Los programas profesionales ofrecidos por UNIR se desarrollan monitoreando las bolsas de trabajo más importantes del mundo.
Los programas profesionales ofrecidos por UNIR se desarrollan monitoreando las bolsas de trabajo más importantes del mundo.

Una de las críticas que recibe la educación superior es que no logra formar en los egresados todas las competencias que demanda el actual mercado laboral. El año pasado, en la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación (WISE por sus siglas en inglés), se presentó una encuesta realizada a más de tres mil miembros de su comunidad europea, la cual reveló que el 77% de los empleadores creía que el sistema educativo no preparaba a los estudiantes para encontrar trabajo.

En nuestro país este panorama no es ajeno. Recientemente, el ministro de Educación, Martín Benavides, resaltó la urgencia de desarrollar una formación que mejore la relación entre la universidad y el mercado laboral, pues el 18,5% de egresados universitarios está subempleado. Es decir, realizando trabajos por debajo de su nivel educativo.

Una nueva educación

Con la trasformación digital de la educación ha surgido una nueva propuesta para revertir esta situación. Modelos educativos como los de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), una institución 100% digital, ofrece a los estudiantes la perspectiva de una realidad en constante cambio y una relación directa con una academia globalizada.

Los programas profesionales ofrecidos por se desarrollan monitoreando las bolsas de trabajo más importantes del mundo con sistemas de Big Data e inteligencia artificial. “Nos permite conocer, en tiempo real, qué perfiles están demandando las empresas y qué habilidades requieren”, señala Jorge Torres, director ejecutivo del departamento de Innovación y Observatorio del Conocimiento de la UNIR. Gracias a este sistema, el año pasado analizaron más de 350,000 ofertas de empleo en el Perú.

Otra ventaja que presenta esta propuesta es que los alumnos, desde cualquier parte del mundo, pueden interactuar con profesores internacionales y destacados expertos que compatibilizan su actividad empresarial con la docencia. Además, entran en contacto con una comunidad global con más de 50,000 estudiantes.

Al culminar sus estudios en UNIR, el 68% de los estudiantes latinoamericanos consiguió mejorar sus condiciones laborales viendo un incremento salarial o mejores propuestas laborales. La educación en línea puede cerrar la brecha entre universidad y empresas.


CONTENIDO PATROCINADO