Fátima Mendiola

Sandra Llosa es una makeup artist que, con tan solo 20 años, ya cuenta –hasta la fecha- con más de 32 mil seguidores en Instagram y con su propio estudio. ¿Cómo lo logró? Además de tener una amplia cartera de clientas que buscan el perfecto maquillaje para asistir a una fiesta, su gran diferencial es que, gracias a su habilidad artística, puede transformarte en, por ejemplo, el Joker o una chica Bratz.

Esa destreza la desarrolló desde muy chica. “Siempre fui creativa, y me gustaba mucho dibujar y pintar. Creo que eso hizo florecer mi amor por el maquillaje”, comenta. Recuerda que, en vez de pedir juguetes a Papa Noel como cualquier niño, ella quería maquillaje. A los 13 años, este amor se intensificó; a los 15, maquillaba a sus amigas y tías a cambio de un dulce. Fueron justamente ellas las que la animaron a crear su propia página ( “En el último año de colegio, decidí lanzarme a la piscina, a pesar del miedo”. Los nervios; sin embargo, se volvieron emoción cuando empezó a maquillar caras ajenas al círculo cercano y salían satisfechas con el resultado.

Su popularidad subió cual espuma cuando, además de subir fotos de sus clientas, decidió enseñar su maquillaje artístico. “En Perú no es algo que se vea mucho. Fue así que aumentó mi número de seguidores como mi clientela”, explica la maquilladora, quien, a su corta edad, maneja su vida profesional y la universitaria con esfuerzo y sin prisa. Estudia psicología en la universidad Católica y, a pesar de cursar estudios generales, está segura de su decisión. “Esta carrera es algo que me encanta al igual que el maquillaje, y no tengo porqué correr en el tema de ambos. Si tengo que dejar de dar citas por un tiempo, o atrasarme en la universidad, lo haré” , cuenta la artista.

Desde diciembre de 2019, cuenta con su propio estudio, sueño que tenía desde hace ya varios años. Gracias a eso, además de ayudarla a separar su lado personal del profesional (antes las citas eran en su cuarto), está dictando clases ya sea de automaquillaje (a nivel principiante, intermedio o avanzado) o de perfeccionamiento (trabajo de piel, maquillaje de ojos, de precisión y técnicas de delineado, y maquillaje de novia). También utiliza este espacio para grabar videos que sube a Instagram y a YouTube, donde enseña a sus lectoras cómo maquillarse y con qué productos cosmetológicos hacerlo.

Las reservaciones son mediante su página de Facebook y es mejor hacerlo con anticipación ya que hay fechas donde es más difícil encontrar cupo porque “si sacas una cita ahora, que es verano, puedes encontrar sitio en una o dos semanas”. En invierno si es más movido, en especial de octubre a diciembre, debido a las fiestas de fin de año. “Han llegado a sacarme citas un año antes”, cuenta, aún sorprendida, la emprendedora.

Facebook:

Instagram:

Youtube:


TAGS RELACIONADOS