Felipe Santiago Salaverry gobernó el Perú, entre los años 1835 y 1836. (Archivo)
Felipe Santiago Salaverry gobernó el Perú, entre los años 1835 y 1836. (Archivo)
Redacción EC

En los últimos 200 años, hemos tenido 129 presidentes en el . Este celebramos nuestro . A la luz de estas , recordamos al presidente más joven que ha tenido nuestro país: Felipe Santiago Salaverry del Solar.

MIRA: Fiestas Patrias 2021: conoce la diferencia entre bandera, pabellón y estandarte nacional

Exactamente, según el , Salaverry fue el trigésimo presidente de nuestro país. Se hizo con el cargo mediante un golpe de Estado y duró muy poco tiempo en la presidencia.

Salaverry inició su vida militar siendo muy joven. Se sabe que a los 14 años de edad se escapó de su casa para ir a presentarse ante San Martín en el cuartel general de Huaura, en 1820. Demostró mucho arrojo y audacia en el ejército patriota, con lo que logró tener una vertiginoso ascenso en su carrera militar.

MIRA: Fiestas Patrias: ¿cuándo y dónde se realizará el tradicional desfile y parada militar?

A los 15 años de edad, sirvió como cadete en el batallón Numancia, bajo las órdenes del general Juan Antonio Álvarez de Arenales durante la segunda campaña de la sierra central. Tras haberse destacado en el primer sitio del Callao, fue ascendido a subteniente el 15 de enero de 1822.

También participó en otras batallas y escenas militares importantes de la historia del Perú, como:

  • Batallas de Torata y Moquegua, durante la primera expedición a puertos intermedios (1823), con el grado de teniente segundo.
  • Batallas de Junín y Ayacucho (1824), con el grado de capitán.
  • Toma de Potosí.
  • Controló el motín del batallón Granaderos N°9 en 1828, con el grado de sargento mayor y por la hazaña recibió el grado de teniente coronel.
  • Fue nombrado ayudante de campo del presidente José de La Mar en el año 1829.
  • En 1831, el presidente Gamarra le ofrece la subprefectura y la comandancia militar de Tacna y acepta el honor.
MIRA: Fiestas Patrias: ¿cuáles son los símbolos patrios y por qué es importante respetarlos?

Prisiones y levantamientos

Tiempo después, Salaverry marchó a Lima para pedir su retiro y dedicarse a la agricultura. Sin embargo, sus enemigos lo hicieron quedar como conspirador. Esto le costó purgar prisión por un breve tiempo en el Huallaga el 26 de julio de 1833.

Convenció a los guardias y salió libre, luego marchó con una columna de patriotas a Chachapoyas. Al llegar depuso al prefecto y desconoció el gobierno del presidente Agustín Gamarra. Ante la proximidad de las fuerzas oficiales, fue abandonado por sus hombres y capturado.

Lo llevaron encadenado a Cajamarca. Pero una vez más, Salaverry logró convencer a sus captores de que lo liberaran y realizó un nuevo pronunciamiento el 26 de octubre. Se fue a Trujillo y en la garita de Moche —actual puerto de Salaverry— se enfrentó a las fuerzas gobiernistas comandadas por el general Francisco de Vidal.

Logró huir a a Paita y se refugió en la hacienda Suipiro, pero tras ser reconocido lo entregaron a Vidal. Fue embarcado con destino a Guayaquil, pero nuevamente Salaverry logró convencer a sus custodios y desvió el curso de la nave. Desembarcó en las playas de Lambayeque y llegó a Trujillo, en febrero del año 1834.

¿Cómo llegó Salaverry a la presidencia?

Cuando Salaverry regresa a Trujillo, el gobierno había quedado en manos del general Luis José de Orbegoso (20 de diciembre de 1833). Este era un mandato provisorio, que acababa de lograra restituirse tras el intento de golpe realizado por los gamarristas.

Ante tal escenario, Salaverry decide apoyar a Orbegoso. Para demostrarlo encabeza una movilización contra las autoridades de Trujillo, ya que se desconfiaba de la lealtad de estas al gobierno. Tras lograr su objetivo, asumió el cargo de comandante general de La Libertad y se unió a las fuerzas orbegosistas que estaban operando en Junín contra los rebeldes.

Su ambiciosa carrera militar vuelve a tomar vuelo y el 8 de marzo de 1834, obtiene el grado de coronel. Participó en la batalla de Huaylacucho y en el famoso “abrazo de Maquinhuayo”, hecho simbólico que le dio fin a la guerra civil en abril de 1834.

Todos estos hechos lo hicieron cercano al presidente Orbegoso, quien lo ascendió a General de Brigada el 9 de junio de 1834. Salaverry tenía 28 años de edad cuando recibió estos honores. Pero el poder que ostentó antes de ser presidente fue aún más grande, ya que el gobierno lo nombró Inspector General de las milicias de la República, un cargo que tenía como misión asegurar la estabilidad del régimen y evitar levantamientos.

Golpe de estado

Orbegoso no veía el peligro que podía significar para su gobierno la concentración de poder que estaba logrando Salaverry en su nuevo cargo. Como se tejía una conspiración en Bolivia a manos de Santa cruz y Gamarra, el presidente se vio obligado a viajar a estos rumbos, dejando el 7 de noviembre de 1834 a Manuel Salazar y Baquíjano al mando de la nación.

Esta fue la gran oportunidad de Salaverry, quien ante la ausencia de Orbegoso y una oportuna sublevación que se dio en la Fortaleza del real Felipe, declaró que el país se encontraba acéfalo y el 25 de febrero de 1835 se autonombró Jefe Supremo de la República.

Sorprendentemente, este nuevo gobierno fue reconocido en diferentes partes del país, menos en el sur que seguía siendo fiel a Orbegoso. El presidente depuesto envió varios ataques contra Salaverry, pero falló.

Pronto, en mayo de 1835, Salaverry dio un decreto de amnistía general y convocó al Congreso en Jauja. Estas fueron señales de que el país se unificaba en torno a la figura del joven presidente de 29 años de edad, la única región que se mantenía fiel a Orbegoso era Arequipa.

Derrota y temprana muerte de Salaverry

Arequipa y parte de la frontera sur no dejaban tranquilo al nuevo presidente, por lo que la ocupación de la Ciudad Blanca era prioridad. En este proceso, se dio la batalla de Socabaya donde ambos ejércitos chocaron y por primera vez el joven caudillo fue derrotado.

Salaverry huyó, pero fue interceptado en la costa arequipeña por una patrulla bajo el mando del general Guillermo Miller, quien logró su rendición prometiéndole interceder por su vida.

Pero la realidad estuvo lejos de esa promesa que parecía haber quedado solo en palabras que nunca pudieron ser cumplidas. Salaverry fue sometido a un proceso sumario y condenado a muerte. Como último deseo, pidió una pluma y folios, escribió tres cartas: su testamento, una carta a su esposa y una protesta por su ejecución

El 18 de febrero de 1836, Salaverry fue fusilado en la Plaza de Armas de Arequipa junto a sus principales oficiales.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Fiestas Patrias: Parada Militar se realizará el viernes 30 de julio
La tradicional Parada Militar se realizará este viernes 30 de julio y no el jueves 29, como usualmente se llevaba a cabo, así lo señalaron a este diario fuentes del Ministerio de Defensa. (Fuente: América TV)

TE PUEDE INTERESAR