de Yehude Simon. (Foto: GEC)

3. La entrega del dinero

El ingeniero afirmó haber recibido dinero para la campaña de Yehude Simon, precisando que se trató de entre US$90.000 y US$100.000 entregados en varias armadas.

“Ese dinero me lo entregó el señor Jorge Barata, no sé si fueron tres o cuatro veces, siempre me lo daba en una cajita negra de cartón, del tamaño de un agenda y nunca me decía cuanto había adentro”, manifestó añadiendo que Simon sabía de los viajes que realizaba a Lima para recibir los montos.

Sostuvo, además, que solo él, Barata y Simon sabían de la entrega del dinero. “Yehude Simon Munaro siempre se caracterizó por algo, era muy reservado en las conversaciones que tenía con cada persona, es decir que lo que se hablaba con alguien no lo hablaba con nadie más, el sabia lo de la entrega de la procedencia del dinero conforme lo he narrado en este acto”, apuntó.

Detalló que la primera entrega fue aproximadamente en julio del 2006, que eran entregas continuas pero no mensuales. Y aunque señaló que cada una de ellas no correspondía a un mismo monto, no pudo precisar de cuánto dinero se trataba.

Consultado por si tenía conocimiento por qué se entregaba el dinero directamente a él, respondió: “Fue así por indicación del señor Jorge Barata, nunca preguntándole los motivos de dicha decisión, pues en aquella época no me pareció algo sospechoso”.

Negó que los montos se hayan pactado, pues comentó que recién cuando hacía el cambio a soles conocía de cuánto se trataba. Rechazó también haberse quedado con parte del dinero, por sus principios.

Agregó que por la prensa se ha enterado que Málaga Cocchell, a quien Simon le presentó, también recibió dinero. Cabe recordar que, según la declaración de Barata, el aporte fue de US$300.000.

“El dinero que yo he recibido de Jorge Barata lo he hecho por indicación de Yehude Simon Munaro”, sentenció en otro momento.

4. Cómo se gastó el dinero

Salazar asegura que Simon tenía conocimiento de sus viajes a Lima para recibir el dinero de Barata, y que le decía “ya, ok, está bien”. De otro lado, afirmó que una vez que hacía el cambio de dólares a soles una vez que retornaba a Chiclayo, el entonces gobernador regional le decía: “Tenlo tú y hay que pagarle a pagarle a canales de televisión, periodistas radiales y otros, según sea el caso”.

Explicó que el dinero se invertía en gorros, polos, banners, afiches, mítines, gastos de combustible, equipos de sonido, alquiler de escenarios para hacer los mítines, iluminación, pancartas, volantes y todo lo necesario para la campaña de reelección, que “en realidad las campañas eran austeras porque era muy poco lo que se gastaba”.

“Hubo mítines, visitas a puebles jóvenes, visitas a mercados, la gran marcha para el mitin de cierre de campaña, no recordando el número de eventos”, indicó.

Asimismo, recordó que se realizó pagos a una encuestadora local por una sola vez, siendo el monto de S/6.000. En cuanto a la publicidad en medios de comunicación, dependiendo de su importancia, los valores iban desde los S/500.000 hasta los S/8.000 por mes. “Nunca sobro plata, más bien faltaba dinero por lo que se difería su pago para la siguiente entrega de dinero”, sostuvo.

“Cuando yo recibía el dinero en efectivo de parte de Jorge Barata, yo le daba cuenta a Yehude Simon Munaro que lo había recibido, y lo cambiaba en soles, y procedía a pagar las cuentas que Yehude Simon Munaro me indicaba”, dijo más adelante.

Yehude Simon votando en noviembre del 2006, cuando fue reelegido gobernador regional de Lambayeque. (Foto: Archivo El Comercio)
Yehude Simon votando en noviembre del 2006, cuando fue reelegido gobernador regional de Lambayeque. (Foto: Archivo El Comercio)

5. La contradicción con Simon y su papel en el partido

El hoy detenido Salazar contó también que sí perteneció al Partido Humanista Peruano desde el 2006, pero negó haber tenido algún cargo partidario durante la campaña reelecionista de Simon. Mencionó que recién en el 2011 se desempeñó como secretario de Economía, ocupando dicha función hasta el año siguiente.

“Respecto de la campaña de reelección del señor Yehude Simon Munaro yo solo actué como facilitador del dinero que me entregaba el señor Jorge Barata y que el señor Yehude Simon Munaro también tenía conocimiento”, dijo.

