My Policeman
☆☆☆
2022
Prime Video
Director:
Michael Grandage
Actores:
Harry Styles, David Dawson, Emma Corrin, Linus Roache
Género:
Drama
Duración:
113 minutos
Clasificación:
+13
Saltar Intro | Tráiler de "My Policeman". (Fuente: Prime Video)
Saltar Intro | Tráiler de "My Policeman". (Fuente: Prime Video)
José Miguel Silva

Brighton, una bella ciudad costera ubicada al sur de Inglaterra, es el escenario principal de “My Policeman”, la nueva película de Prime Video que tiene como protagonista a , artista que, a sus 28 años de edad, y tras lograr muchos éxitos en su faceta como cantante, ha venido desarrollando a la par una carrera actoral con títulos como “Dunkerque” (2017) de Christopher Nolan y recientemente estuvo en “No te preocupes, cariño” junto a Florence Pugh y Chris Pine.

Planteado como un drama de casi dos horas de duración, “My Policeman” nos cuenta la historia del apuesto policía Tom Burgess (Styles), y la sencilla maestra de escuela Marion Taylor (Emma Corrin) en la década de los cincuenta. Seremos testigos desde sus primeros contactos, hasta su matrimonio, pasando por una serie de hechos propios del enamoramiento convencional.

MIRA: “No te preocupes, cariño”: ¿Cómo le fue en taquilla a la película de Harry Styles tras las críticas?

Aunque resulta innegable la química en esta pareja, tampoco es complicado hallar diferencias entre ambos. Tom es mucho más terrenal y práctico, mientras que Marion disfruta del arte y las buenas conversaciones. Nada de esto, sin embargo, impide que la relación entre los dos escale a pasos acelerados. Hasta que una tercera persona aparece para trastocarlo todo.

Patrick Hazlewood (David Dawson) es un elegante curador de arte que trabaja en un museo de la ciudad. Si bien aparenta disfrutar su vida como soltero y trabajando en lo que ama, lo cierto es que debe pasar sus días ocultando su homosexualidad. En la Inglaterra de ese entonces, amar a una persona del mismo sexo era no solo mal visto sino además perseguido.

Escena de "My Policeman".
Escena de "My Policeman".
/ Prime Video

Tal vez por este detalle es que el vínculo que Patrick y Tom empiezan a construir tras conocerse es particularmente atípico. El primero se muestra desconfiado y distante de las fuerzas del orden, y el segundo defiende su proceder (“Si no haces nada malo, no tienes nada qué temer”). No fueron precisos muchos encuentros para que las miradas, el alcohol y los silencios se transformen, primero, en una demostración de cariño y, luego, en una explosión de erotismo desenfrenado.

Paralelamente a esta historia, digamos del pasado, “My Policeman” nos presenta otra línea narrativa. Estamos en los años noventa y nuestros tres protagonistas son adultos mayores. Patrick (Rupert Everett) ha llegado en una ambulancia a casa de Marion (Gina McKee), quien, pese al rechazo de Tom (Linus Roache), acepta cobijarlo como huésped y asistirlo mientras se recupera de las consecuencias de un derrame. La vivienda casi colinda con la orilla del mar, por lo que cada golpe de olas será oportunidad para que la trama –como si de un péndulo hablásemos—nos lleve del pasado al presente de este triángulo amoroso.

La película de Michael Grandage tiene como tema central el amor homosexual en la Inglaterra de los cincuenta. Además de la importancia simbólica del mar que ya comentamos, hay un elemento unificador entre ambos planos: los diarios que Patrick escribió en su juventud y que –ya de adulta—Marion lee en silencio mientras Tom reniega de tener a solo unos metros de distancia al hombre que le enseñó a amar.

Si bien la temática en sí es interesante, su desarrollo resulta muchas veces flojo. Si en el pasado vemos pequeñas secuencias que se superponen rápidamente una sobre otra (clases de natación, recorrido por la biblioteca, diálogo en el bar, etc.) sin permitir crear una atmósfera de disfrute argumental, en el presente todo lo que ocurre dentro de la casa de Marion es previsible (discusiones, reproches, huidas, y repetir todo nuevamente).

Si hablamos específicamente del rol desempeñado por Styles, habría que decir que, aunque tiene la etiqueta de protagonista, en “My Policeman” esta parece no calzarle. Dawson sí interpreta con brillantez a un curador que se esconde en bares de mala muerte para ser feliz, y Corrin, por su parte, se luce dándole vida a una mujer que pasa de sentirse cautivada por la “masculinidad” de Tom, a horrorizada por lo “antinatural” de su orientación. Nada de esto último la motiva a alejarse de su esposo, todo lo contrario, parece más decidida a no alejarse de él.

Escena de "My Policeman".
Escena de "My Policeman".

En el caso específico del exintegrante de One Direction, más allá del reto del personaje, su capacidad para transmitir a la audiencia se reduce a dos o tres escenas. En una de ellas, quizás la más interesante en casi dos horas, golpea la mesa furioso porque Patrick le dice cómo debería tratar a su esposa. Luego de esto, surge entonces la pregunta: ¿qué adicional nos ha ofrecido Styles interpretando a Tom que no hubiera podido darnos otro actor de mediano nivel en Hollywood?

Por supuesto que aquí surgirán una serie de posibles explicaciones. Para algunos, el guion de “My Policeman” puede ser a todas luces poco ambicioso. No existen mayores intenciones de escarbar en la profundidad de sus personajes principales, por lo que en ocasiones terminamos siendo testigos de una mera sucesión de hechos lógicos y cronológicos: enamoramiento, infidelidad, crisis y perdón. Bajo estas circunstancias, el resultado final es a todas luces intrascendente.

MY POLICEMAN/ PRIME VIDEO

Sinopsis: My Policeman es una historia sobre el amor prohibido y las cambiantes convenciones sociales que sigue a tres jóvenes -el policía Tom, la profesora Marion y el curador de museos Patrick- mientras se embarcan en un viaje emocional en la Gran Bretaña de los años 50. En la década de los 90, Tom, Marion y Patrick siguen sintiendo nostalgia y arrepentimiento pero ahora tienen una última oportunidad de reparar el pasado.

Director: Michael Grandage.

Elenco: Harry Styles, David Dawson, Emma Corrin.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más