Aun lidiando con la pandemia del covid-19, la humanidad viene haciendo frente a otra enfermedad de la que ya se registran casos en casi todos los países del mundo: la . A diferencia del primer mal, de este se tiene más información respecto de su transmisión, síntomas y tratamiento.

MIRA TAMBIÉN: Los agricultores de Apurímac que aplican saberes ancestrales para prevenir una crisis alimentaria

El médico Martín Alor, director de prestaciones de Rímac, comparte con Somos más data sobre ello. La viruela del mono, según detalla, se transmite principalmente por contacto directo con sangre, piel, mucosas, lesiones, fluidos corporales o secreciones de las vías respiratorias (salpicadura de saliva, por ejemplo). También con materiales contaminados como sábanas o ropa de una persona contagiada. “Una madre, asimismo, puede transmitir el virus a su hijo durante la gestión”, señala Alor.

La enfermedad no cuenta con un tratamiento específico.
La enfermedad no cuenta con un tratamiento específico.

Respecto de los síntomas, señala: “Puede presentarse fiebre, dolor de cabeza, malestar general y vascular. Además, erupciones en la piel y mucosas, como manchas de colores rojo y rosado que pueden ser múltiples o aisladas. Luego, estas se convierten en ampollas; pasan a ser heridas y, finalmente, costras. Es solo cuando estas últimas caen que se deja de contagiar”, indica el experto. “La duración de los síntomas puede ser de dos a cuatro semanas”, añade Martín Alor.

La enfermedad no cuenta con un tratamiento específico. Las autoridades en salud sugieren solo tomar medidas de soporte y tratamiento sintomático como paracetamol para la fiebre, malestar general y dolor de cabeza, así como antihistamínicos para la comezón. De acuerdo al médico, si se tuvo contacto con un caso positivo, hay que mantener la calma y aislarse hasta tener un diagnóstico seguro a través de un hisopado nasofaríngeo y de las lesiones cutáneas. //

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más