Nadie supo su nombre hasta el año 2002, en que los editores de la revista decidieron emprender su búsqueda. Su nombre era Sharbat Gula, de la tribu de los pashtos. Su piel mostraba los estragos de una vida difícil, pero sus ojos seguían brillantes. (Fotos: AP y AFP)
Nadie supo su nombre hasta el año 2002, en que los editores de la revista decidieron emprender su búsqueda. Su nombre era Sharbat Gula, de la tribu de los pashtos. Su piel mostraba los estragos de una vida difícil, pero sus ojos seguían brillantes. (Fotos: AP y AFP)
Rafaella León

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Millones de personas en el mundo vieron su foto, menos ella.

Huía de la guerra tras la invasión soviética, las bombas habían matado a sus padres cuando ella tenía 6. El la halló en un campo de refugiados afganos, en una carpa que fungía de pequeña escuela, donde aprendía a sumar.

Nadie supo su nombre hasta el año 2002, en que los editores de la revista decidieron emprender su búsqueda. Imprimieron y mostraron el icónico retrato entre los refugiados del campo, cerca de Peshawar, hasta que un hombre la reconoció. La niña ahora era una mujer de unos 28 o 30 años, vivía en una aldea, y cuando el fotógrafo la vio, no lo dudó: era ella.

MIRA: Momia preinca en Lima: la historia detrás del hallazgo “único” que permitirá conocer la vida en el antiguo valle

Su nombre era Sharbat Gula, de la tribu de los pashtos. Su piel mostraba los estragos de una vida difícil, pero sus ojos seguían brillantes (de hecho, la verificación de su identidad estuvo a cargo de un médico forense y un científico estudioso de los patrones del iris). Le contó a los periodistas de NG que la habían casado “a los 13, no, a los 16″, con un hombre al que no veía mucho pues debía viajar en busca de trabajo. Juntos habían vuelto a Afganistán y en su pequeña casa de las montañas tuvieron cuatro hijas (una murió muy bebe). Ya se había instalado el régimen talibán (su antiguo hogar, en el distrito de Kot, se había convertido en bastión del grupo extremista Estado Islámico) y, como toda mujer afgana de entonces, debió someterse a la inexistencia. Usaba la burka que la ‘desaparecía’ de la vida pública, pero que a ella le parecía “un hermoso vestido”.

Sharbat Gula nunca supo que su rostro era famoso. Recién frente a los periodistas, 17 años después de aquella fotografía en la carpa, pudo ver ese retrato.
Sharbat Gula nunca supo que su rostro era famoso. Recién frente a los periodistas, 17 años después de aquella fotografía en la carpa, pudo ver ese retrato.

Nunca supo que su rostro era famoso. Recién frente a los periodistas, 17 años después de aquella fotografía en la carpa, pudo ver ese retrato. Sin sonreírles, sin mirar a un hombre que no fuera su esposo, según la tradición cultural. Paradójicamente, la mirada de aquella muchacha conmovió a millones y se convirtió en emblema de la amargura y el abandono.

UNA VIDA SIN HOGAR

En el 2017 vivía en Kabul junto con sus tres hijas y un hijo varón. Luchaba por controlar un agresivo asma que la acompañaba desde niña, y por procurar educación a las mujeres de su familia. Años antes había buscado refugio en Pakistán, pero fue detenida y deportada por haber conseguido documentos de identidad de manera ilegal. Su caso reveló abusos y deportaciones arbitrarias de casi dos millones de refugiados afganos. Estuvo en prisión y a su regreso a Afganistán, Gula fue recibida por el entonces presidente Ashraf Ghani, que le prometió una vida digna.

El presidente afgano Ashraf Ghani (der.) conversa con la refugiada Sharbat Gula (centro) en el Palacio Presidencial de Kabul el 9 de noviembre de 2016. La mujer afgana inmortalizada en una portada de National Geographic fue deportada en ese entonces por funcionarios paquistaníes a su patria -devastada por la guerra- por usar documentos de identidad fraudulentos. Hoy ya tiene un nuevo hogar: Italia. (Foto de SHAH MARAI / AFP)
El presidente afgano Ashraf Ghani (der.) conversa con la refugiada Sharbat Gula (centro) en el Palacio Presidencial de Kabul el 9 de noviembre de 2016. La mujer afgana inmortalizada en una portada de National Geographic fue deportada en ese entonces por funcionarios paquistaníes a su patria -devastada por la guerra- por usar documentos de identidad fraudulentos. Hoy ya tiene un nuevo hogar: Italia. (Foto de SHAH MARAI / AFP)

“Lo que sus ojos intensos, color verde mar, le dijeron al mundo desde la portada de la edición de junio de 1985 de National Geographic, no pudieron decirlo un millar de diplomáticos y trabajadores humanitarios”, se lee en una edición de octubre del 2013, sobre el poder de las fotografías. Inmersos en un mundo donde la imagen lo invade todo desde que se presiona el obturador del teléfono, esa mirada podría volver a ser fotografiada y contar la misma tragedia, o quién sabe, augurar lo que le espera al futuro Emirato Islámico de Afganistán.

LEE TAMBIÉN: Mayella Lloclla: “Cuando actúo, tengo el poder de denunciar nuestras taras sociales” | ENTREVISTA

De hecho, con Sharbat Gula –ahora de 49 años- se escribe un nuevo capítulo de esta historia, luego de que fuera evacuada a Roma, el 25 de noviembre, tras el pedido de organizaciones no gubernamentales y con ayuda del gobierno italiano. Derrocado Ghani y con el retiro de las tropas estadounidenses el pasado agosto, los talibanes tomaron posesión del gobierno y reinstauraron sus leyes sobre los derechos de las mujeres. Sobre todo dirigidas a las afganas que son figuras públicas, como Sharbat.

El gobierno italiano confirmó que el asilo humanitario para ella está en marcha, dentro de un programa de evacuación de ciudadanos afganos que ya ha logrado sacar de Kabul a unos 5 mil. //

VIDEO RELACIONADO

La pregunta del día: ¿Por qué se teme por los derechos de las mujeres bajo el régimen talibán?
El regreso de los tablibanes al poder en Afganistán ha provocado un profundo temor en la población, principalmente entre las mujeres, que temen que sus derechos se vean reducidos