(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)
Giovanni Bisso

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La idea de una alianza entre las familias Catena y Rothschild se originó en 1999. La familia Catena cuenta con una tradición vitivinícola que se remonta a cuatro generaciones y un vasto conocimiento de los terroirs de altura de Mendoza, por ende, es reconocida como uno de los productores de Malbec de mayor renombre en Argentina. La otra cara de la moneda es Domaines Barons de Rothschild (Lafite) familia de fama mundial, que aporta un precioso legado de conocimientos en la producción de Cabernet Sauvignon. La idea centrao de esta alianza es producir que combinen las culturas de ambos países, así como sus variedades más reconocidas.

Los Catena aprovecharon su vasto conocimiento de los terruños de altura en la región de Mendoza, así como su conocimiento del Malbec para encontrar los mejores viñedos. Mientras que los Rothschild (Lafite) sumaron su habilidad centenaria en el cultivo, vinificación y crianza de grandes Cabernet Sauvignon, así como su sabiduría a la hora de mezclar diferentes variedades de uva para producir vinos donde el todo sea mayor a la suma de sus partes.

MIRA: Coppola Claret Cabernet Sauvignon: ¿por qué este vino de Francis Ford Coppola es tan apreciado?

Bodegas CARO, ubicada en el corazón de Mendoza, comenzó los intercambios y trabajos de selección en 1999 para producir la primera añada de CARO en 2000. El éxito de las añadas tempranas resultó en la creación de otro vino en 2003: AMANCAYA que, como su hermano mayor, se basa en un equilibrio armonioso entre la identidad de Mendoza y el estilo de Burdeos. Sirve además como ancla del proyecto CARO, que consiste en la rehabilitación del edificio histórico y los jardines con el fin de ampliar la bodega y abrirla al exterior, aportando el toque final al proyecto original.

Este vino es más afrutado debido al mayor porcentaje de Malbec y menor crianza, pasa 12 meses en barricas de roble (20% nuevas) y a sido calificado con 94 puntos según el reconocido crítico de vinos Tim Atkin. Para conocer los orígenes del nombre puedo mencionar que la palabra AMANCAYA es el nombre indígena nativo de una flor que se encuentra a gran altura en los Andes en el área de Mendoza.

LEE: Vermouth Capitan: ¿por qué es un aperitivo de talla mundial?

Vista: Es un vino de colores intensos con bordes violetas y profundo color rubí en el centro.

Olfato: Es un vino que toma tiempo en abrirse y mostrar sus diferentes capas aromáticas que empiezan con notas de moras, arándanos, junto a toques de jazmín y lavanda. Después van saliendo notas balsámicas, destellos de pimienta y un dejo de vainilla delicioso.

Gusto: Blend sabroso, elegante, delicado, es un vino con buena estructura y carácter marcado.

Maridaje: Con un vino que es base de Malbec y un tercio de Cabernet Sauvignon, no se me ocurre otra cosa que carnes rojas, carnes de caza, pastas con salsas fuertes y quesos maduros como el parmesano, emmental y gruyere. Sin embargo, cuando pruebo varias veces el vino y voy viendo su evolución entiendo que esa elegancia y delicadeza lo hacen perfecto para pescados grasos como el paiche, atún y salmón, en preparaciones calientes y con salsas sabrosas. Idealmente debería decantarse 1 hora como mínimo y tomarlo entre 15 a 17 grados. //

EL DATO

CARO AMANCAYA 2017

PAIS: Argentina

REGION: Mendoza

UVA: 67% Malbec y 33% Cabernet Sauvignon

PRECIO: S/. 65.00 soles

CONTACTO:

*Giovanni Bisso, sommelier, catador de pisco y destilados. Pueden seguirlo en Instagram: