Redacción EC

El Comercio

buenas.practicas@comercio.com.pe

1 de 8
Cuidar nuestra piel no es tarea fácil. Para lograr un cutis liso, radiante y sobre todo, sano, es importante conocerlo a profundidad para así elegir los mejores productos para tratarlo. (Foto: Shutterstock)
Belleza: descubre qué tipo de piel tienes y cómo debes cuidarla

Cuidar nuestra piel no es tarea fácil. Para lograr un cutis liso, radiante y sobre todo, sano, es importante conocerlo a profundidad para así elegir los mejores productos para tratarlo. (Foto: Shutterstock)

2 de 8
Por ello, es importante descubrir nuestro tipo de piel y sus necesidades. En ese sentido, las expertas de Aruma en conversación con Viu, revelan los tipos de piel que existen y los cuidados que se deben tener para cada una de ellas. Eso sí: no olvides consultar a un dermatólogo antes de iniciar cualquier tratamiento. (Foto: Shutterstock)
Belleza: descubre qué tipo de piel tienes y cómo debes cuidarla

Por ello, es importante descubrir nuestro tipo de piel y sus necesidades. En ese sentido, las expertas de Aruma en conversación con Viu, revelan los tipos de piel que existen y los cuidados que se deben tener para cada una de ellas. Eso sí: no olvides consultar a un dermatólogo antes de iniciar cualquier tratamiento. (Foto: Shutterstock)

3 de 8
Piel seca. Este tipo de piel carece de hidratación y de grasa, lo que genera cierta comezón y es susceptible al ambiente, generando en ocasiones irritación.  Utiliza jabones especiales para piel seca,  desmaquilladores hidratantes y productos de uso diario nutritivos para aportar más agua a la piel.  ((Foto: Shutterstock)
Belleza: descubre qué tipo de piel tienes y cómo debes cuidarla

Piel seca. Este tipo de piel carece de hidratación y de grasa, lo que genera cierta comezón y es susceptible al ambiente, generando en ocasiones irritación. Utiliza jabones especiales para piel seca, desmaquilladores hidratantes y productos de uso diario nutritivos para aportar más agua a la piel. ((Foto: Shutterstock)

4 de 8
Piel grasa. Se caracteriza por un cutis con poros grandes y por una producción de lípidos en exceso, lo que provoca aparición de granos y espinillas.  La exfoliación y el uso de mascarillas purificantes son excelentes agentes de control. Realiza de dos a tres lavadas diarias, con jabones líquidos o de glicerina.   (Foto: Shutterstock)
Belleza: descubre qué tipo de piel tienes y cómo debes cuidarla

Piel grasa. Se caracteriza por un cutis con poros grandes y por una producción de lípidos en exceso, lo que provoca aparición de granos y espinillas. La exfoliación y el uso de mascarillas purificantes son excelentes agentes de control. Realiza de dos a tres lavadas diarias, con jabones líquidos o de glicerina. (Foto: Shutterstock)

5 de 8
Piel normal. Se trata de una piel con equilibrio, es elástica y suave; sus poros son pequeños y la tonalidad es rosa. Los jabones líquidos y glicerinados para realizar la limpieza, y el tónico para minimizar los poros luego del lavado. Mantén una buena piel con crema hidratante por el día y cremas suaves por las noches. (Foto: Shutterstock)
Belleza: descubre qué tipo de piel tienes y cómo debes cuidarla

Piel normal. Se trata de una piel con equilibrio, es elástica y suave; sus poros son pequeños y la tonalidad es rosa. Los jabones líquidos y glicerinados para realizar la limpieza, y el tónico para minimizar los poros luego del lavado. Mantén una buena piel con crema hidratante por el día y cremas suaves por las noches. (Foto: Shutterstock)

6 de 8
Piel sensible. Como su nombre lo indica, hay personas cuya piel es susceptible a factores externos como el estrés, el clima seco y los rayos UV. Ante estos, la piel pierde su equilibrio y suele enrojecer. Cremas especiales y productos sin perfumes para disminuir las reacciones. Después de lavarte el rostro, sécate con toques y no frotes, para evitar la irritación. (Foto: Shutterstock)
Belleza: descubre qué tipo de piel tienes y cómo debes cuidarla

Piel sensible. Como su nombre lo indica, hay personas cuya piel es susceptible a factores externos como el estrés, el clima seco y los rayos UV. Ante estos, la piel pierde su equilibrio y suele enrojecer. Cremas especiales y productos sin perfumes para disminuir las reacciones. Después de lavarte el rostro, sécate con toques y no frotes, para evitar la irritación. (Foto: Shutterstock)

7 de 8
Piel madura. Al llegar a cierta edad, las células de la piel pierden su actividad y la regeneración es más lenta. Es decir, la producción de colágeno disminuye. Por eso es que se comienzan a notar más líneas de expresión pues hay menos hidratación y elasticidad. Cremas antiedad, contorno de ojos y sobre todo bloqueadores solares, ya que los rayos UV aceleran el envejecimiento de la piel son necesarias. Por las noches ponte mascarillas hidratantes con aceites que nutren la piel y estimulan la regeneración de células. (Foto: Shutterstock)
Belleza: descubre qué tipo de piel tienes y cómo debes cuidarla

Piel madura. Al llegar a cierta edad, las células de la piel pierden su actividad y la regeneración es más lenta. Es decir, la producción de colágeno disminuye. Por eso es que se comienzan a notar más líneas de expresión pues hay menos hidratación y elasticidad. Cremas antiedad, contorno de ojos y sobre todo bloqueadores solares, ya que los rayos UV aceleran el envejecimiento de la piel son necesarias. Por las noches ponte mascarillas hidratantes con aceites que nutren la piel y estimulan la regeneración de células. (Foto: Shutterstock)

8 de 8
Piel mixta. Es una combinación entre una piel grasa con una seca o normal. Principalmente la zona T (frente, nariz y barbilla) suele ser la que tiene un exceso de grasa y desarrolla impurezas, mientras que las mejillas se caracterizan por tener una superficie normal. Jabones de limpieza profunda y astringentes, para hidratar y protegerte del sol productos específicos para pieles normales. (Foto: Shutterstock)
Belleza: descubre qué tipo de piel tienes y cómo debes cuidarla

Piel mixta. Es una combinación entre una piel grasa con una seca o normal. Principalmente la zona T (frente, nariz y barbilla) suele ser la que tiene un exceso de grasa y desarrolla impurezas, mientras que las mejillas se caracterizan por tener una superficie normal. Jabones de limpieza profunda y astringentes, para hidratar y protegerte del sol productos específicos para pieles normales. (Foto: Shutterstock)

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más