Esa versión se contradice con lo declarado por Yehude Simon el 13 de febrero pasado. “Él fue tesorero del partido desde el año 2006. Desempeñó esta función hasta el final, pero prácticamente desapareció, quiero decir que nominalmente seguía figurando en el partido pero físicamente ya no estaba”, afirmó. Y consultado por quién se encargó de los fondos económicos de la campaña de reelección en el 2006, respondió: “…Para la campaña de reelección presidencial de Lambayeque fue el ingeniero Enrique Salazar Torres…”.

Dichos testimonios difieren, además, de la información oficial que figura en Infogob, del Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Dicho registro señala a Salazar como fundador del Partido Movimiento Humanista Peruano, que es como se denominaba la agrupación en el 2006 (luego pasó a Partido Humanista Peruano). Pero también da cuenta de que aún es militante de la organización hoy conocida como Juntos por el Perú (JP), y que es tesorero titular desde el 2010.

Pablo Salazar Torres figura actualmente como militante y tesorero de Juntos por el Perú. (Infogob)
Pablo Salazar Torres figura actualmente como militante y tesorero de Juntos por el Perú. (Infogob)
Pablo Salazar Torres figura actualmente como militante y tesorero de Juntos por el Perú. También militó en el partido cuando se llamaba Partido Movimiento Humanista Peruano. (Infogob)
Pablo Salazar Torres figura actualmente como militante y tesorero de Juntos por el Perú. También militó en el partido cuando se llamaba Partido Movimiento Humanista Peruano. (Infogob)

En otra parte de su declaración, Salazar dice esto de la organización política: “El Partido Humanista solo tenía una organización en papeles pero en la práctica no ocurría eso, ya que no estaba bien organizado porque era un partido nuevo, por lo que si bien había tal o cual oficina en los papeles, era porque así lo exigía la ONPE. Pero que en la práctica (forma real) no existía. En aquella época, creo que si existía un área de tesorería en el partido, no recordando el nombre de la persona de sexo femenino encargada de dicha área”.

Consultado al respecto, Roberto Sánchez Palomino, presidente de JP, manifestó: “Desde el reconocimiento del ROP-JNE a Juntos por el Peru como tal (2018) , el señor Enrique Salazar no ha ejercido ninguna responsabilidad administrativa ni documentaria. El registro de afiliados está desactualizado y hoy en proceso de adecuación a la nueva ley de partidos”.

6. Su labor en el proyecto Olmos

Como se ha señalado, la fiscalía sospecha de una relación entre el presunto favorecimiento durante la primera gestión de Simon para que Odebrecht se adjudique el proyecto Trasvase Olmos en el 2004 con el pago de US$300.000 para la campaña de reelección del exgobernador lambayecano en el 2006. También con otros pagos que se hicieron en años posteriores en torno a la obra.

“Cuando ingrese al proyecto en septiembre de 2002 mi cargo era de director Ejecutivo de Depolti. Eso fue hasta finales del 2003 en que se reestructura y se cambia el cargo de director ejecutivo a gerente general, que respondía a un consejo directivo que antes ni había. Entonces fui gerente general desde el 2003 hasta el 31 de diciembre del 2010”, respondió sobre su cargo en el sector público.

Asimismo, aseveró haber participado en la primera, segunda y tercera adenda del contrato de concesión. Según la fiscalía, en torno al proyecto hubo un perjuicio al Estado, pues “se determinó que US$50’237,991 corresponde a un pago indebido derivado de la sobreestimación de la tarifa del trasvase de agua”.

La noche del miércoles, el abogado de Yehude Simon, Edwin Espinoza, fue consultado por este Diario respecto a las revelaciones de Salazar: “No se olvide que el señor Salazar está con detención y era un funcionario de alto nivel. En su anterior declaración, se reservó el derecho a guardar silencio y ahora que está recluido cambia de versión. Se tiene que corroborar lo que ha dicho y presentar pruebas. El señor Simon nunca pidió dinero al señor Barata y nunca se reunió con él”.

Salazar Torres ha asegurado que nunca ha sido investigado, salvo la actual pesquisa fiscal. Hoy enfrenta una complicada situación legal, que lo ha alejado del trabajo que desempeñaba en el restaurante de su esposa desde noviembre del 2018, donde tenía funciones administrativas y de recepción a los comensales.