Ana Núñez

Antes de la llegada de los conquistadores al Perú, Aypate era un importante centro administrativo Inca que, según cuentan los estudiosos, servía para la concentración de las fuerzas militares y civiles del imperio. Ubicado a mas de siete horas en auto desde la ciudad de Piura (departamento del mismo nombre), este monumento -que forma parte del proyecto Qhapaq Ñan-, está rodeado hoy de austeras viviendas diseminadas a lo largo de kilómetros y kilómetros de tierras descampadas, a donde nunca llegó el agua, la luz, el desagüe. Una tierra estancada en el pasado debido a una lejanía geográfica contra la que aún no ha vencido el Estado.

En vista que entre los objetivos del proyecto Aypate, perteneciente al ministerio de Cultura, está el acercar el monumento a la comunidad y lograr, incluso, su puesta en uso, se ha tenido la brillante idea de permitir a los niños de las zonas aledañas llegar hasta el campamento del proyecto y utilizar la energía eléctrica que ahí se dispone gracias a un sistema de paneles solares.

Así, a lo largo del día van llegando entre 30 y 35 niños de la zona llamada Lagunas de Cangli para hacer uso de los tomacorrientes y revivir los humildes celulares de sus padres y de inmediato seguir las clases escolares a través de la plataforma Aprendo en casa. Miguel Córdova, gestor del proyecto Aypate, nos cuenta que además, en la pequeña sede del proyecto en el monumento se cuenta con un par de computadoras que también están hoy al servicio de los pequeños.

“En una situación como la que estamos viviendo, es bueno poner tu grano de arena y es así como nace la idea del aula virtual de Aypate, una iniciativa que busca primer, acercarles la energía eléctrica en condiciones que velen por su salud. Nosotros hemos implementado incluso un sistema de lavado de manos para que ningún niño esté en riesgo. Ellos llegan y se conectan a la plataforma educativa y el conservador del proyecto incluso hace labores de tutor”, comenta Miguel Córdova.

El aula virtual de Aypate ha contado con el apoyo de algunas autoridades locales que han proveído de jabón líquido y otros implementos de limpieza que permiten la higiene adecuada de los pequeños que llegan hasta el campamento de Aypate. No obstante, Córdova señala que con el apoyo del gobierno regional se podría dar un mayor apoyo a un sector mas amplio de la población.