Elaborada con cebada y maíz, la bebida Golden busca revalorar la historia del valioso grano amarillo.
Elaborada con cebada y maíz, la bebida Golden busca revalorar la historia del valioso grano amarillo.

Carlos Linneo, el científico y naturalista sueco que clasificó a los seres vivos, bautizó al maíz como zea, que en griego significa ‘yo vivo’, debido a sus excelentes características nutritivas. Y no es para menos: este cereal gramíneo es un alimento esencial para el hombre desde hace mucho tiempo. Precisamente, fueron nuestros ancestros los primeros en domesticarlo y apreciar sus bondades.

Al norte del Perú, en los sitios arqueológicos de Paredones y Huaca Prieta, en La Libertad, se encontraron muestras de granos fosilizados con más de 7 mil años de antigüedad, anteriores a los vestigios mexicanos más antiguos. Desde entonces, como cuna del maíz, el Perú ha tenido una fructífera —y deliciosa— relación con este grano milenario.

Aquí se doméstico el maíz con sabiduría y esmero, lográndose más de 50 variedades, como el morocho, amarillo, blanco o chancayano. Pasó de la chacra a las ollas en diversas formas. De hecho, los incas preparaban sopas a base de maíz denominadas chupis. En la Colonia se comía cocido o tostado y se hacían humitas y panecillos.

Hoy es difícil imaginar una mesa peruana sin este ingrediente. Se emplea para preparar bebidas, como la chicha de jora o la chicha morada; postres, como la mazamorra o el champú; así como mote, cancha, humitas, tamales, sopas, guisos y mucho más. A esa versatilidad, debemos sumarle su aporte nutritivo, que resalta por ser un poderoso antioxidante que combate el envejecimiento celular. También es una fuente de vitaminas A, B, C y E, así como de varios minerales, entre ellos calcio, magnesio y hierro.

Continuar la tradición

Hoy los peruanos estamos siendo testigos de un hito importante en la historia del maíz. La compañía Backus ha lanzado al mercado una bebida que combina su legado con la frescura de la cebada, una suerte de encuentro de dos mundos. El resultado es Golden, que consta de 80% de maíz amarillo duro y 20% de granos de cebada. Es una composición que no solo refresca y crea buenos momentos, sino que también revaloriza el grano peruano a un nuevo nivel.

Como ingrediente esencial de una bebida de calidad, asegurar su provisión permite reactivar la economía de un importante sector agrario que tiene al grano amarillo como protagonista. Recientemente, Backus ha firmado un convenio con el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) comprometiéndose a adquirir maíz producido en Barranca para la elaboración de Golden.

Este acuerdo beneficiará a más de mil familias que trabajan en este valle costero y, en los siguientes tres años, la compañía extenderá su compromiso adquiriendo 45,000 toneladas de maíz, con una inversión superior a los 50 millones de soles. De esta manera, el maíz, una vez más, marcará su sabrosa historia con el Perú.

PUBLIRREPORTAJE