☆☆☆☆☆
Director:
Actores:
Género:
Duración:
Clasificación:
Yankel Stevan y Ana Valeria Becerril en una escena de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)
Yankel Stevan y Ana Valeria Becerril en una escena de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)
Patricia Castañeda Alva

Las series juveniles son un subgénero muy solicitado en los servicios de streaming. Este tipo de contenido no solo lo ven adolescentes, también jóvenes adultos que disfrutan de un buen drama o de una buena comedia. En los últimos años, estas ficciones han incorporados rasgos de suspenso y thriller. La serie mexicana “” promete entretener y también generar suspenso, ya que al igual que las españolas “” y “” se busca a un culpable.

Control Z” está ambientada en un colegio de clase media/alta llamado “El Nacional”. En la primera temporada los estudiantes más populares son víctimas de acoso por un hacker anónimo. La protagonista Sofía (Ana Valeria Becerril) es quien descubre jugando al detective quien es el atacante. En la segunda temporada, parece que todo volverá a la normalidad, cuando de pronto aparece “el vengador”, un sujeto que busca vengar la muerte de Luis.

Nuevamente los estudiantes del colegio son acosados, pero esta vez la razón es otra. Este vengador busca que “paguen” por lo que alguna vez le hicieron a Luis en vida.

Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)
Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)

Al ver esta ficción, podemos encontrar algunos guiños a otras series de este mismo subgénero. Por ejemplo, existen algunas similitudes entre “Control Z” y “Élite”, en ambas ficciones se busca encontrar a un culpable en un colegio de clase alta y en donde las autoridades hacen su trabajo de forma deficiente. En ambas ficciones no existe el principio de autoridad, tampoco encontramos a policías que hagan su trabajo bien y se dediquen a investigar lo que ocurre en estas escuelas.

También podemos ver un guiño a “13 razones”. En la ficción estadounidense, Hanna Baker buscar vengarse de sus compañeros de escuela tras morir; en esta, un vengador anónimo busca vengar la muerte de Luis pero generando dudas sobre si de verdad este está muerto o si es otra persona es la que está detrás de este acoso y vandalismo.

En ambos casos, se busca que quienes nunca defendieron a Luis de ser acosado por Genaro (Patricio Gallardo) paguen.

Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)
Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)

LO BUENO

Control Z” tiene buenas actuaciones. Los protagonistas Ana Valeria Becerril en la piel de Sofi, Michael Ronda como Javier, Yankel Stevan como Raúl, Patricio Gallardo como Genaro y Macarena García Romero como Natalia logran generar empatía en la audiencia. Alejandro Lozano Bernardo de la Rosa hace un buen trabajo en la dirección de estos actores. Además, otros roles menos grandes como el del peruano Marco Zunino en la piel del padre de Javier también están bien dirigidos. Este último tendrá un desempeño corto pero importante para la continuación de la trama.

Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)
Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)

Otro de los puntos fuertes de esta serie es que desde hace mucho tiempo no se veía una serie mexicana juvenil que tocara temas tan relevantes como la identidad sexual, el acoso, el aborto y el bullying sin caer en una trama típica de “La Rosa de Guadalupe” o alguna ficción similar.

En esta segunda temporada, vemos el desarrollo de algunos personajes, mientras que otros pasan a tener un papel menos importante. Uno de los grandes giros de la serie es la historia de Natalia. Esta joven tendrá que enfrentar las consecuencias de las decisiones que tomó en la primera temporada. Natalia al perder toda la droga que vendía para pagar lo que había robado del comité de la fiesta de la escuela, buscará soluciones que no serán las más adecuadas ni las más seguras para su integridad.

Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)
Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)

LO MALO

Por momentos el guión de Adriana Pelusi y Carlos Quintanilla Sakar puede tener vacíos y en ocasiones se vuelve poco creíble. Aún es difícil de creer que en una escuela tan grande y con tanto presupuesto, los profesores y los directores no sepan cómo controlar a sus alumnos.

Además, pareciera que en la ciudad de México no existe policías eficientes para encontrar a un acusado de homicidio. En ningún momento de toda la segunda temporada, se presenta un solo agente policial en la escuela en donde se asesinó a un estudiante, ni para verificar que todo marche bien ni para indagar entre los alumnos sobre le paradero de Genaro.

Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)
Escenas de la segunda temporada de "Control Z". (Foto: Netflix)

En esta segunda temporada, los primeros cinco capítulos carecían de un ritmo regular. Por momentos, se siente un poco forzado el desarrollo de la historia sobre todo la parte del vengador. Una joven sin estudios de investigación ni criminología es casi una detective que supera a la policía. Si bien las personas pueden tener un talento innato, siento que se debió dar más herramientas al personaje de Sofi para que cuando encuentre tanto al hacker en la primera temporada y al vengador en la segunda, se sienta natural y fluido.

Veredicto

Si bien “Control Z” tiene escenas buenas, algunos diálogos profundos y una historia atractiva, pareciera que es más de lo mismo. En los últimos años, las ficciones para adolescente han incorporado el suspenso y al inicio funciona muy bien. Era algo novedoso, pero ahora se siente cansado. La segunda temporada cierra con una muerte, un “cliffhanger” similar a la de la primera temporada, dejando la puerta abierta a una tercera temporada, que no considero sea necesaria. Algunas veces es bueno saber cuándo decir adiós.

TE PUEDE INTERESAR:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más