Huancalle es una comunidad campesina que pertenece al distrito de Taray, provincia de Calca, Cusco. Se ubica a 40 minutos del centro de la ciudad, a una altura de 3,450 m. s. n. m. Tiene menos de 500 habitantes, que en su mayoría se dedican al cultivo de flores y a la ganadería. Ellos se vieron fuertemente golpeados por la pandemia del Covid-19 tanto económica como socialmente. Las ventas de sus productos bajaron y la escuela cerró por falta de un maestro. Sin embargo, poco a poco su realidad va cambiando, porque hasta esta localidad llegó, hace ya un año, Internet para Todos (IPT), con todos los beneficios de la conexión 4G de alta velocidad.

Conectividad que transforma vidas

El impacto que ha tenido la llegada de internet a Huancalle es evidente. Al señor Sabino Mendoza, por ejemplo, Internet le permitió continuar con su negocio de venta de flores durante la pandemia y además le sirvió para aprender a sembrar cebolla china e incursionar en la producción y comercialización de miel de abeja.

La escuela, por otra parte, que desde hace unos meses ya cuenta con un maestro-director y ocho alumnos de 7 a 9 años, acaba de inaugurar un aula digital implementado por Fundación Telefónica Movistar, que también donó tablets para que los niños se capaciten aprovechando todos los beneficios que trae la red.

“Internet para Todos es un vehículo que nos permite acercar a las personas que viven en localidades alejadas del mundo digital. Esta visita a Huancalle es muy especial, porque hemos podido conocer el gran impacto de la conectividad en la vida de las personas”, señaló Pedro Cortez, CEO de Telefónica del Perú, durante la inauguración del aula virtual en la InstituciónEducativa N° 50042, ubicada en esta comunidad campesina.

La implementación de dicho espacio incluyó el pintado de paredes, el arreglo del mobiliario y la decoración lúdica para los niños, labor que estuvo a cargo del equipo de Voluntarios Telefónica.

Importancia social

Así como en Huancalle, las historias sobre cómo el acceso a internet cambia la vida de las personas se expanden por todo el Perú. Por ejemplo, en Ayaviri, Cusco, una madre de familia llamada Yoni Surco culminó la secundaria a través de videollamadas; en Huancavelica, Andrea Cuba, una niña de la localidad de Moya, ya puede acceder a la educación digital; y en Cascas, LaLibertad, Segundo Iglesias impulsa su negocio de vinos de forma virtual.

Internet para Todos ya ha conectado 2.148 comunidades rurales solo en Cusco y más de 15 mil localidades en todo el Perú. Es decir, hoy cerca de 3 millones de personas que viven en zonas alejadas tienen acceso a la tecnología 4G gracias a este trabajo.

Los avances conseguidos se reflejan en los estudios del Instituto Nacional deEstadística e Informática (INEI), que revelan un incremento de 5,2% en la cantidad de hogares del país que tienen conexión a Internet en el segundo trimestre del 2022, comparado con similar periodo del año pasado. Sin embargo, aún existen más de 3.1 millones de peruanos en zonas rurales que no cuentan con este servicio.

La propuesta de Internet para Todos se basa en la instalación de infraestructura de telecomunicaciones en localidades donde el acceso a la red informática es inexistente o se encuentra muy limitado, y la pone a disposición de los operadores móviles —como Movistar—, para que la”arrienden” y pasen su señal a través de ella. Con el esfuerzo conjunto, público y privado, es posible conseguir los objetivos de la interconexión, para el bienestar de todos los peruanos.

Reportaje publicitario