Animales fantásticos: los secretos de Dumbledore
☆☆☆
2022
HBO Max
Director:
David Yates, J.K. Rowling
Actores:
Jude Law, Ezra Miller, Dan Fogler, Katherine Waterston, Alison Sudol
Género:
Fantasía, Misterio, Comedia
Duración:
2h 23m
Clasificación:
14+
Saltar Intro |Tráiler de "Animales fantásticos: los secretos de Dumbledore". (Fuente: Difusión)
Saltar Intro |Tráiler de "Animales fantásticos: los secretos de Dumbledore". (Fuente: Difusión)
Leslie A. Galván

No se vieron persecuciones mágicas en la pantalla grande por cuatro años. Por fin, la tercera parte de la pentalogía del universo de Harry Potter, “Animales Fantásticos: los secretos de Dumbledore”, estrenó en los cines este mes, y en mayo estará disponible en . El nuevo contexto mágico ocurre en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, que no tiene el mismo protagonismo de las películas anteriores, sino sirve como una de las varias locaciones por donde camina Albus Dumbledore, un protagonista que debió tener su propia saga. Tanto quien no ha leído los libros como un fanático de la colección literaria de J.K. Rowling estarían de acuerdo en que la cinta deja signos de interrogación y resta valor al personaje, que es el titular de venta.

MIRA: “Animales Fantásticos, los secretos de Dumbledore” tuvo un tibio debut en los cines de Estados Unidos

Continúa el pasado de Dumbledore 70 años antes de las películas de Harry Potter. Esto conecta con la lucha del magizoólogo Newt Scamander (Eddie Redmayne), que quiere rescatar criaturas fantásticas, mientras el bando del villano Gellert Grindelwald se fortalece en el otro extremo del mundo mágico. Bajo esa idea, los guionistas, Rowling y Steve Kloves, suman tramas y buscan contarlo todo en poco tiempo. En tanto el público sigue las pisadas del director de Hogwarts, los escritores aumentan la intriga por el lado de Credence, el joven animal fantástico que no conoce a su familia. Nuevamente, el misterio crece con ese personaje, pero la emoción cae cuando Dumbledore le revela la verdad de su descendencia. Ese juego de revelaciones es un sube y baja de emociones sin un punto, pues los personajes inician un diálogo, toman una actitud, ejecutan una acción y no la llevan a un clímax justificado, sino confuso.

Newt Scamander interpreta a Eddie Redmayne en "Animales Fantásticos: los secretos de Dumbledore".
Newt Scamander interpreta a Eddie Redmayne en "Animales Fantásticos: los secretos de Dumbledore".

En cierta medida, la presencia del animalista Newt Scamander llena los vacíos de la historia; es un respiro. Socorre por ratos a la narrativa de la tercera parte de la saga, que estrenó inmersa en una ola de escándalos: el cambio de villano de Johnny Depp a Mads Mikkelsen (Gellert Grindelwald), y la reducción de líneas de otros actores debido a comportamientos inadecuados para la producción, como el caso de Katherine Waterston (Tina) y Ezra Miller (Credence). Por esa razón, la película de 142 minutos, aunque pudo ser la reivindicación de la franquicia tras las primeras dos películas de “Animales fantásticos”, no satisface y divaga con las intenciones de los personajes más ricos del cuento.

A Tina le faltaron líneas en el guion. Con excepción de una breve escena junto a Newt, ella no forma parte del equipo que Dumbledore convoca para frustrar el plan de Grindelwald. Por el contrario, su hermana Queenie (A Fine Frenzy) sí es una carta importante en la historia. Destaca, a pesar de que su decisión de unirse al séquito oscuro desorienta, pues el público con poca información debe entender que el acto del personaje es desenfrenado o torpe.

La cantautora A Fine Frenzy es Queenie en "Animales Fantásticos: los secretos de Dumbledore".
La cantautora A Fine Frenzy es Queenie en "Animales Fantásticos: los secretos de Dumbledore".

Lo más esperado de la historia era el principal secreto de Dumbledore: su romance pasado con Grindelwald. Si bien la película empieza con una versión atractiva del pacto entre el mago y su gran amor de antaño, ese sentimiento frustrante de los personajes no se materializa en un beso o un acercamiento. Más bien, es una clara decisión de la producción. De hecho, la performance de los actores Jude Law y Mads Mikkelsen dan la talla a lo lejos, pero quedan opacadas por las limitadas acciones del guion. Se encuentran entre hechizos largos y miradas profundas, y aún así la conexión no se deja sentir.

Además de Law y Mikkelsen, hay otras actuaciones revelación, como Dan Fogler (Jacob Kowalsky), William Nadylam (Yusuf Kama) y Jessica Williams (Eulalie Hicks). Ellos estimulan el fuego que está por apagar en las escenas y hacen que nazca la intención de querer saber más de sus vidas en las siguientes películas. Por su parte, Callum Turner (Theseus Scamander), que próximamente puede tener mayor protagonismo como el hermano de Newt, es también una sorpresa. La escena donde es rehén y el baile de los cangrejos en la cárcel es una joya de inicio a fin, porque el CGI (imagen generada por computadora) colabora con la parte humana y sostiene cierto nerviosismo y risas en la sala.

Pero la médula temática de ‘los secretos de Dumbledore’ no es Dumbledore o el CGI. El trasfondo es la corrupción y la coyuntura política de la época de campañas electorales de la Confederación Internacional de Magos, en busca de un nuevo presidente. Aunque la mayor parte del tiempo, la cinta no se autovalora independientemente de Harry Potter, el interés por plasmar un tema de la vida real en el mundo mágico, como la corruptela y ambición de poder, crea una fórmula diferenciada en el mundo de los ‘animales fantásticos’ que podría mejorar. Como un simulacro fallido, la tercera película de la saga quiso ser como un terremoto, pero nadie sintió el riesgo del desastre; activó las alarmas, pero pocos notaron la gravedad. La mala suerte de la producción puede servir para que, en las siguientes entregas, el poder de las varitas mejore y el box office del día del estreno también.

Mira más en el Instagram de Saltar Intro...

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más