Aguas profundas
☆☆☆
2022
Prime Video
Director:
Adrian Lyne
Actores:
Ben Affleck, Ana de Armas, Tracy Letts
Género:
Thriller
Duración:
115 minutos
Clasificación:
+18
Saltar Intro |Tráiler de "Aguas profundas". (Fuente: Prime Video)
Saltar Intro |Tráiler de "Aguas profundas". (Fuente: Prime Video)
José Miguel Silva

Pocos millonarios retirados la pasan tan mal como Vic (), el protagonista de “Aguas profundas”, el nuevo thriller que acaba de estrenar Prime Video y que tiene como principal gancho comercial el romance que protagonizaron sus actores principales. Efectivamente, el también director de “Argo” mantuvo un corto, pero mediático idilio Ana de Armas, 16 años menor que él. Todo esto, antes de darse una segunda oportunidad con la aún más famosa, Jennifer López.

MIRA: “Aguas profundas”: todo sobre el nuevo thriller erótico de Ana de Armas y Ben Affleck

Dirigida por Adrian Lyne, esta cinta es una adaptación de la novela del mismo nombre publicada por en 1957. El argumento, en líneas generales, va de la siguiente manera: Vic y su esposa Melinda mantienen un matrimonio sumamente complejo. Tienen una hija (Trixie/Grace Jenkins) y viven en una misma casa, pero ambos llevan un acuerdo tácito en torno a lo sexual. Ella tiene la libertad de salir y acostarse con el hombre que desee.

Perfilada como una mujer tan sensual como independiente, Melinda prefiere a jóvenes y guapos. Del otro lado, aunque Vic es bien parecido, su personalidad introvertida y su carácter reservado, lo alejan un poco del sexo opuesto, salvo excepciones (dos esposas de amigos le coquetean). Aunque nada de esto último logra trascender pues en lo sexual él solo desea a su esposa.

Aunque Vic parece cumplir ese acuerdo tácito con Melinda, lo cierto es que con cada uno de sus nuevos amantes termina hundido por los celos. Cuando aparece el joven Joel Dash (Brendan Miller), se las arregla para amedrentarlo diciéndole –con total sangre fría-- que mató a Malcolm McRae, un amigo de su esposa fallecido recientemente. El problema viene cuando esta “broma siniestra” parece volverse realidad y los nuevos amoríos de su esposa empiezan a aparecer muertos.

Ana de Armas interpreta a Melinda Van Allen en "Aguas profundas" Foto: Claire Folger.
Ana de Armas interpreta a Melinda Van Allen en "Aguas profundas" Foto: Claire Folger.
/ CLAIRE FOLGER

Si el primer plano de esta cinta tiene que ver con lo criminal, el segundo está netamente vinculado al sentimental/afectivo. “Aguas profundas” muestra a una pareja en crisis. Melinda claramente no está contenta con la vida que lleva. La monogamia le parece un concepto anticuado y aburrido. Del otro lado, Vic lucha por enrumbar a su familia hacia eso que su esposa detesta. Hace los deberes del hogar (desde lavar platos o alimentar a su hija, hasta cuidar su colección de caracoles) con una tranquilidad envidiable. El contrapunto en formas de ver la vida conyugal llega a su clímax una noche cuando ella llega muy tarde y ambos discuten en voz alta. Luego de que él le increpe por su nuevo amante, suelta la frase:

- “Tenemos una hija, una familia”

- “¡Esa fue tu elección!”, responde ella.

Felizmente, “Aguas profundas” no es la historia de un hombre y su esposa peleando, y los amantes de esta última circulando noche tras noche (antes de ser asesinados). Hay algo más. La cinta de Adrian Lyne tiene entornos. El más claro es el de los amigos de la familia. Varones (Grant, Jeff y más) dispuestos a soltar sus más ocurrentes bromas que, lamentablemente, no logran componer el ceño fruncido de Vic. Pero también hay un personaje que se abre paso de forma particular: Don Wilson (Tracy Letts). Se trata del mayor del grupo de conocidos de la pareja. Estamos ante un no muy famoso escritor de cuentos y guiones que desde un inicio vio al personaje interpretado por Ben Affleck como “raro” y sospechoso, por decirlo menos.



"Salvando la buena química entre Affleck y De Armas, la trama adolece de cierto orden que facilite su comprensión".

Fuera de este entorno hay una serie de pequeños detalles que si uno empieza a analizar nunca termina de comprender su presencia en el filme. Desde los ya mencionados caracoles. Dos horas de película no alcanzan para comprender la metáfora de este recurso. Vic los cría con dedicación, los protege y los observa cual fetiche. Luego de esto podríamos hablar de su bicicleta, un elemento que el protagonista usa de principio a fin. Para relajarse y hasta para ir a matar, todo con una inexplicable soltura. Más allá de los primeros planos a su rostro agotado por las horas de pedalear, y de lo raro que se ve un fortachón como Ben Affleck montado en un aparato tan ligero, ¿en qué cambiaba que el vehículo de Vic sea una bicicleta y no una moto o un Ferrari?

Aguas profundas.
Aguas profundas.

¿Es “Aguas profundas” un thriller erótico? Ciertamente sí. Hay una serie de crímenes que surgen de la nada (aunque nadie parezca muy preocupado por resolverlos) y también un tórrido trayecto sexual protagonizado por Melinda, su esposo y sus amantes. Mención aparte merece la buena dirección de Adrian Lyne, un director que se alejó un par de décadas de su trabajo tras lograr cintas bastante recordadas como “Atracción fatal” en 1987 y “Una propuesta indecente” en 1993.

¿Cuál sería el balance más preciso para una propuesta como esta? Lo primero que habría que decir es que, salvando la buena química entre Affleck y De Armas, la trama adolece de cierto orden que facilite su comprensión. La presencia de los amigos de Vic tirando infinitas bromas al aire simplemente sobra. Aunque la historia precisa de un Don Wilson que busque la verdad detrás de tantas muertes, lo cierto es que el personaje interpretado por Tracy Letts aparece, desaparece y vuelve a aparecer en una secuencia a ratos inexplicable. Bonus track: casi de la nada vemos a un detective que, al ser descubierto rápidamente por Vic, desaparece con la misma velocidad.

Empezamos este comentario hablando sobre la curiosidad que genera ver actuar a Ben Affleck junto a Ana de Armas. “Aguas profundas”, en ese sentido, cumple el propósito de evidenciar la química sumamente natural entre una pareja que llegó a cautivar a Hollywood en su momento. Más allá de eso, y aunque tiene un final que levanta gracias al talento de Tracy Letts, este thriller erótico definitivamente no llegará a posicionarse entre lo mejor del repertorio de un cineasta de la talla de Adrian Lyne.

LA FICHA:

Sinopsis: Un marido acomodado que permite que su esposa tenga aventuras para evitar el divorcio se convierte en el principal sospechoso de la desaparición de sus amantes.

Título original: “Deep Water”

Duración: 115 minutos

Clasificación: +18 años

Género: Thriller

Calificación: ★★

VIDEO RELACIONADO:

John David Washington en entrevista con El Comercio
El actor John David Washington nos habla de su próximo estreno: "Malcolm & Marie", que protagoniza con Zendaya. (Fuente: El Comercio)

MÁS EN INSTAGRAM...

Bloque HTML de muestra

TE PUEDE INTERESAR...

  • X
  • X
  • X


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más