Redacción EC

Hasta hace un par de años se creía que el de 1968 original de la película “Bullitt” había terminado destruido en algún set del rodaje. Sin embargo, la historia cambió cuando el auto apareció, aunque en un estado de conservación no tan bueno.

Hoy, el Mustang GT que condujo en la película, ha sido subastado por la cuantiosa suma de US$ 3.7 millones. Con esto, el auto se convierte no solo en el Mustang más caro subastado, sino también en el ‘muscle car’ más costoso de la historia.

Según datos de la época, el Ford Mustang GT de la película “Bullitt” fue comprado originalmente por unos US$ 3.500. De este modo, el ganador de la subasta ha pagado más de 1.000 veces su precio inicial.

AUTO DE RODAJE

La productora de la película “Bullitt” utilizó dos ejemplares del mismo auto, ambos en color ‘Highland Green’. Sin embargo, el auto en cuestión pasó por una serie de modificaciones antes de entrar a rodaje.

Entre los cambios estéticos destaca el haber eliminado los logos de Ford y oscurecer la parrilla delantera del auto. Por otro lado, el propulsor V8 ‘big block’ de 330 HP fue modificado con la intención de ganar mayor potencia, además de modificar el sonido de los escapes y reforzar la suspensión del deportivo.

El Ford Mustang GT de 1968 fue utilizado en una escena en la que Frank Bullitt (McQueen) perseguía a un Dodge Charger por las calles de San Francisco. Años después, el auto pasó por las manos de distintos dueños, acumulando hasta el día de hoy 74.000 km de recorrido.