La influencer Stephanie Matto vende el sudor de sus pechos por internet. | Foto: @stepankamatto
La influencer Stephanie Matto vende el sudor de sus pechos por internet. | Foto: @stepankamatto
Redacción EC

La australiana Stephanie Matto saltó a la fama en su país en el reality “90 Day Fiancé” y ahora tiene más de 124.000 seguidores en , entre los cuales hay algunos que tienen gustos de coleccionista raros.

En conversación con La Vanguardia, la joven comentó que comenzó una exitosa carrera como empresaria en la que su producto principal eran sus propios pedos.

Según la propia Stephanie, ganaba casi 50.000 dólares semanales vendiendo tarros que contenían supuestamente sus gases. Teniendo en cuenta que cada uno costaba 500 dólares, se podría decir que vendía 100 tarros con pedos a la semana.

@stepankamatto Toetally proud of this launch today! 🥰❤️ #art #fyp #90dayfiance #fartprank #YerAWizard ♬ Works Of Art - RobertKenobi

Sin embargo, aquella línea de negocio se vio frustrada porque la joven comenzó a tener problemas intestinales y debió cambiar de dieta. Pero ello no le impidió seguir siendo su propio jefe y su propia fábrica, puesto que simplemente cambió de producto.

Actualmente, Stephanie vende pequeños viales con sudor de sus senos. De hecho, en TikTok tiene muchos vídeos donde explica cómo se pone al sol de su piscina para empezar a sudar y así recoger el líquido, el cual vende por 500 euros a personas de todo el mundo.

“Me encanta sentarme junto a la piscina y llenar los frascos con el sudor de mis senos, pero también es un trabajo duro, no se engañen”, dice la influencer en uno de esos vídeos.

@stepankamatto Just another day in the life on unfiltrd 😅❤️🤪 #LENOVOJUSTBEYOU #FrunktheBeat #funskit #10MillionAdoptions ♬ Blue Blood - Heinz Kiessling & Various Artists

Cabe destacar que el mercado de los fetiches es extenso y contentar las parafilias de algunas personas es un negocio en alza.

Tal es el caso de la exconcursante del reality “Supervivientes”, Steicy, quien se sumó al mercado vendiendo sus bragas y chanclas usadas por internet.

Las prendas íntimas, de las que documenta cuánto tiempo las llevó puestas o qué hizo con ellas, se vendían a un precio de 400 euros la unidad, en páginas web especializadas en este tipo de transacciones.

Fuente: 20 minutos

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más