A medida que pasa el tiempo, las empresas dependen, cada vez más, de la tecnología y la innovación para competir en el mercado. Es por eso que el valor de los bienes intangibles sigue creciendo. Un ejemplo de ello es que el 90 % del valor del mercado de las organizaciones del S&P 500 (índice bursátil que recopila a las empresas más grandes de Estados Unidos) son intangibles, según un realizado por Ocean Tomo en el 2020.

“Un intangible es un activo que no puede percibirse, ni medirse, físicamente, pero que puede valorarse económicamente como lo que ocurre con un bien mueble o un inmueble. En derecho de propiedad intelectual, se consideran intangibles a las marcas, los lemas y nombres comerciales, las patentes de invención, los modelos de utilidad, entre otros”, explica Juli Gutierrez, directora de la Asociación Interamericana de la Propiedad Intelectual (ASIPI). Por eso es importante que toda organización incluya en su plan de acción la protección de estos, incluso, de ser el caso, se recomienda hacerlo en la etapa preoperativa.

“Perú ha venido consolidando su sistema de propiedad intelectual, a través de un número, cada vez mayor, de registros de marcas, invenciones y creaciones de los autores. Es uno de los países que se ha integrado de manera consistente en el contexto normativo internacional. Así, por ejemplo, es parte de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, de la Organización Mundial del Comercio y de la Comunidad Andina; en las que existen disposiciones de rango internacional sobre la materia”, comenta Luis Diez Canseco, decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Humanas de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP).

PROTECCIÓN DE ACTIVOS

Proteger los intangibles, a través de la propiedad intelectual, es beneficioso, ya que permite obtener un derecho de propiedad, otorgándole al titular la exclusividad de su uso. Además, brinda la posibilidad de impedir que terceros lo empleen sin su autorización. La protección de los intangibles no solo da el derecho, sino que también evita contingencias.

La propiedad intelectual permite que los bienes sean monetizados y se conviertan en recursos económicos que pueden ser negociados en el mercado. “Así, podrán ser el objeto en transacciones de compra venta, licenciamiento e incluso ser objeto de garantía para la adquisición de financiamientos”, asegura Gutierrez. Por ello, es vital que las organizaciones cuenten con especialistas que puedan asesorarlos en materia de propiedad intelectual para realizar una correcta protección de sus bienes intangibles.

En ese sentido, con la finalidad de promover el desarrollo integral de las habilidades legales de los estudiantes de Derecho, a través de desafíos que refuercen sus conocimientos sobre propiedad intelectual, la Universidad Tecnológica del Perú (UTP), en conjunto con ASIPI, organizan la tercera edición del Moot Court de Propiedad Intelectual.

En este evento, los equipos participantes resuelven un caso hipotético y exponen sus argumentos, simulando un juicio, donde cada uno deberá defender una de las posturas en controversia. Gracias a esta iniciativa los estudiantes podrán desarrollar su capacidad de litigación oral. Además, pondrán a prueba su capacidad analítica, argumentativa y de creatividad para la búsqueda de enfoques, argumentos y soluciones innovadoras. Conoce todos los detalles .


Reportaje publicitario