☆☆☆☆☆
Director:
Actores:
Género:
Duración:
Clasificación:
Castlevania Season 4   Official Trailer   Netflix
Castlevania Season 4 Official Trailer Netflix

” es la serie con mejor animación del momento. También es la serie de su categoría que mejor uso hace de los diálogos para mostrar la personalidad de aquellos que mueven la historia hacia adelante; lo cual no cambia en la temporada final que llegó este jueves 13 de mayo a Netflix. Pero que la serie sea buena no significa que su final sea el mejor posible.

A continuación, SPOILERS de “Castlevania” temporada final.

LEE TAMBIÉN: “Castlevania” temporada 3 no necesita a Drácula para contar una buena historia | RESEÑA

Los aciertos

Los últimos episodios de “Castlevania” reúnen a la triada compuesta por Trevor Belmont (Richard Armitage), Sypha Belnades (Alejandra Reynoso) y Alucard Vlad Tepes (James Callis); quienes la temporada anterior tuvieron sus propios problemas una vez acabaron con la amenaza del conde Drácula. De igual modo vemos a qué dirección apunta la alianza de vampiras liderada por Carmilla; así como el destino de los forjadores Isaac y Héctor.

En el fondo, más allá de las notables secuencias de lucha, “Castlevania” trató de contar dos cosas. Primero, el cómo las pasiones humanas desmedidas nos llevan a la autodestrucción, lo cual se ve representado esta temporada en Carmilla, villana que, mientras más actúa como vampiro, más se parece a los humanos que quiere destruir; y también ocurre lo mismo en el caso de Saint Germain, cuyo carisma solo se ve superado por sus anhelos, que lo ponen en conflicto con los protagonistas.

El segundo leit motiv, tema en la serie, es el cómo las personas persisten en conductas que los hacen tropezar, para luego levantarse, corregir sus actitudes y, cual Sísifo del mito que empuja su piedra, tratan de volver al camino original. Aquí es donde surgen los problemas para los personajes, pero también en el guion.

Alucard (James Callis) en su mayor batalla de la temporada final. Foto: Netflix.
Alucard (James Callis) en su mayor batalla de la temporada final. Foto: Netflix.
TE PUEDE INTERESAR: “Sailor Moon Eternal” llega a Netflix: ¿Qué ocurrió en el arco original del anime?

Los problemas

Cuando tienes una historia de personajes que caen, se levantan y vuelven a caer por persistir en sus conductas tienes una tragedia; “Castlevania” es eso. Y al final del camino los personajes tienen que estar lo suficientemente cambiados para que el viaje haya valido la pena, o en el caso que no hayan cambiado, son aquellos que los rodean quienes se transforman. Luego de la tercera temporada, tanda de episodios que apunta a una destrucción total, el resultado es demasiado optimista; en contraste al planteamiento que la serie tiene.

Héctor el forjador tiene un trato demasiado cordial con la vampira Lenore, quien lo apresó para un trabajo que no quiere realizar; pero donde la relación de ambos, a pesar de estar marcada por la manipulación, tal y como estableció el final de la temporada tres; no ha sido establecida como una dinámica de abuso. Y cuando el vínculo entre ambos se rompe, no se siente ellos hayan perdido algo grande. En cambio, la serie sí alcanza verosimilitud en la historia de Isaac; cuyos encuentros con personas de todo tipo a lo largo de la tercera y cuarta temporada lo han transformado. No es un héroe o villano, solo alguien que quiere forjar su propio destino.

Otro arco de historia que no tiene mayor desarrollo es el de Alucard, quien en la temporada tres queda decepcionado de la humanidad luego de la traición de Taka y Sumi; sus amigos y fugaces amantes, los cuales lo atacaron cuando estuvo más vulnerable. Pero en esta temporada vuelve a confiar en la humanidad con la oportuna aparición de unos humanos en situación de necesidad. Alucard ya había confiado en las personas al fin de la temporada dos, luego de sus tratos con Trevor y Sypha; por lo que este desarrollo en el personaje es más redundancia que otra cosa.

Póster de "Castlevania", temporada final. Foto: Netflix.
Póster de "Castlevania", temporada final. Foto: Netflix.
LEE TAMBIÉN: “Yasuke”, la historia real del samurái africano que inspira el nuevo anime de Netflix

Además “Castlevania”, que se había establecido como una historia con los pies en la tierra tanto como la fantasía lo permite, ofreció un final demasiado satisfactorio para sus personajes; quienes no pierden a pesar de tener todo en su contra. Sí, Alucard, Trevor y Sypha se esforzaron para llegar a esa felicidad; pero esto contradice el planteamiento de la serie. ¿En qué contexto sí funciona este final feliz? Solo si consideramos “Castlevania” más como la adaptación de un videojuego, que lo es, que como una historia con sus propias reglas. Más allá de estos problemas, disfruté mucho “Castlevania”. Casi grito en mi asiento por la emoción de las peleas, del peligro que pasan los protagonistas; porque de verdad sientes que van a morir. La animación es más fluida que nunca, demostrando que puedes tener una envoltura hermosa y voces de primer nivel; sin sacrificar una cosa por la otra.

El futuro

La dinámica de Trevor, Sypha y Alucard terminó; pero no este mundo que los alberga, pues ya se sabe que “Castlevania” continuará con uno o más spin-offs. Los videojuegos de la franquicia cubren siglos de lore para alimentar a los eventuales guionistas, directores y animadores que lleguen al proyecto. Y allí hay otra noticia que puede ser buena o mala, dependiendo de quién la lea: Warren Ellis no va más en el proyecto.

Castlevania es lo que es gracias a este guionista (sin restarle méritos a Adi Shankar, el productor), pero no es posible ignorar las decenas de testimonios en su contra por manipulación emocional (). Sea cual sea el futuro de esta historia, el castillo que construyó Netflix es lo bastante sólido para soportar más recámaras y, por qué no, remodelaciones.

LA FICHA

Sinopsis: Un cazavampiros lucha por salvar una ciudad asediada por un ejército de bestias controladas por Drácula. Series inspirada en el clásico videojuego.

Plataforma: .

Calificación: ★★★★

Te puede interesar

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más